Horas de histeria masiva en Pekín ante rumores por un cierre al ‘estilo Shanghái’

·1  min de lectura

El jueves se vivieron horas de histeria masiva en Pekín después de que corriesen rumores de un posible confinamiento de la capital de China. Muchas personas se agolparon en los mercados y tiendas para abastecer sus hogares, ofreciéndonos de nuevo escenas de compras del pánico.

Los distritos de Shunyi, Fanshang y el sur de Chaoyang, en el centro de la ciudad, llevan días con cierres continuos de comunidades. La suspensión del servicio de transporte público y de taxi a las zonas más afectadas de la capital, aumentó la ansiedad. Además se sumaron los rumores sobre la suspensión del servicio de repartidores a domicilio.

Durante horas, a falta de información oficial, los habitantes de Pekín se dejaron llevar por un miedo natural, confiando en los rumores y los comentarios de las redes sociales que alertaban de un cierre al “estilo Shanghái”.

Ya en la tarde de ayer, en la conferencia rutinaria, las autoridades salieron a desmentir los mismos para determinar lo que llamaron como “confinamiento suave” en sus 12 distritos del centro de la ciudad. Se urgía a los ciudadanos a trabajar desde casa y no salir de sus hogares durante el fin de semana, aunque no tienen prohibido salir a la calle. Aseguraron el permanente reabastecimiento de la ciudad y refutaron la suspensión del servicio de reparto de comida a domicilio.

Esta mañana, Pekín respira con mayor normalidad. De momento, se salva de un confinamiento estricto, aunque permanece la incertidumbre de hacia dónde nos dirige esta política de “cero covid dinámico” que tanto insisten en defender desde el Gobierno, a pesar de las críticas locales e internacionales por su insostenibilidad.

Una mujer, en la mira de las autoridades

Con AFP


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.