Horas decisivas en Tenerife: el robot que busca a Anna y a Tomás Gimeno está al límite de su capacidad y dejará de funcionar próximamente

·4  min de lectura
Así es el submarino Liropus 2000
Instituto Español de Oceanografía

La búsqueda de Anna y Tomás Gimeno en Tenerife atraviesa horas decisivas. Según informó Guardia Civil, el robot Liropus 2000, abocado a los rastrillajes en el lecho marino, se encuentra al límite de su capacidad y dejará de funcionar próximamente. Ante esta situación, se determinó que el aparato, que permitió encontrar el cuerpo de la mayor de las hermanas desaparecidas junto a su padre el 27 de abril, siga trabajando hasta que se averíe, dado que su mantenimiento implicaría una prolongada interrupción del operativo.

Horror en Tenerife: un giro en la investigación renueva la expectativa de encontrar a Tomás Gimeno

De acuerdo con el portal local Diario de Avisos, el dispositivo, que forma parte del ya célebre buque oceanográfico Ángeles Alvariño, rebasó su tiempo estimado de trabajo a una profundidad promedio de 1000 metros. Por ese motivo, y aunque no se especificaron cuántas horas o días adicionales podría llegar a funcionar, se prevé que la máquina deje de responder de un momento a otro.

“La Guardia Civil sabe que el robot está al límite de sus posibilidades y van a trabajar hasta que se rompa”, detallaron en las últimas horas fuentes cercanas a la investigación. Según explicaron, la determinación obedece a que las tareas de mantenimiento que el robot precisa para volver a estar operativo deben realizarse en la base de Vigo, en Galicia, y tomarán varias semanas. Por ese motivo, se decidió aprovechar al máximo el aparato antes de interrumpir la búsqueda.

Así es el submarino Liropus 2000
Instituto Español de Oceanografía


El aparato cuenta con dos brazos manipuladores hidráulicos de precisión (Instituto Español de Oceanografía/)

Con este escenario en mente, las autoridades evalúan otras opciones para continuar los operativos en el fondo del mar una vez que el Liropus 2000 se averíe. En este contexto se barajan distintas posibilidades, como el uso del buque privado Piscis VI, que se encuentra en fase de prueba y necesita de varios permisos para incorporarse a los rastrillajes. Lo cierto es que, de momento, no hay una alternativa concreta.

Cómo funciona el Liropus 2000

El dispositivo utilizado por la Guardia Civil para buscar los cuerpos de Tomás y de Anna es un robot submarino no tripulado capaz de operar a más de 2000 metros de profundidad, el cual suele utilizarse con fines científicos en tareas de observación y recolección de muestras.

Horror en Tenerife: la inquietante carta de despedida que Tomás Gimeno le dejó a su pareja

Según detalla Antena 3, el Liropus 2000 se destaca por su capacidad para tomar imágenes de gran resolución a pesar del entorno en el que trabaja. Cuenta para ello con un potente sistema de iluminación y con cámaras de alta definición.

El robot también está equipado con aparatos que le permiten medir la temperatura, presión y salinidad del agua, así como con un correntímetro de efecto doppler para estudiar las corrientes a las profundidades donde opere. Además, puede tomar muestras del lecho marino gracias a sus dos brazos manipuladores hidráulicos de precisión.

La desaparición de Gimeno y sus hijas

Tomás Gimeno pasó a buscar a sus hijas de uno y seis años 27 de abril último y desde entonces nada se volvió a saber de ellos. La principal teoría de los investigadores afirma que el hombre mató a ambas en su finca de Igueste de Candelaria y luego las llevó a bordo de su barco mar adentro, donde descartó los cuerpos.

El cadáver de Olivia fue hallado el pasado 10 de junio por el equipo de búsqueda a una profundidad de 1000 metros en las costas de Tenerife. A partir de ese momento, se redoblaron los esfuerzos para dar con las dos personas restantes.

Tenía 15 años, entró a robar a una casa en La Plata y lo mataron

Las autoridades rastrillaron el lecho oceánico en función del último lugar donde las antenas de repetición ubicaron al teléfono de Tomás Gimeno. Sin embargo, en las últimas horas ampliaron el operativo de búsqueda tras no haber logrado localizarlo ni a él ni a Anna en la zona original.

Si bien se presume que el hombre asesinó a la niña de un año, no es claro si él también se arrojó al mar luego de cometer los crímenes o se fugó. Por ese motivo, rige una orden de captura internacional por la presunta comisión de dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género -este último involucraría a su expareja y madre de las niñas, Beatriz Zimmermann-.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.