Hong Kong se aísla en la estrategia "cero covid" mientras la competencia reabre

·4  min de lectura
Habitantes de Hong Kong, portando mascarilla como medida preventiva contra el covid-19, caminan por las calles el 30 de octubre de 2021 (AFP/Bertha WANG)

Mientras la competencia reabre, Hong Kong anunció esta semana el endurecimiento de su ya estricto aislamiento para hacer frente al virus, una decisión que consterna a los directivos de multinacionales que no ven el fin de esta estrategia.

Este centro de negocios en el sureste de China ha conseguido mantener a raya el virus con una de las cuarentenas más severas del mundo, que obliga a la mayoría de viajeros a pasar de 14 a 21 días totalmente aislados en un hotel.

Otros centros financieros como Londres, Nueva York, Tokio o Singapur están empezando a convivir con el virus. Pero esta urbe, que se apoda a sí misma "la ciudad mundial de Asia", toma la dirección contraria.

A principios de semana, su gobierno, supuestamente autónomo pero cada vez más alineado con Pekín, anunció nuevas medidas para crear una burbuja de viaje con la China continental, que atraviesa su cuarto rebrote en cinco meses.

Su jefa ejecutiva Carrie Lam defendió que es "más importante" asegurar la conexión con el resto de China que reabrirse al mundo y que, para ganarse la confianza de Pekín, debían ser más estrictos.

La decisión hizo sonar la alarma entre los ejecutivos, cada vez con más dificultades para retener el talento o reemplazarlo si decide marcharse.

AFP habló con seis curtidos empresarios de compañías internacionales sobre si está en riesgo a largo plazo el estatus de Hong Kong como centro financiero internacional, tal y como advirtió la semana pasada un grupo de presión bancario.

Todos pidieron hablar anónimamente para poder sincerarse.

- Continuo éxodo -

Al principio, la ciudad fue loada por mantener la pandemia alejada, con solo 213 decesos y algo más de 12.000 infecciones para sus 7,5 millones de habitantes.

Pero este optimismo se transformó en temores de que Hong Kong, así como China, sigan encerradas durante gran parte del próximo año.

"Todo el mundo con quien hablo espera que no se levante definitivamente la cuarentena hasta después de los Juegos Olímpicos (de invierno, en febrero en Pekín) o hasta que Xi Jinping no sea reelegido", dice James, un banquero australiano con 30 años de carrera en Hong Kong.

Los líderes chinos se reúnen en octubre para, presumiblemente, otorgar un tercer mandato al presidente Xi y los rumores apuntan a que el régimen comunista no quiere reabrir fronteras hasta pasada esa fecha.

Las habituales fiestas de despedida o la reducción de las listas de espera en las escuelas internacionales apuntan a un pequeño pero continuo éxodo de trabajadores extranjeros calificados de Hong Kong, dice James, "especialmente aquellos con familias".

Un directivo de un banco de inversión global, que hizo llamarse John, asegura haber pasado 49 días en cuarentena en 15 meses y ahora se plantea mudarse a Londres o Singapur.

"Tenemos trabajadores que se van cada mes", dijo. Según él, parece que el gobierno de Hong Kong pone "todas las fichas en una cesta" al priorizar los viajes con China.

Y Philippe, que trabaja en una firma de consultoría, explica que un gran competidor organizó un encuentro de todos sus directivos regionales en Londres.

"Fueron todos excepto el de Hong Kong", indica a AFP.

- "Insostenible" -

Entre las nuevas restricciones anunciadas figura el fin de las pocas excepciones previstas para la cuarentena, entre ellas para grandes empresarios con negocios cruciales para la ciudad.

Las autoridades también indicaron que los pacientes con coronavirus deberán pasar otros 14 días en cuarentena una vez reciban el alta, cláusula criticada por no tener fundamento científico.

Estas incoherencias alimentan las sospechas de que las autoridades usan la pandemia para someter a la población tras las masivas protestas de 2019 y la posterior represión.

Actualmente, 240 personas pueden acudir a un banquete nupcial en interior, pero más de cuatro personas no pueden hacer un pícnic en un parque.

Un estadounidense que trabaja en una empresa de gestión de activos explica que su familia pasó una cuarentena obligatoria por un positivo en su edificio.

De ser optimista al principio de la pandemia, ahora se muestra "profundamente pesimista". "La política del covid se solapa claramente con muchos otros objetivos políticos", dijo a AFP.

Y preguntado sobre cómo afectaría al negocio otro año de restricciones, es diáfano: "Es simplemente insostenible".

jta/dan/dbh/me

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.