La hora más oscura de Cristina Kirchner

·11  min de lectura
Cristina Kirchner, en su discurso de la noche del sábado frente a su casa: "Quieren exterminar al peronismo", dijo
Cristina Kirchner, en su discurso de la noche del sábado frente a su casa: "Quieren exterminar al peronismo", dijo - Créditos: @Santiago Filipuzzi

Es una revuelta popular de plano corto. Cristina Kirchner oye desde el lunes el clamor de los fanáticos que en la vereda de su piso de Recoleta juran defenderla con la vida. El ruido le sirve de acompañante terapéutico, pero desnuda por contraste el declive político al que la expone la amenaza cierta de una condena grave por corrupción.

Los jerarcas de La Cámpora que la ilusionaron con un 17 de Octubre que la rescataría de la “persecución judicial” apenas han conseguido montarle un Truman Show militante que ayer derivó en un fogonazo de violencia callejera en Juncal y Uruguay. La grotesca guerra de las vallas, entre gases lacrimógenos y piedrazos, se vivió como un gesta de liberación, auspiciada por las máximas autoridades del Gobierno.

Horacio Rodríguez Larreta les sirvió la excusa perfecta para “poner el cuerpo por la jefa” cuando decidió acordonar la autoproclamada meca kirchnerista. Legisladores, ministros, funcionarios y hasta el gobernador Axel Kicillof se arrojaron a las calles en busca de la noticia deseada de un enfrentamiento con la policía.

Escenas de violencia en la zona donde vive Cristina Kirchner
Escenas de violencia en la zona donde vive Cristina Kirchner - Créditos: @Marcos Brindicci

Irascible y nerviosa, Cristina comanda desde su torre blindada un plan de autodefensa que pone patas arriba el tablero político y se proyecta sobre la gestión económica. El alegato del fiscal Diego Luciani fijó nuevas prioridades. Sergio Massa buscaba cierto sosiego político para administrar la medicina amarga del ajuste nacional y popular; las penurias judiciales de la vicepresidenta requieren agitación permanente. Hay que señalar enemigos, no fomentar diálogos. Que se “arme quilombo”, no un acuerdo.

Cristina se construye un escudo de poder para resistir la eventual condena, que ella insiste en denunciar que ya está escrita. De ocurrir será a fin de año. Necesita dosificar la movilización en un crescendo de al menos tres meses y evitar en el camino cualquier deserción en las filas propias. El caos de anoche es una muestra de lo que podría venir.

Andrés Larroque, Victoria Montenegro, Edgardo Depetri y Juan Marino, presentes en la manifestación del sábado en apoyo a la vicepresidenta en Recoleta
Andrés Larroque, Victoria Montenegro, Edgardo Depetri y Juan Marino, presentes en la manifestación del sábado en apoyo a la vicepresidenta en Recoleta - Créditos: @Marcos Brindicci

Máximo Kirchner encabeza un comité de crisis familiar para alinear al peronismo. La grieta es la bandera, como mostró el viernes, cuando dedicó más de una hora a demonizar a Mauricio Macri en un acto de la UOM. El hijo de Cristina administraba su silencio para no mezclarse con la ortodoxia inevitable de Massa, a quien avaló como ministro de Economía. Ahora el deber filial lo obliga a parir un discurso de justificación del ajuste que irónicamente lo emparenta al rosario de excusas que reza a diario Alberto Fernández: Macri, la pandemia y la guerra en Ucrania, en una sucesión fatalista que explica el fracaso hasta aquí del Frente de Todos.

La rebeldía contra el Poder Judicial, los medios de comunicación, los empresarios y el macrismo rescata al ala ideológica del kirchnerismo de la depresión que significó contratar a Massa como salvador y abjurar contra la fe distribucionista. Andrés Larroque lo definió con la precisión que lo caracteriza para expresar los sentimientos de su grey: “Se necesitaba que el peronismo se despierte, estábamos en un momento gris”. Frenó a un paso de apelar a la metáfora bélica de Churchill sobre “la hora más oscura” que precede al amanecer.

La dieta de sapos se digiere mejor saltando y cantando contra oligarcas imaginarios. “Quieren exterminar al peronismo”, les regaló ella, cuando a última hora salió a hablar sobre un escenario improvisado en la calle cortada. Habló como si su presencia constatara un triunfo contra Larreta, Macri, la policía y tantos otros.

El drama de Alberto

Alberto Fernández y su vocera, Gabriela Cerruti, en TN, antes de la entrevista que marcó la semana del Presidente
Alberto Fernández y su vocera, Gabriela Cerruti, en TN, antes de la entrevista que marcó la semana del Presidente - Créditos: @Rodrigo Néspolo

Alberto Fernández planificó con tiempo su acto de pleitesía. El lunes se encargó de redactar desde temprano el comunicado del Gobierno en el que denunció una “persecución judicial y mediática” contra su vicepresidenta. Lo disparó un instante después de que Luciani pidió 12 años de cárcel e inhabilitación perpetua para Cristina por haber conducido una asociación ilícita para apropiarse de fondos multimillonarios del Estado.

