Horacio Rodríguez Larreta desafió a Mauricio Macri a una PASO: “Me siento más cómodo en una interna”

Horacio Rodríguez Larreta, en Odisea Argentina
Horacio Rodríguez Larreta, en Odisea Argentina

Después de que Juntos por el Cambio pusiera un alto al fuego interno entre sus dirigentes, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anticipó anoche que le gustaría ir a una interna para definir a un candidato, e hizo particular mención al expresidente Mauricio Macri. De esta manera, en su paso por el programa Odisea Argentina, el referente del Pro expresó que para dirimir las diferencias en el frente opositor optaría por ir en busca de una elección donde se expongan los modelos que se proponen para los comicios del año próximo.

El precandidato a la presidencia respondió a las consultas de Carlos Pagni, quien indagó acerca de la disputa entre cabecillas del frente opositor. “Creo en la necesidad de la experiencia, necesitamos gente que conozca el Estado y haya probado éxito en sus funciones”, expresó, al tiempo que destacó: “Me siento más cómodo con una interna, donde haya claramente diferentes modelos, donde uno presente sus ideas”.

En este sentido, Rodríguez Larreta agregó que quiere dirimir las diferencias “con quien sea”. “Sea con algún radical, sea con Mauricio Macri, sea con quien sea”, reforzó.

“Yo quiero transmitir mi convicción de que se puede, de que no hay soluciones mágicas, que requiere un rumbo claro a largo plazo y requiere un plan integral”, evaluó Rodríguez Larreta, y continuó: “Yo no puedo contestar en una línea cómo se baja la inflación, sería un chanta porque es algo complejo y solo la vas a bajar en el marco de un plan de desarrollo”.

Así, el jefe de gobierno porteño solo mencionó el nombre del expresidente y evitó pronunciarse al respecto de Patricia Bullrich y los presidenciables de la UCR.

Explicación a un finlandés

En un ejercicio en el que el funcionario porteño tuvo que imaginar cómo le explicaría a un ciudadano finlandés cuáles son los problemas de la Argentina, Larreta continuó contrastando al país con el nórdico. “A diferencia de Finlandia donde pudieron trazar un plan de desarrollo, donde saliendo de la Segunda Guerra era uno de los países más retrasados de Europa y hoy son de todos los rankings de los países en donde la gente vive más feliz. Es un ejemplo de desarrollo después de la Segunda Guerra. Los niveles de igualdad social son de los más altos del mundo, tienen un sistema educativo que se envidia”. Señaló que tomó de allí el sistema de prácticas laborales en las escuelas porteñas.

Frente a esto, Larreta planteó como solución una política de estado que atraviese los gobiernos. “El problema es la política porque el modelo de desarrollo finlandés requirió de un acuerdo para decir ‘este es el rumbo’”, sostuvo. En esa línea fue consultado sobre un posible acuerdo con el kirchnerismo a la hora de plantear una visión de país. “No necesariamente”, dijo. Y continuó: “Es una expresión cada vez menos mayoritaria, yo con el kirchnerismo que cree que la inflación la vamos a controlar mandando militantes de La Cámpora a los supermercados, o que cree que vamos a controlar el precio de la carne prohibiendo la exportación, no me voy a poner de acuerdo nunca”.

Larreta se manifestó convencido que la generación política del próximo año, elecciones mediante, pueda ser la que “defina un modelo de de desarrollo”. Sostuvo que el país tiene que pasar de vender “sus recursos naturales a productos elaborados”.

El jefe de gobierno porteño puso como ejemplo al litio y sostuvo que un desafío para avanzar hacia un “modelo de desarrollo” sería aprovechar ese recurso -el país tiene el segundo yacimiento más importante del mundo- para baterías. “Podríamos hacer que el dueño de Tesla, Elon Musk, venga a comprar baterías acá al país”.

Larreta justificó la idea de atraer al multimillonario, dueño de la compañía de autos eléctricos Tesla. “A partir del año 2035 en Europa no se van a poder vender autos que no sean eléctricos. Estos vehículos requieren baterías que se hacen con litio”, expresó.

“Patoteros”

Frente a la alta polarización, el mandatario porteño expresó que la oposición tiene una oportunidad en 2023. “Si buscamos la unanimidad no hay acuerdo, pero sí una mayoría de los argentinos que coincida en que tenemos que abrirnos al mundo, que tenemos que exportar nuestras pilas en vez del litio, y exportar alimentos elaborados y que creen en un país federal. No hay nada más unitario que el kirchnerismo”, recalcó.

Además, el dirigente de Pro aludió a las eventuales resistencias que podría enfrentar una administración opositora en 2023 y rechazó que pudiera retroceder ante manifestaciones o protestas de organizaciones como La Cámpora, o el sindicato de Camioneros.

“No nos vamos a dejar apretar por patoteros. Que llenen la Plaza todos los días si quieren. Si uno está convencido que Argentina necesita este camino, y además se construye un apoyo mayoritario, no importa lo que hago Pablo Moyano, Máximo Kirchner o quien sea”, afirmó

Por otro lado, aseguró que en los primeros días del futuro gobierno, avanzaría en “cortar la intermediación en los planes sociales”, y en trazar un plan económico. En esa línea consideró necesario explicar “hacia donde apunta el modelo de desarrollo” que requiere el país.