Homenaje. El espíritu solidario de Báez Sosa fue recordado con una colecta

Sebastián Poleri
·4  min de lectura

Hace un año fue asesinado Fernando Báez Sosa. Los golpes y patadas recibidos por ese adolescente de 18 años en Villa Gesell conmovieron a la sociedad al viralizarse en la redes sociales una de las grabaciones de ese artero ataque por el que ocho jóvenes de Zárate están detenidos desde ese 18 de enero pasado. Miles marcharon ese verano en reclamo de Justicia. La familia de Báez Sosa y sus amigos buscaron recordarlo con un evento solidario, ya que Fernando acostumbraba participar en esa clase de convocatorias.

"Es una emoción muy grande estar acá, Fernando era un chico muy solidario que siempre ayudaba a los demás. Hoy estamos aprendiendo de él", dijo Silvino Báez, el padre de la víctima, mientras colaboraba con la recepción de alimentos y útiles escolares en el Parque Rivadavia. Hasta allí llegaron centenares de personas que aportaron lo que pudieron con la intención de acompañar a los padres de Báez Sosa.

Fernando Báez Sosa. Un año después, los acusados siguen aislados en la prisión

"El día que nosotros estemos un poquito mejor, vamos a seguir la obra de Fernando. Su sueño era ayudar a los demás, a los que menos tienen, nosotros lo acompañábamos desde casa y ahora queremos tratar de hacer algo parecido. Anoche estaba lloviendo, le hablé a Fer y le avisé: hoy tenemos sol a pleno, creo que el está acá presente", expresó Silvino, vestido con una remera blanca y la imagen estampada de su hijo con la leyenda "Justicia por Fernando".

Julieta Rossi, la novia de Fernando, coordinó la recepción de las donaciones en el stand donde los amigos y compañeros del colegio Marianista, desinfectaban con alcohol cada paquete donado.

Detrás de una máscara protectora de plástico y el barbijo sus ojos denotaban algo de cansancio. Sin querer ahondar sobre el homicidio, la joven enfatizó que Fernando "era de verdad muy solidario", y recordó cómo trabajaron juntos en causas sociales. Las bolsas del otro lado del mostrador se fueron llenando incesantemente con lo que las personas alcanzaban a los 15 jóvenes de entre 18 y 20 años que organizaron la convocatoria.

"Desde el primer día la gente empatizó mucho con todos nosotros. Las personas se dieron cuenta y nos apoyaron para honrar la solidaridad y el recuerdo de Fer. Yo participé con él en el Proyecto Servir hace unos años. Como todos buscamos justicia, ese es nuestro pedido y actuamos acorde al contexto de la pandemia, pero también de solidaridad y de trabajar para el otro", explicó Sofía, de 20 años y amiga del chico asesinado en Villa Gesell.

"Fernando Báez Sosa no se olvida: Justicia es perpetua", se consignó en el cartel ubicado en el stand, donde bajo muchas familias dejaron sus donaciones.

Natalia vive Merlo y se levantó a las 6 para concurrir al evento en el barrio porteño de Caballito. Se encontró con Federico, de Villa Luro, en el tren Sarmiento y juntos llegaron al parque poco antes de las 10, también vestidos con remera en las que se exhibían los pedidos de Justicia y de prisión perpetua para los responsables del crimen.

"Están los audios, los videos, los testigos, las pruebas. Tienen que ir todos presos, nosotros confiamos que va a ser así y que se va a hacer justicia", afirmaron esos jóvenes.

El embajador de Paraguay, Julio César Vera, también se acercó a la colecta solidaria y, en diálogo con LA NACION, consideró que la masiva asistencia "demuestra la solidaridad del pueblo argentino y los compatriotas paraguayos, al acompañar a unos padres desconsolados".

El diplomático agregó: "Pasé por la pérdida de un hijo en otras circunstancias, sé por lo que están pasando Graciela y Silvino. Al perder un hijo uno se siente vacío. Estimo que va a haber justicia. No conozco el expediente, pero entiendo que se está actuando para que así sea, por lo que tengo mucha fe de que los responsables sean condenados".

ADN del crimen. Báez Sosa, el asesinato más filmado en la historia penal

En Paraguay la repercusión del hecho fue tan grande, que hasta ciudadanos del vecino país -de donde son oriundos los Báez Sosa- viajaron para acompañar a la familia, "Cuando vi la noticia y la forma de cómo mataron a Fernando, me impactó muchísimo. Entonces tomé la determinación de venir para que los padres sepan que no están solos. Él era un chico de gran corazón, se lo dije a los padres, en esto no hay perdón", comentó Rosalba Vázquez, locutora y periodista de Asunción que viajó especialmente para este aniversario del asesinato que la conmovió,

También la actriz paraguaya Loren Acuña, que reside aquí, llegó al Parque Rivadavia con la consigna de apoyar, acompañar y solidarizarse con la familia de Fernando. Su enojo e indignación se apunta contra los padres de los autores de la mortal golpiza. "Los papás de esos chicos también son responsables. Acá hoy una familia vive un calvario", dijo Acuña y agregó que sintió más de cerca la tragedia de los Báez Sosa porque su hija asistió hace algunos años al Colegio Marianista, donde estudiaba Fernando.