Honduras puede afrontar en 2020 una epidemia de dengue más grave que la de 2019

Agencia EFE

Tegucigalpa, 29 ene (EFE).- Honduras puede afrontar este año una epidemia de dengue "más grande" que la de 2019, cuando hubo 180 muertos, por lo que las autoridades sanitarias han vuelto a encender las alarmas ante la proliferación del mosquito Aedes aegypti, dijo en entrevista con Efe el viceministro de Salud, Roberto Cosenza.

El país registra un promedio de mil casos sospechosos de dengue a la semana, de ellos 80 son del grave o hemorrágico, indicó Cosenza, un especialista en cardiología y enfermedades infecciosas.

Ante esta situación, las autoridades mantienen una alerta epidemiológica y han activado un plan preventivo para la adquisición de material médico, la formación de especialistas y la puesta en marcha de medidas como la eliminación de los focos del mosquito.

"Hemos redoblado esfuerzos y estamos implementado otras estrategias como gobierno", pero también se requiere "la participación" de la población, subrayó el funcionario.

Datos de la Secretaría de Salud muestran que tres personas han muerto a raíz del dengue en lo que va de enero de 2020, mientras que las autoridades investigan otros dos casos sospechosos.

En total se registran en la tercera semana epidemiológica de este año 3.232 casos de personas infectadas por el virus, de ellos 275 son del hemorrágico.

CONCIENCIA EN LA POBLACIÓN

Cosenza, que se graduó como médico en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), un proyecto gratuito de formación impulsado por el fallecido Fidel Castro, advirtió que de continuar la tendencia de casos de dengue Honduras podría afrontar "una epidemia más grande" a la registrada el año pasado.

Honduras sufrió en 2019 la peor epidemia de dengue de su historia, con 112.708 enfermos casos registrados y 180 muertos en un país de más de 9,2 millones de habitantes.

El dengue es una enfermedad "multifactorial", por lo que el combate al mosquito depende del esfuerzo de las autoridades y "la conciencia" de la población, añadió.

La población del mosquito debe ser controlada en los primeros seis meses del año, para frenar el número de enfermos y evitar "una epidemia más grande" que la del año pasado, insistió el alto cargo.

Las autoridades sanitarias, señaló, están "activadas para darle una respuesta" a las personas infectadas, pero "necesitamos la participación de la población en las medidas de prevención".

DETECCIÓN TEMPRANA

En su opinión, uno de los retos de Honduras para evitar la propagación del dengue sigue siendo la detección temprana de los criaderos del "Aedes aegypti", transmisor además del zika y el chikunguña.

Cosenza indicó que el dengue cuenta con cuatro tipos de virus y aseguró que las personas que padecieron ya la enfermedad son "susceptibles" a contraer el hemorrágico, la variante letal del virus, que se contagia a través de la hembra del Aedes aegypti.

El Gobierno activó a inicios de enero el Sistema Nacional de Gestión de Riegos (Sinager) para coordinar y reforzar las medidas preventivas ante la propagación del dengue en el país.

Las autoridades sanitarias mantienen además habilitadas alrededor de una veintena de unidades para atender a los pacientes con dengue grave y evitar que más personas mueran a causa de la enfermedad.

LA PREVENCIÓN INICIA EN CASA

El dengue "es prevenible", subrayó Cosenza, quien destacó que la prevención inicia en cada casa e hizo un llamamiento a la ciudadanía a integrarse a las labores de control del mosquito.

Recomendó a las familias mantener limpios los patios, no guardar agua en recipientes al aire libre, eliminar los criaderos y acudir a los servicios médicos cuando detecten alguno de los signos de alarma, como fuertes fiebres, dolor de cabeza intenso, náuseas, vómitos o dolores abdominales.

El funcionario anunció que el Gobierno invertirá en los próximos seis meses alrededor de 1,5 millones de dólares en la compra de insumos médicos para abastecer los hospitales y centros de salud.

Grupos de fumigación y abatización, así como enfermeras, se movilizan para sensibilizar a los hondureños, indicó Cosenza, quien pidió a la población que permita la entrada a sus viviendas de las brigadas.

(c) Agencia EFE