Homenaje en Sao Paulo a un adolescente muerto presuntamente a manos de un policía

Agencia EFE

Sao Paulo, 21 jun (EFE).- Una marcha silenciosa celebrada en una barriada del sur de Sao Paulo rindió tributo este domingo al adolescente negro de 15 años muerto hace una semana, supuestamente a manos de un policía brasileño que está actualmente arrestado.

La marcha, que reunió a unas 250 personas en la zona de Vila Clara -donde residía el joven-, contó con numerosos carteles de denuncia al racismo y contra la violencia policial.

Amigos del adolescente, identificado como Guilherme Silva Guedes, caminaron en silencio portando velas en señal de luto.

El agente arrestado sospechoso de matarlo es un sargento de la Policía Militar de Sao Paulo que fue detenido este miércoles.

La corporación sostuvo en un primer momento que ninguno de sus agentes se encontraba en el lugar del suceso el domingo, aunque luego corrigió y reconoció la presencia de dos de sus agentes, que en ese momento estaban de licencia y sin uniforme.

Los días posteriores al fallecimiento del joven, que apareció muerto con dos disparos en la cabeza, provocaron protestas de decenas de personas en las calles de la barriada de Americanópolis, que alberga la zona de Vila Clara.

En la noche del lunes pasado, esas protestas desembocaron en disturbios con la policía y se llegaron a incendiar siete autobuses del transporte público.

Según datos oficiales, el número de personas muertas a manos de policías militarizados, encargados de patrullar las calles, y civiles, que investigan los delitos, creció en la región de Sao Paulo un 31 % entre enero y abril pasados con respecto al mismo periodo de 2019.

Esa violencia suele ser más recurrente en las periferias y favelas de Brasil, cuyas poblaciones son mayoritariamente negras.

MENORES MUERTOS EN OPERACIONES POLICIALES

Otro mediático caso reciente fue el del también adolescente negro João Pedro Mattos, de 14 años, quien murió el pasado mayo a balazos en su propia casa durante un operativo que ocurrió en la zona metropolitana de Rio de Janeiro.

El trágico episodio sucedió cuando el país todavía intenta digerir la muerte de Ágatha Félix, una niña de 8 años asesinada por una "bala perdida" en septiembre del año pasado durante una operación policial en una favela del norte de Rio.

La policía de esta región, una de las más pobladas del país, mató en 2019 a 1.810 personas durante operativos, un récord nunca antes visto.

(c) Agencia EFE