Horacio Rodríguez Larreta respaldó a la ministra de Educación, Soledad Acuña, y pidió frenar los "ataques falaces"

Jaime Rosemberg
·4  min de lectura

"Cruzaron un límite", coincidió Horacio Rodríguez Larreta con miembros de su mesa chica, en una mañana de domingo inusualmente activa para el jefe de gobierno porteño. Decidido a no dejar pasar la oportunidad y luego de varios días de silencio, Rodríguez Larreta salió un rato después a respaldar de manera contundente a su ministra de Educación, Soledad Acuña, criticada por el kirchnerismo y medios de comunicación por sus declaraciones sobre el "adoctrinamiento" que adjudicó a "docentes militantes" en las escuelas del país.

"Siempre defiendo y defenderé la libertad de expresión y el intercambio de ideas. Pero la política democrática nada tiene que ver con ataques personales y falaces", expresó el jefe de gobierno a través de la red social Twitter, donde expresó "todo el apoyo" para Acuña, a la que definió como "una ministra cuya única prioridad es dar más y mejor educación para todos".

El pacto urgente que necesita Alberto Fernández para el desafío de 2021

Fue, en principio, una respuesta a un artículo del diario Página/12, en el que se hacía referencia a los estudios primarios y secundarios de la ministra en el Instituto Primo Capraro de Bariloche, dirigido durante décadas por el criminal de guerra nazi Erich Priebke. La publicación iba acompañada de fotos de Acuña y Priebke, responsable de la masacre de las Fosas Ardeatinas en 1944.

"Soledad se siente mal con todo lo que se escribe de ella, pero tenía razón en todo lo que dijo. Compararla con un jerarca nazi es algo pocas veces visto", se indignaban desde el edificio de Parque Patricios.

La defensa de Acuña, a la que sumó también el secretario de Gobierno, Fernando Straface, llega en momentos en los que la educación se ha transformado en uno de los principales campos de batalla entre el kirchnerismo y Juntos por el Cambio.

"Esta tapa y esta historia no tienen nada que ver con el periodismo y dañan a la democracia. Mi solidaridad y apoyo a la ministra de Educación de la ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña", tuiteó el expresidente Mauricio Macri, y tildó de "vergonzoso", el artículo.

Macri había expresado, en una columna en el diario Clarín, su apoyo a la política de reapertura de escuelas motorizada por el gobierno porteño, y se había preguntado de modo irónico: "¿Qué señal misteriosa espera para abrir las escuelas este gobierno de clausuras?".

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, se encargó de responderle con similares dosis de ironía. "Me alegro que se preocupe por la educación, cosa que no ocurrió en su gobierno", dijo el ministro, y aunque criticó las referencias de Acuña a los "fracasados en otras carreras" que "optan por la docencia como tercera o cuarta opción", tomó distancia de las comparaciones con el nazismo. "Por supuesto que no comparto sus declaraciones, hemos tenido intensos debates, pero bajo ningún punto de vista creo que represente esa línea de pensamiento", puntualizó el ministro de Educación en diálogo con Radio Mitre.

Desde la oposición otros referentes también se sumaron a la defensa de la ministra, atacada por el kirchnerismo desde la Legislatura porteña. La presidenta de Pro, Patricia Bullrich (una de las pocas voces que defendieron a Acuña desde Juntos por el Cambio la semana pasada) afirmó que "no se puede construir futuro con violencia y adoctrinamiento" y evaluó que "sería bueno que el oficialismo repudie estas prácticas", según escribió en su cuenta de Twitter. Maximiliano Ferraro (CC-ARI) y la monzonista Silvia Lospennato (Pro) fueron otros de los dirigentes que se solidarizaron con Acuña y criticaron al kirchnerismo por la embestida.

Además de Larreta y Straface, otros funcionarios porteños (el jefe de gabinete Felipe Miguel y el vicejefe de gobierno Diego Santilli, entre otros) salieron en defensa de la ministra luego de varios días de silencio oficial. Desde Parque Patricios reconocen que, aunque "tenga razón", los dichos de Acuña en una entrevista radial con el diputado "halcón" Fernando Iglesias "empañó" la aprobación que la ministra venía recibiendo según las encuestas en sectores no macristas por su política de reapertura de clases, resistida por el gobierno de Alberto Fernández.

"¿Qué hacemos con los discursos de odio?": el llamativo debate entre funcionarios e intelectuales "albertistas"

"Veníamos bien, habíamos sido capaces de romper la grieta", reconocían cerca del jefe de gobierno porteño. Las declaraciones de Acuña motivaron un pedido de interpelación en la Legislatura porteña -obturado por el macrismo- y una presentación de diputados kirchneristas ante el Inadi.