Después la llamó a Cristina. Fue un diálogo frío y breve. En el entorno de la vice admiten que no le gustó el texto, al que consideró demasiado autorreferencial. Como si fuera él a quien hubieran acusado.

El alegato de Luciani enfrentó a Fernández a su destino y una vez más optó por la sumisión: juzgó que ya no le queda margen para diferenciarse de Cristina. A ella le cedió el poder, a Massa, la gestión y, en el vértigo de una semana frenética, revoleó a la marchanta la investidura protocolar que intentaba preservar.

Para sobreactuar su indignación con la Justicia aceptó una entrevista televisiva a la que llegó sin preparación, distraído y carente de prudencia. A Cristina la declaró “honesta”, pero dijo que sus negocios privados con Lázaro Báez fueron una cuestión de ética (como si su concepto de honestidad excluyera la dimensión ética). Se mareó en el ataque a los jueces, a los que trató de ilegítimos mientras abogaba por esperar de ellos una sentencia absolutoria. Y desató un escándalo al comparar a Luciani con Alberto Nisman, con una de las frases que lo perseguirá hasta los manuales de historia.

Un diputado que habló con Cristina después de oír al Presidente en el canal TN dijo que estaba espantada. “Con defensores como este, estoy lista”, ironizó. Hebe de Bonafini –que estuvo con la vicepresidenta esta semana- fue más directa: “Sacó a relucir cosas que no tienen nada que ver. ¡Hable lo menos posible, señor!”

El recuerdo de Nisman ocupa la mochila culposa de Fernández. Él marchó en 2015 para pedir justicia por el fiscal muerto, era un feroz denunciante del pacto con Irán en el caso AMIA como un acto de encubrimiento y fue de los primeros políticos peronistas que afirmó sin titubear que a Nisman lo habían asesinado. Reescribió sus convicciones cuando volvió a operar en nombre de Cristina, tres años después, pero a un costo inmenso en su credibilidad como político y como persona.

Fernández se desgaja como líder. Quienes le arman la agenda no encuentran cómo llenar las horas. Probó con viajar por el interior, en visitas que terminan reducidas a memes para alimentar las redes sociales. Hace semanas que no consiguen gestar una reunión con grandes empresarios porque la exigencia de la contraparte es que Massa se siente a la mesa. Sus incursiones mediáticas suelen fracasar porque sigue arrojándose a los micrófonos sin guion ni estrategia.

“Cristina 2023″

La manifestación kirchnerista en Juncal y Uruguay
La manifestación kirchnerista en Juncal y Uruguay - Créditos: @Santiago Filipuzzi

La necesidad actual de Cristina es una hipoteca sobre el porvenir presidencial. Si sostenía alguna esperanza de ensayar un proyecto reeleccionista en unas PASO, deberá seguir soñando.

El laboratorio kirchnerista ya lanzó el clamor “Cristina 2023″. Ella misma lo alentó al ponerse una gorrita con esa inscripción delante de militantes que hacían guardia en la vereda de su casa. “Cristina es la esperanza de futuro”, abonó ayer Larroque. Es curioso cómo La Cámpora juega con los planos temporales: esconde un presente aciago entre el “pasado glorioso” y la “esperanza de futuro”.

La creación de una burbuja protectora alrededor de Cristina invita a descartar la opción de unas PASO para definir candidatos. Hay que entregarle el botón a ella para que digite la oferta electoral. La cantidad de poder que pueda ganarse en las urnas será su coraza ante una sentencia adversa. Así entiende la lógica de la relación entre política y justicia. No tiene miedo a la prisión -que de llegar será muy lejos en el tiempo- sino a la decadencia. Ser una condenada por corrupción con el peronismo construyendo una vida paralela se asemeja a su idea del infierno.

Por eso presenta las acusaciones de Luciani como un ataque a todo el peronismo, esa familia a la que está redescubriendo. Fue sintomático ver a dirigentes históricos mimetizarse con ese discurso que reduce el partido a un apéndice de los intereses de su actual líder. En eso nadie le ganó al sanjuanino José Luis Gioja. “Esto nos despertó como peronistas. La atacan por defender los intereses del pueblo”, declaró al pie de la casa de Cristina. Con tal mala suerte que alguien captó y difundió por redes un video en el que el custodio de la vice, Diego Carbone, le dice entre abrazos y risas: “¡La plata que choreamos con este!”

¿Será Cristina candidata a presidenta? Hoy no parece la opción principal, pero a su lado se alienta el barullo. Lo fundamental es que nadie dude de quién manda, como ocurrió en 2019. Su obsesión real pasa por retener la provincia de Buenos Aires, donde mantiene su mayor cuota de apoyos y el sistema electoral permite ganar sin mayorías. Desafío titánico: es justamente en esa geografía que considera su feudo donde más van a impactar la quita de subsidios y los recortes en salud, educación y otras áreas sensibles que Massa ejecuta para cumplir con el acuerdo con el FMI.

