"Es hora de avanzar": Portugal relaja el confinamiento de COVID-19

Catarina Demony y Miguel Pereira
·1  min de lectura
Trabajadores limpiando sillas para abrir la terraza de un restaurante en el primer día de la reapertura tras el cierre del país, en medio de la pandemia de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Lisboa

Por Catarina Demony y Miguel Pereira

LISBOA, 5 abr (Reuters) - Los ojos de Pedro Costa brillaban de alegría cuando Portugal entró el lunes en la segunda fase de relajación del confinamiento de COVID-19, lo que le permitió finalmente dar la bienvenida a los clientes leales a su pequeño kiosco de café en el corazón de Lisboa.

"Este confinamiento fue más doloroso, pero es positivo que estemos reabriendo", dice Costa, de 30 años. "Es el mejor día: el reinicio. Es hora de avanzar y espero que no necesitemos dar un paso atrás".

Portugal impuso un confinamiento en enero para controlar lo que entonces era el peor aumento de COVID-19 del mundo, pero las reglas estrictas se han relajado gradualmente desde el 15 de marzo, cuando reabrieron peluquerías, librerías y escuelas para alumnos más jóvenes.

El lunes, las terrazas de cafés y restaurantes, museos, ferias y mercados no alimentarios, pequeñas tiendas, escuelas intermedias y gimnasios pudieron abrir sus puertas.

En el gimnasio Lemonfit de Lisboa, la coordinadora Joana Silva, de 33 años, está encantada de ayudar a las personas a ponerse en forma después de más de dos meses de cierre.

"El impacto que tuvo el coronavirus en los gimnasios fue devastador", dice Silva, mientras cerca suyo hacen ejercicio los primeros en regresar. "Aún lo estamos evaluando, pero sin duda fue desastroso, no solo a nivel financiero sino también físico y psicológico".

Portugal ha sufrido 823.355 casos de coronavirus y 16.879 muertes, pero las tasas de infección se han ralentizado. Si la situación continúa mejorando, los cines, los centros comerciales, los espacios interiores de los restaurantes y otros negocios no esenciales reabrirán en dos semanas.

(Información de Catarina Demony y Miguel Pereira; Editado en español por Tomás Cobos y Javier Leira)