Por qué Horacio Rodríguez Larreta pidió terminar con el "negocio de la grieta"

Matías Moreno
·5  min de lectura

Con el objetivo de reforzar su perfil moderado y enviar señales a sus aliados sobre cuál será el eje central de su proyecto presidencial para 2023, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, llamó hoy a "terminar" con el "negocio de la grieta", durante la inauguración de las sesiones ordinarias en la Legislatura porteña.

Convencido de que la Argentina necesita que el oficialismo y la oposición se alejen de los extremos para lograr acuerdos y salir de las crisis recurrentes, Larreta ratificó su apuesta al diálogo y al consenso. Si bien reiteró el reclamo por la quita de fondos a la Ciudad que impulsó el kirchnerismo, optó por no cuestionar directamente al Gobierno. Tampoco mencionó el escándalo por el "vacunatorio vip", el caso que motivó la protesta opositora del sábado pasado.

"Yo siempre voy a estar para terminar con la grieta. La grieta es un negocio de la política y no suma nada, sino que resta", remarcó Rodríguez Larreta, en el tramo final de su intervención ante la Legislatura. Y subrayó que "la grieta no mejora la educación, no da trabajo, no da salud, no construye puentes ni abre comercios ni mejora una plaza ni genera oportunidades de progreso".

Horacio Rodríguez Larreta, en la apertura de sesiones legislativas: "Siempre voy a estar para terminar con la grieta"

El jefe de gobierno se involucró en la elaboración de su discurso "mucho más" que en años anteriores. Durante el fin de semana, mientras descansaba en Buzios, se comunicó con sus asesores para darle los últimos "retoques" al mensaje inaugural de sesiones ordinarias. En particular, trabajaron en el fragmento con el que buscó explicar los motivos de su viaje a Brasil. Definieron agregarlo al principio, asumiendo el costo político de la decisión, que le impidió asistir a la Legislatura.

Larreta sobre la gritaRodríguez Larreta pidió "terminar con el negocio de la grieta"

En el final de su alocución, Rodríguez Larreta buscó dejar en claro cuál es su concepción de la política. Mientras el oficialismo y de la oposición radicalizan sus posturas, el alcalde porteño ratificó su apuesta por la moderación y su intención de llevar a Juntos por el Cambio hacia "el centro". Su mensaje, aseguran en el larretismo, trasciende a la Ciudad, el principal bastión opositor, y está ligado a su proyecto nacional. "Es una suerte de filosofía política con la cual Horacio va a caminar el país y con quienes se vaya a encontrando ese proceso les va a explicar que su proyecto pasa por ahí", aseguran cerca de Larreta.

¿A qué se refirió con el "negocio de la grieta"? Los asesores del jefe de gobierno afirman que Larreta buscó subrayar con ese término que la polarización no le genera beneficios a la ciudadanía, solo le "rinde" a la política. "No es un recurso improvisado que encontramos como final interesante. Esa frase -'terminar con la grieta'- expresa profundamente lo que Horacio piensa y la forma en que entiende hay que construir una alternativa mayoritaria en la Argentina", señala un estrecho colaborador de Larreta.

La explicación de Horacio Rodríguez Larreta sobre su viaje a Brasil

En la sede de Uspallata consideran que hoy se inició una "nueva etapa" de la construcción política del jefe de gobierno. "El final del discurso es un ideario con el cual va a avanzar de acá en más", analiza un funcionario de la Ciudad que participó de la elaboración del mensaje del alcalde ante la Legislatura.

Con su discurso antigrieta, Rodríguez Larreta se diferenció de la protesta opositora del sábado pasado en repudio del "vacunatorio vip", que fue alentada, sobre todo, por los referentes del ala dura de Pro, Mauricio Macri y Patricia Bullrich. En privado, el alcalde no ocultó su incomodidad por la protesta y repudió las bolsas mortuorias que la agrupación Jóvenes Republicanos colgó en las rejas de la Casa Rosada. "No me muevo de ahí. Ese es mi lugar", repite el jefe de gobierno cuando le exigen definiciones más contundentes contra el kirchnerismo.

En el larretismo consideran que el país debe evitar la polarización extrema y generar las condiciones para que haya diálogo entre el oficialismo y la oposición. "No podés acordar nada con el que está enfrente si pensás que todo lo que hizo tiene que ser refundado y querés que no exista más en el sistema político", aclaran desde la cúpula de la Ciudad.

Apertura de sesiones 2021: Alberto Fernández confrontó con la Justicia y pidió investigar a Mauricio Macri

En otro despacho de la sede del Ejecutivo porteño niegan que Larreta les haya enviado un mensaje a Macri y Bullrich, principales impulsores de la confrontación con el kirchnerismo. "El final del discurso no responde a ningún movimiento coyuntural ni táctico de la realidad. Es una convicción que él tiene. Cree en el consenso y en el trabajo en equipo", afirma uno de los estrategas del jefe de gobierno.

El discurso de Rodríguez Larreta tuvo como ejes centrales la explicación sobre su viaje de vacaciones a Brasil; el repaso de las medidas de la Ciudad para contener el coronavirus; la defensa de la campaña de vacunación en el distrito; su plan de gobierno y un cierre político. Allí, cuentan en el larretismo, el jefe de Gobierno buscó subrayar cuáles son sus "valores y principios". Su posicionamiento antigrieta.

Por eso, Rodríguez Larreta mantuvo el tono moderado y eligió no confrontar con el Gobierno durante la apertura de sesiones. Y, en clave electoral, convocó a "tender puentes más allá de cualquier discrepancia" y pidió "dejar atrás las disputas sin sentido". "Fuimos fieles a nuestro estilo. Quisimos mostrar que apostamos a la gestión, más que salir a criticar", apunta un integrante de la mesa chica del alcalde.

Tras escuchar el discurso de Alberto Fernández en el Congreso, el jefe de gobierno se mostró conforme por el contraste entre su mensaje, de corte moderado, y el presidencial, que tuvo un marcado tono confrontativo.