Las denuncias persecutorias deben amplificarse. Esa es la orden. Cristina las alienta a diario desde su cuenta de Twitter. Cualquier dato, por falaz que luego resulte, es válido. La épica de una represión policial era un deseo inconfesable, que ayer pudo cumplir.

“Quieren simular una prisión domiciliaria de Cristina y no lo vamos a permitir”, bramó Larroque, entre forcejeos, bengalas y corridas. A su lado llamaban a intendentes del conurbano para que alistaran micros con gente para despacharlos hacia la plaza Vicente López.

El ministro del Interior, Eduardo De Pedro, en la manifestación que derivó en violencia frente a la casa de la vicepresidenta
El ministro del Interior, Eduardo De Pedro, en la manifestación que derivó en violencia frente a la casa de la vicepresidenta - Créditos: @Marcos Brindicci

En paralelo, la vicepresidenta colecciona apoyos internacionales. Al español Pablo Iglesias, fundador de Podemos, lo invitaron especialmente a que viaje desde Madrid para respaldarla. La Cancillería le ofrendó un comunicado de apoyo de los presidentes Gustavo Petro (Colombia), Andrés Manuel López Obrador (México) y Luis Arce (Bolivia). Ella pidió en privado que no cometieran el desatino de sumar a Nicolás Maduro (nadie lo había intentado, pero la sola preocupación revela el concepto que tiene de la pericia diplomática de su gobierno). El bolivariano se expresó solo, ayer. El embajador Daniel Scioli todavía no pudo conseguirle la solidaridad pública de Luiz Inácio Lula da Silva, demasiado absorbido por la campaña presidencial de Brasil.

Máximo Kirchner, en el encuentro con delegados de la UOM
Máximo Kirchner, en el encuentro con delegados de la UOM

En el afán oficial por contener a Cristina, el Presidente empezó a analizar si el indulto será finalmente una salida. Desde la Casa Rosada surgió el martes la versión de que se estaba estudiando y, al enterarse, Cristina urgió a Oscar Parrilli a que descartara de plano la idea de que quiere un perdón institucional.

Fernández aludió al tuit de Parrilli para explicar su posición y desnudó que no había tratado el tema con Cristina. En la entrevista de TN, sin embargo, abrió una puerta inmensa para cambiar de posición en el futuro. “Siempre pensé que el indulto es una rémora de la monarquía. Ese análisis crítico que toda la vida tuve supone el funcionamiento de una justicia en un sistema republicano que funciona a pleno. En verdad nosotros tenemos una justicia que se parece más a la justicia de una monarquía que a la de una república”, dijo.

Juan Martín Mena, el kirchnerista que conduce desde una secretaría el Ministerio de Justicia, tuvo que insistir al día siguiente: “Es una locura hablar de indulto. Nadie cometió un delito”. Pero en el Gobierno nadie se atreve a descartarlo en el futuro.

El miedo opositor

Los jefes de bloque de Juntos por el Cambio presentaron un pedido de juicio político contra Alberto Fernández por su comparación de Luciani con Nisman
Los jefes de bloque de Juntos por el Cambio presentaron un pedido de juicio político contra Alberto Fernández por su comparación de Luciani con Nisman - Créditos: @Ignacio Sánchez

La deriva del cristinismo alarma a la oposición. El mayor miedo que hoy embarga a Juntos por el Cambio es que la vicepresidenta ordene eliminar las PASO para el año que viene y los deje sin un mecanismo incruento para dirimir las profundas diferencias que los dividen. El tema dominó la última reunión de la mesa nacional de la coalición.

La suspensión de las internas en Salta y los proyectos que abundan en distintas provincias son un aviso. Ya hay un equipo del Ministerio del Interior trabajando un borrador que eliminaría o suspendería por única vez las primarias, según alegan los jefes de bloque opositores que hablan con sus colegas peronistas. No saben si es en serio o una amenaza para forzarlos a negociar a futuro leyes que necesiten para encarrilar la economía.

Con Cristina parapetada detrás del peronismo, las PASO resultan prescindibles para el Gobierno. El peronismo territorial hace y deshace a conveniencia en las definiciones locales, sin meterse por ahora en el campo minado del poder nacional. Para Juntos por el Cambio sería una disrupción tremenda verse forzado a resolver un liderazgo alrededor de una mesa.

Las protestas en Recoleta
Las protestas en Recoleta - Créditos: @Santiago Filipuzzi

La otra inquietud opositora es lo que perciben como el fomento desde la cima del poder de un clima violento.

¿Será el desorden callejero una tentación victimista para el kirchnerismo? La dirigencia oficialista lo niega. “La violencia puede ser desestabilizadora, siempre”, enfatiza un veterano dirigente bonaerense que está en la mesa de discusiones.

Es lo que tiene planificar rebeliones desde la cúpula del Gobierno. Quién puede asegurar que el pueblo movilizado no termine por demandar de la peor manera por las promesas incumplidas.