Cómo fue la operación que le practicaron a Cristina Kirchner

·4  min de lectura
Cristina Kirchner será operada en el Sanatorio Otamendi
Captura LN+

Tras más de dos horas, terminó la operación de la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien se sometió esta mañana a una histerectomía en el Sanatorio Otamendi. La titular del Senado llegó al centro médico a las 6.45, donde se llevaron a cabo los protocolos prequirúrgicos y luego fue intervenida por un cirujano especializado en Tocoginecología. El primer parte médico indicó que evoluciona favorablemente.

“En el día de la fecha la Dra. Cristina Fernández de Kirchner ingresó a nuestra institución para someterse a un procedimiento ginecológico quirúrgico programado. Dicho procedimiento ha sido realizado por la vía laparoscópica. La paciente cursa un post operatorio normal, en buen estado general de salud”, indicó el informe difundido por la institución minutos antes de las 11.

La histerectomía, que comenzó a las 8 aproximadamente, consiste en la extracción del útero y en algunas ocasiones también de los ovarios y las trompas de Falopio y prevé una internación posterior de entre tres y cinco días. Tras ese lapso, la vicepresidenta podría comenzar a reincorporarse a sus actividades de manera gradual, hasta retomar plenamente su rutina en unas tres semanas.

Según fuentes médicas con acceso a la intervención, la vicepresidenta tenía un pólipo de endometrio, con un engrosamiento del endometrio y un sangrado interno. Si bien muchas veces se suele practicar una histeroscopia (es una exploración directa del interior del útero que suele ser molesto y doloroso), se resolvió proceder directamente a la operación.

La propia Cristina quiso que no solo le quitaran el pólipo sino que le extirparan todos los órganos posiblemente afectados, útero, trompas y ovarios, basada en el antecedente de su madre, quien tuvo un sarcoma de útero. De acuerdo con información posterior a la operación, el pólipo es benigno.

La operación estuvo a cargo de los cirujanos Fernando Gorosito y Javier Ortiz.

Según pudo saber LA NACION, Cristina Kirchner esperó a ser intervenida en la habitación 410. En tanto, el profesional a cargo de procedimiento fue Fernando Gorosito, un reconocido cirujano especializado en Tocoginecología.

La madre de la exmandataria, Ofelia Wilhelm, se sometió en 2014 a la misma operación en el mismo sanatorio de la ciudad de Buenos Aires. En octubre pasado, la vicepresidenta ingresó al Otamendi para realizarse un chequeo general, como “cualquier persona normal”, según aseguraron fuentes de su entorno.

Antecedentes médicos

Como antecedente de la cirugía de este jueves se destaca el procedimiento al que Cristina Kirchner se sometió en 2012, poco después del comienzo de su segunda presidencia, cuando en el Hospital Austral de Pilar se le extirpó la glándula tiroidea. La operación, que llevó más de tres horas y medias, fue en enero de ese año y tuvo a la entonces presidenta tres días internada.

Un año después, en 2013, fue internada en la Fundación Favaloro y operada por un hematoma subdural que se le detectó tras sentir un hormigueo en el brazo izquierdo. El resultado de aquella intervención fue exitoso y no volvió a tener problemas.

En 2014 volvió al Austral por un problema de inflamación en la articulación de la cadera.

Mensajes de apoyo en las redes

Antes, durante y después de la operación, diversas figuras políticas le dedicaron mensajes de apoyo y cariño a Cristina Kirchner. Entre las más destacadas estuvieron el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el canciller, Santiago Cafiero; el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro; la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; y la candidata a diputada del Frente de Todos (FdT), Victoria Tolosa Paz.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.