No solo ventas astronómicas: el doble efecto de la champaña favorita de James Bond

·6  min de lectura
Un anuncio de Land Rover muestra su modelo Defender en los ensayos del rodaje de
Un anuncio de Land Rover muestra su modelo Defender en los ensayos del rodaje de "Sin tiempo para morir". (Land Rover vía The New York Times)

Un día antes de que “Sin tiempo para morir” comenzara a proyectarse en los cines de Estados Unidos, Bollinger, la champaña preferida de James Bond, organizó una fiesta previa a la proyección en un elegante cine del South Street Seaport de Nueva York. Los asistentes vips con vestidos de lentejuelas y esmóquines posaron para las fotografías en la alfombra roja, comieron caviar y bebieron un vino de edición limitada dedicado al 007, durante la película y en las horas posteriores.

Si la escena le resultó conocida a algunos asistentes, es porque lo era. “Es muy extraño”, señaló Alexander Michas, presidente y director de operaciones de Vintus, el importador de Bollinger en Nueva York. “Es un tanto parecido a la película ‘Hechizo del tiempo’”. Después de todo, hace dos años, antes de la fecha original de estreno de “Sin tiempo para morir” en la primavera de 2020, Bollinger participó en una fiesta similar. Los carteles de James Bond, la lista de invitados, incluso el atuendo, fueron similares; algunos asistentes usaron la misma vestimenta en ambas fiestas.

Para Bollinger, una pequeña casa productora de champaña de propiedad familiar, el vínculo con Bond tiene un valor incalculable.

“Ayuda a la gente a entender lo que representa Bollinger”, comentó Michas. “¿Por qué James Bond bebería Bollinger? Porque es la mejor. Todo lo que hace Bond es lo mejor”.

“Notamos que las ventas aumentan cuando se estrena una película de Bond”, añadió. En todo el mundo, dijo Michas, ha escuchado estimaciones de un aumento de las ventas de alrededor del 20 por ciento en fechas cercanas al estreno de una película.

Bollinger se juega tanto por Bond que organizará todas las fiestas que sean necesarias, dijo Alyssa Faden, quien trabaja para Vintus y planifica las fiestas. “Bond es nuestra gran oportunidad para brillar”, afirmó. “Aunque el lanzamiento se posponga una y otra vez, estaremos allí para celebrarlo”. (Michas señaló que, a pesar de eso, el momento es un poco complicado. “Durante la pandemia, mucha más gente bebió champaña, así que tenemos escasez”, dijo).

En la actualidad, la franquicia de James Bond cuenta con varias decenas de socios, marcas diversas, desde Adidas hasta Land Rover, pasando por la Oficina de Turismo de Jamaica. Algunas marcas, como Bollinger, fueron incluidas por Ian Fleming en las novelas originales de James Bond. Otras son mucho más recientes. Por ejemplo, Triumph Motorcycles se convirtió en socio de “Sin tiempo para morir” después de que la empresa estableció un vínculo con Lee Morrison, el coordinador de escenas de riesgo de Bond.

Bollinger, la champaña preferida de James Bond, celebra su colaboración con Bond en una proyección de
Bollinger, la champaña preferida de James Bond, celebra su colaboración con Bond en una proyección de "Sin tiempo para morir" en Nueva York, el 7 de octubre de 2021. (Krista Schlueter/The New York Times)

El efecto Bond

Las empresas asociadas suelen gastar sus propios recursos en la promoción de las películas de Bond con anuncios en televisión y revistas, campañas en las redes sociales, escaparates de establecimientos comerciales, productos relacionados con Bond, eventos para influentes y mucho más. El valor de comercialización de las empresas asociadas es de más de 100 millones de dólares, según Stephen Bruno, director de mercadotecnia de MGM, empresa encargada de la distribución de las películas de Bond, pero el valor para esas empresas asociadas, tanto en términos de ventas netas como de generación de conciencia de marca, es tan elevado que harán cualquier cosa, incluso comercializar la misma película no una sino dos veces.

“Lo llamamos el efecto Bond”, aseveró Adam VanderVeen, director de mercadotecnia de Triumph Motorcycles America.

Antes del estreno de “Sin tiempo para morir”, la empresa puso a la venta 250 motocicletas del modelo llamado “Tiger 900 Bond Edition”. “La dotación de unidades para Estados Unidos se agotó en 45 segundos”, dijo VanderVeen. “Otros productos excepcionales tardan horas o días en agotarse”.

Los autos tienen un papel destacado en el universo Bond. Sam Mendes, quien dirigió “007: Spectre”, presentó el Aston Martin DB10 de esa película como un “miembro del reparto”.

En “Sin tiempo para morir” aparecen cuatro autos Aston Martin y, desde que la película se estrenó en el Reino Unido el 30 de septiembre, la compañía dijo que ha visto un aumento de casi un 30 por ciento en los usuarios que visitan el sitio web.

“Se trata del reconocimiento de la marca”, afirmó Marek Reichman, vicepresidente ejecutivo y director creativo de Aston Martin. “Es decirle a todo el mundo que vaya a comprar el Aston Martin pues lo conduce el hombre más genial del planeta. En definitiva, vemos picos de ventas gracias a eso”.

Acuerdos

Ser socio de Bond es tan valioso que algunas marcas ni siquiera tienen contratos formales con la franquicia Bond. Hay conversaciones estratégicas sobre sus campañas antes del estreno, pero “no hay exigencias específicas”, dijo Bruno. “Nuestros socios reconocen el valor de estar asociados a Bond e invierten en consecuencia”. Por supuesto, al no haber exigencias específicas, no se sabe con certeza si los desembolsos de las dos partes valen la pena. Las marcas tienen que calcular si sus esfuerzos son lógicos, y muchas creen que sí.

“Tenemos un acuerdo informal entre empresas”, explicó Michas. “Hacemos nuestra parte porque amamos la relación”.

Por eso, cuando la pandemia retrasó el estreno en cines de “Sin tiempo para morir”, los socios de Bond no se quejaron, a pesar de que muchos de ellos ya habían lanzado productos de edición limitada, organizado eventos y dedicado tiempo, energía y dinero a las campañas publicitarias que estaban a punto de comenzar. En cambio, se prepararon para volver a hacerlo todo cuando el equipo de Bond dijera “adelante”.

“Planificamos este evento con mucha más rapidez que un evento tradicional de Champaña Bollinger”, dijo Faden. Ella incluso guardó la champaña para que estuviera lista cuando la franquicia Bond le comunicara el estreno de la película, por muy breve que fuera el tiempo de antelación.

Algunas marcas incluso se beneficiaron con el retraso y cosecharon el efecto Bond no una sino dos veces.

“A principios del 2020 ya habían estrenado el tráiler de ‘Sin tiempo para morir’, en el que aparecían nuestras motos”, narró VanderVeen. “Ya habíamos anunciado nuestra colaboración, así que pudimos disfrutar de ella por un poco más de tiempo, a diferencia del periodo habitual que habríamos tenido si la película no se hubiera pospuesto”.

Aston Martin se encontraba en la misma situación. “En los avances aparecía el DB5, así que podíamos seguir hablando de él”, dijo Reichman.

En esencia, el retraso provocó que hubiera dos periodos de despliegue publicitario en torno al estreno de la película. Como él mismo lo expresó: “Tuvimos un beneficio doble”.

© 2021 The New York Times Company

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Los 8 alimentos con mayor impacto ambiental (que probablemente consumes a diario)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.