Honduras elige a candidatos para elecciones presidenciales de noviembre

Gustavo Palencia
·3  min de lectura
Imagen de archivo. Manifestantes sostienen una bandera nacional hondureña durante una marcha para protestar por la decisión del gobierno del presidente Juan Orlando Hernández de poner fin al mandato de una misión antisobornos en el país respaldada por la Organización de Estados Americanos (OEA), en Tegucigalpa, Honduras. 19 de enero de 2020 REUTERS / Jorge Cabrera

Por Gustavo Palencia

TEGUCIGALPA, 14 mar (Reuters) - Los hondureños votaban el domingo en unas primarias para escoger a los representantes de los tres partidos más importantes del país de cara a las elecciones presidenciales de noviembre, donde se elegirá al sucesor del mandatario Juan Orlando Hernández, acusado en Estados Unidos de crear un "narcoestado".

Hernández, en el poder desde 2014, dejará el cargo tras dos gobiernos consecutivos que se han visto empañados por acusaciones de fraude electoral, corrupción y señalamientos de fiscales estadounidenses de que permitió el trasiego de drogas a través del país a cambio de millonarios sobornos.

Sin embargo, vienen creciendo las preocupaciones de que poco o nada cambie con un nuevo gobierno ya que entre los precandidatos figuran dos investigados por presunta corrupción y un exconvicto por lavado de dinero en Estados Unidos, el mayor socio comercial de Honduras y hogar de la mayoría de la diáspora hondureña.

"Con cualquiera que quede como presidente, vamos a seguir en lo mismo, uno pobre y ellos, los políticos, ricos", dijo a Reuters Néstor Valle, un obrero de 47 años quien trabaja en una zona residencial de Tegucigalpa.

"Yo soy nacionalista (del gobernante Partido Nacional), pero con lo que ha salido (en los medios) que a los candidatos los acusan de corrupción, no voy a ir a votar, y peor el candidato del (partido) Liberal que dicen que lo encarcelaron en Estados Unidos por andar con narcotraficantes", agregó Valle.

En el Partido Nacional, en el poder desde 2010, figuran como precandidatos el presidente del Congreso, Mauricio Oliva, y el alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura, cercanos a Hernández e investigados por el Ministerio Público por presunta corrupción en el manejo de fondos públicos.

Por una nominación en el Partido Liberal compiten el excandidato presidencial Luis Zelaya; Darío Banegas, quien lleva dos períodos como diputado; y el exministro de la presidencia Yani Rosenthal, quien purgó tres años en una cárcel estadounidense por lavado de dinero del narcotráfico.

Rosenthal, sin embargo, ha dicho que la acusación de "lavado de activos" le fue retirada y, finalmente, se le condenó por "transar con bienes de procedencia ilegítima".

En el izquierdista Partido Libertad y Refundación (Libre), entre los cuatro aspirantes se encuentra Xiomara Castro, esposa del derrocado expresidente Manuel Zelaya, acusado por el narcotraficante Devis Rivera de haber recibido medio millón de dólares para que nombrara a un primo suyo como ministro de Seguridad. Zelaya ha negado las acusaciones.

Semanas después de destinar 4,000 millones de dólares para los próximos cuatro años para atender las causas de la migración centroamericana, el gobierno del presidente Joe Biden dijo que estaba limitando drásticamente la cantidad de dinero que irá a los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala.

Roberta Jacobson, coordinadora de asuntos para la frontera sur de Estados Unidos, precisó esta semana que el dinero no irá a los líderes de los gobiernos centroamericanos, por el contrario, será destinado a las comunidades y organizaciones no gubernamentales para atacar el cambio climático y la violencia.

Los resultados de los comicios, en los que están habilitados para votar 4,8 millones de hondureños, se esperan para la próxima semana. Además, se elegirán candidatos para 298 alcaldías, 128 diputaciones y 20 miembros del Parlamento Centroamericano (Parlacen) para las elecciones del 28 de noviembre.

La pandemia del coronavirus golpeó fuertemente la economía hondureña y dos potentes huracanes a fines del año pasado agravaron la crisis que podría incrementar la pobreza al 70% de sus 9,5 millones de habitantes.

(Editado por Diego Oré)