Por horas, damnificados en Tabasco hacen fila por una despensa

·2  min de lectura

Alexis Ortiz, enviado

VILLAHERMOSA, Tab., noviembre 10 (EL UNIVERSAL).- A dos días de haberse desbordado el Río Grijalva en Villahermosa, Tabasco, la inundación de las colonias cercanas a ese cuerpo de agua va en aumento, sin que las autoridades puedan contener el problema.

En las zonas afectadas ya es menor el movimiento respecto ayer: quienes decidieron salirse de su hogar ya se encuentran en los albergues instalados por el gobierno estatal, mientras que las personas que decidieron quedarse en sus casas ruegan porque les ayuden con comida y agua para subsistir.

Greta Contreras Ramos, una vecina de la colonia Gaviotas sector Armenia, incluso se formó en una fila por más de tres horas porque había un rumor de que las autoridades locales llevarían comida y agua.

Los recursos nunca llegaron, mientras la desesperación de los damnificados iba creciendo porque los esfuerzos para controlar el crecimiento del Río Grijalva se han concentrado en el centro de Villahermosa, mientras las colonias que están en la periferia han quedado solas.

Greta Contreras explicó el motivo de por qué ella y sus vecinos no se han marchado del lugar, pese a que las inundaciones en la ciudad siguen creciendo:

"Nos fuimos al agua y necesitamos ayuda, estamos viendo que el nivel del agua está subiendo pero nadie se quiere salir porque hay personas que están saqueando las casas abandonadas", dijo Greta Contreras Ramos.

Al igual que ella, decenas de personas se reunieron en la colonia Gaviotas sector Armenia para recibir un apoyo, a pesar del impacto de los rayos del sol y la humedad generada por las inundaciones.

Por otra parte, la mañana de este martes, el gobierno del estado de Tabasco informó que el apoyo humanitario ha llegado poco a poco a Tabasco. Hoy el estado recibió, sobre todo, agua purificada, colchonetas, despensas y kits de limpieza.