Hong Kong: hieren a un policía con una flecha y aumenta la violencia en las protestas

LA NACION

HONG KONG.- Granadas lacrimógenas, barricadas, cañones de agua, cócteles molotov y ahora flechas. Las protestasen Hong Kongque comenzaron hace meses se recrudecieron este fin de semana en la zona de Kowloon, donde un policía hoy resultó herido en la pierna por una flecha disparada por un manifestante.

El agente, que fue hospitalizado, estaba desplegado en los enfrentamientos cerca de la Universidad Politécnica, alrededores del principal frente de las protestas prodemocracia en esta excolonia británica.

Asimismo, un vehículo blindado fue incendiado por cócteles molotov cuando intentaba despejar un puente ocupado por militantes cerca del campus, cuando decenas de partidarios del gobierno local prochino intentaron desmontar las barricadas que bloquean uno de los accesos a la isla.

Mientras tanto la Policía buscaba recuperar el control de un puente peatonal y se enfrentó a las bombas de molotov que lanzaban los militantes escondidos detrás de paraguas. También arrojaban piedras con una catapulta.

"Necesitamos una base para guardar nuestro material y descansar en la noche, antes de la batalla de mañana", declaró un estudiante de 23 años de la PolyU que se identificó como Kason.

Hong Kong vive desde junio multitudinarias protestas contra la injerencia de Pekín en este territorio semiautónomo de 7,5 millones de habitantes, que sufre su mayor crisis política desde que en 1997 volviera a la soberanía china.

La crisis entró esta semana en una nueva fase, más radical, con la adopción por los manifestantes de la estrategia de "Eclosión general" ("Blossom Everywhere"), que consiste en multiplicar los bloqueos y los actos de vandalismo, y poner a prueba las capacidades de la fuerza policial.

Estas acciones provocaron el caos en Hong Kong, paralizando casi completamente el metro y provocando el cierre de colegios y centros comerciales.

El sábado, soldados chinos vestidos con pantalones cortos negros y camisetas color oliva salieron brevemente de sus cuarteles para ayudar a limpiar escombros y barricadas dejadas por las protestas. Las salidas del Ejército chino en esta excolonia británica son excepcionales y los militares se mantienen en un discreto segundo plano.

Ante ello, legisladores de oposición emitieron un comunicado criticando al Ejército por sumarse a las operaciones.

La movilización prodemocracia empezó con el rechazo a un proyecto de ley que autorizaba las extradiciones a China continental, donde la justicia está bajo la influencia del Partido Comunista. El texto fue retirado en septiembre, pero los manifestantes ampliaron sus reivindicaciones, que incluyen el sufragio universal para elegir al jefe del ejecutivo de Hong Kong.

Agencias AFP y AP