Horacio Rodríguez Larreta: “El límite a las restricciones son la Constitución y la educación presencial”

Gabriela Origlia
·4  min de lectura
Rodríguez Larreta habló ante empresarios convocados por la Fundación Mediterránea.
Ignacio Sánchez

CÓRDOBA.- En medio del conflicto con el Gobierno nacional por las clases presenciales, el recorte de fondos de coparticipación y el pedido de que aumente los controles a la circulación, Horacio Rodríguez Larreta disertó ante empresarios y dirigentes políticos convocados por la Fundación Mediterránea. “Con la grieta por ahí se puede ganar una elección, pero es imposible gobernar como la Argentina necesita”, dijo el jefe de gobierno porteño después de subrayar que a pesar de que en los últimos días “personalizaron los ataques en mí, sigo dispuesto a reunirme todas las veces que sea necesario” con el presidente Alberto Fernández.

Frente a una consulta, dijo que el límite a las restricciones es “siempre la Constitución Nacional, la transparencia en los datos en que se fundamentan las decisiones, la transparencia en la comunicación, la libertad y la educación presencial”.

Clases. Cristina Kirchner sale al rescate del DNU de Alberto Fernández

Ante unos 200 participantes del encuentro virtual –estaba previsto hacerse presencial en la Ciudad de Buenos Aires y se modificó hace varios días por las mayores restricciones-, la presidenta de la Fundación Mediterránea, María Pía Astori, lo presentó preguntándole qué haría si tuviera la posibilidad de dirigir la Argentina. La respuesta fue que habló como si fuera candidato a Presidente, aunque aclaró que no está definido qué rol tendrá en las próximas elecciones presidenciales.

Con la grieta no se come, no se educa, no se genera trabajo”, repitió. Sobre el conflicto con la Nación, aseguró que desde el inicio de la pandemia, estuvo predispuesto a trabajar “de manera coordinada, siempre buscamos llegar a un consenso”. Y sorprendió al no descartar una alianza electoral con el gobernador cordobés, el peronista Juan Schiaretti. Dijo que tiene “actitud de amplitud” al ser consultado al respecto, aunque remarcó que es “innegociable” la unidad de Juntos por el Cambio.

Después, enumeró los cortocircuitos: “Cuando el Gobierno nacional decidió de manera inconsulta recortar los fondos de coparticipación, me mantuve en los canales institucionales, hice una presentación judicial y a los dos días estaba reunido con el Presidente –siguió-. Lo mismo pasó hace poco con la educación, cuando sin consulta y sin consenso previo el Presidente tomó una resolución; fijé una posición clara, presentamos un amparo y me reuní con él y le dije que no estaba de acuerdo”.

Después de esas menciones a la coyuntura y la ratificación de que hará “todo lo posible para que los chicos estén en el aula”, Rodríguez Larreta se ocupó de abordar aspectos que, entiende, harían de la Argentina un país más previsible y con más futuro.

“Hay que intentar algo nuevo, porque por el camino que veníamos no funcionó”, apuntó y se definió como “optimista” porque “si hay acuerdo y diálogo se podrá mejorar”. Planteó que esa Argentina que imagina sólo se podrá construir “con un plan a largo plazo basado en un consenso entre las fuerzas políticas”.

Otra carta polémica: el ministerio de Seguridad de Nación le exige a la Ciudad que controle mejor las restricciones

Para salir, indicó, el país debe crecer sostenidamente al 3% anual al menos 30 años y eso solo se logra “con un proyecto de país a largo plazo que genere confianza”. Enumeró los desafíos a enfrentar: reducir presión impositiva, estabilizar la moneda, generar un shock de exportación, facilitar los negocios y avanzar en el federalismo.

Al hablar de la educación como factor clave para construir un mejor futuro, punteó distintas experiencias que llevó adelante en la ciudad y afirmó que podrían “federalizarse”.

En la etapa de las preguntas, volvió sobre la necesidad de priorizar el “bienestar de la gente” y “aprender” de las estrategias desplegadas en la primera ola, cuando “la salud fue prioridad, pero pareció la única”.

“Todo esto generará desarrollo sólo si nos ponemos de acuerdo y lo sostenemos en el tiempo -agregó-. Nos va a llevar tiempo, no se hace un día para el otro. Hay que construir sobre lo que el otro dejó”. Enfatizó que está seguro de que de los dos lados de la grieta hay quienes quieren el desarrollo. “Hay que tener la grandeza de apostar al encuentro, con buena fe, sin chicanas, con honestidad”.

Rodríguez Larreta repasó que en Juntos por el Cambio él se alinea con quienes entienden que hay que ampliar el espacio, incorporar nuevos y más dirigentes que compartan los valores de “libertad, respeto a las instituciones, integración social y búsqueda de progreso”.

En unas semanas será el turno de exponer ante los empresarios del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, quien ya confirmó a los mediterráneos su disposición a estar en mayo.