Honduras: campesinos lanzan ocupaciones simultáneas de tierra

Por ALBERTO ARCE

TEGUCIGALPA (AP) — Varios miles de campesinos ocuparon de manera coordinada la madrugada del miércoles alrededor de 12.000 hectáreas de tierra cultivable en diversos departamentos de Honduras coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Lucha Campesina en lo que constituye la mayor toma de tierras de la historia del país.

Marvin Morales, líder de la toma de la Finca San Manuel, que se extiende en el margen del río Ulúa, en el departamento norteño de Cortés, dijo a The Associated Press por vía telefónica que "alrededor de la 1.00 AM hemos recuperado 2.500 hectáreas empujados por el hambre, y no por la política".

Morales denunció que se encuentran rodeados por alrededor de 150 policías y militares. "Nos han quitado los instrumentos de trabajo y parte de la comida que traíamos, para hostigarnos". Pidió "a las organizaciones internacionales que intervengan para evitar que se desate un desalojo armado".

The Associated Press no ha podido verificar de manera independiente el dispositivo de las fuerzas de seguridad, pero la prensa local informó de movimiento de policía antimotines en dirección al lugar.

Morales insistió en que "nosotros no estamos armados y no somos violentos".

La ocupación de tierras tiene lugar en medio de una escalada de violencia en el Valle del bajo Aguán, centro de la conflictividad agraria hondureña, donde han muerto en una semana seis personas en hechos violentos y las cifra de fallecidos aumenta a 55 en los dos últimos años, entre campesinos, guardias de seguridad de las fincas y militares.

Campesinos del Bajo Aguán han participado en las tomas de tierra de esta madrugada en "calidad de apoyo" y "para ofrecer solidaridad según los dirigentes de las ocupaciones de fincas en el departamento de Cortés.

La portavoz de la organización internacional Vía Campesina, Mabel Márquez, que coordina la acción informó que las fincas ocupadas se encuentran en los cuatro puntos cardinales de Honduras, Cortés y Yoro al Norte, Santa Bárbara e Intibucá al oeste, Choluteca al sur y Comayagua y Francisco Morazán en el centro.

Vía Campesina es una coalición internacional de organizaciones campesinas que agrupa en Honduras al menos a 13 organizaciones locales que se han coordinado para desarrollar esta acción.

El portavoz del ministerio de seguridad, Héctor Mejía, aseguró que será el Ministerio Público "que deberá recibir las denuncias de los propietarios de la tierra y decidir que acciones tomar".

Los portavoces del Ministerio Público en Tegucigalpa y en Cortés confirmaron a la AP que no hay ninguna denuncia interpuesta por el momento, aunque podrían ser presentadas en el transcurso del día.

Márquez negó "las acusaciones aparecidas en la prensa local de que los campesinos portan armas o han utilizado la fuerza para llevar a cabo las recuperaciones de tierras".

Señaló que las organizaciones no descartan un intento de desalojo por las autoridades, "pero desde el momento en que decidimos lanzar el movimiento asumimos todas sus consecuencias".

El dirigente de Vía Campesina Rafael Alegría anunció que esperan reunirse con el Secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, para hacerle saber que "las tierras ocupadas son nacionales y que la policía no puede ni debe desalojar a las 3.000 familias campesinas que en este momento las mantienen en posesión... Exigimos al gobierno de la república la inmediata titulación y entrega de esas tierras".

Alegría convocó al ejecutivo a que se abra "un diálogo nacional, a fin de darle una solución definitiva al conflicto de tierras". Ninguna institución del estado ha respondido por el momento a la convocatoria de diálogo realizada por las organizaciones, según Márquez.

De acuerdo con cifras de las Naciones Unidas, 53% de la población hondureña vive en el medio rural y según la Comisión Económica para América Latina, 72% de los hogares rurales hondureños son pobres.

El defensor del pueblo Ramón Custodio señaló que debido la falta de reglamentación de una ley de reforma agraria y la ausencia de tribunales para su ejecución "ha predominando más el pleito por la tenencia de la tierra que la necesidad y la utilidad pública".

Opinó que el ejecutivo "ha generado mucha confusión" con el nombramiento de comisiones y al "anunciar oficialmente la expropiación como posible solución, abriendo y cerrando supuestas negociaciones, improvisando operativos y otros tantos desaciertos propios del dejar hacer y dejar pasar".