Hombres armados rodean cancillería libia

MÁS DESTACADO EN AMÉRICA LATINA

TRIPOLI, Libia (AP) — El primer ministro libio advirtió de una peligrosa situación de seguridad el domingo después que hombres armados bloquearon el acceso al Ministerio de Relaciones Exteriores y tomaron por asalto el Ministerio del Interior y una estación de televisión estatal.

Dos años después de concluida la guerra civil, Libia tiene problemas para mantener la seguridad, crear un ejército unificado y controlar las guerrillas, que incluyen rebeldes que combatieron contra el dictador Moamar Gadafi en 2011.

Unos 200 hombres armados rodearon el edificio de la cancillería en Trípoli, exigiendo que el ministro contrate a ex combatientes que ayudaron a derrocar a Gadafi. Los hombres alegan que muchos partidarios del antiguo régimen todavía ocupan cargos de importancia en el Ministerio y sus misiones en el exterior.

Aproximadamente 38 camiones, algunos con ametralladoras, rodearon el edificio durante todo el día. Después del anochecer, todavía bloqueaban el acceso a la instalación.

Algunos en Libia piden una ley de aislamiento político que prohibiría el acceso de miembros del antiguo régimen a cargos políticos. Otros responden que tal ley significaría la expulsión de tecnócratas experimentados, entre ellos el primer ministro, quien sirvió bajo Gadafi hace años.

En otra acción el domingo, varios hombres armados entraron en la sede del Ministerio del Interior, que supervisa a la policía, y obligaron a los empleados a salir. Los hombres alegan que el Ministerio no les está pagando sus salarios, según un funcionario del Ministerio que habló a condición de no ser identificado por temor a represalias.

Además, hombres armados tomaron el principal canal de televisión estatal, al-Wataniya, y obligaron a los empleados a abandonar la instalación. Los programas en vivo se cancelaron y el canal sólo trasmitía videos de archivo el domingo. De manera similar a los que rodean la cancillería, los hombres exigían la salida de la estación de funcionarios de la era de Gadafi. La estación salió del aire temporalmente hace poco tiempo cuando empleados protestaron contra el hecho de que sean milicias populares las que custodian el edificio, en vez de fuerzas regulares del gobierno.

No estaba claro de inmediato si los hombres armados coordinaron sus acciones el domingo.

El primer ministro Alí Zidan dijo a los reporteros en Trípoli que la situación de seguridad es peligrosa, pero no llegó a identificar qué guerrillas o grupos armados estaban detrás de los incidentes.

"Si la situación persiste, afectará la imagen de Libia y llevará a que compañías extranjeras se marchen y las embajadas cierren", advirtió.

El propio Zidan fue acosado en su oficina el mes pasado por guerrilleros tras dar declaraciones en que amenazó con solicitar asistencia al extranjero para enfrentar a los grupos armados.

La agitación del domingo hizo que el Parlamento libio suspendiera la discusión de las protestas por parte de oficiales militares que exigen la renuncia del jefe del Estado Mayor, general de división Yussef al-Mangush. Se cree que algunas milicias prefieren que al-Mangush siga en el cargo porque no ha podido reemplazar a las milicias con una fuerza unificada.

Cargando...