Hombres armados abren fuego contra sacerdote en Chilapa

·2  min de lectura

CHILPANCINGO, Gro., julio 29 (EL UNIVERSAL).- El sacerdote Felipe Vélez Jiménez fue atacado a balazos ayer por la tarde en el punto conocido como Los Claveles, en Chilapa, Guerrero. Según el reporte de la Fiscalía General de Estado (FGE), alrededor de las 12:20 de la tarde el clérigo salía de Chilapa hacia Chilpancingo a bordo de una camioneta, cuando hombres armados lo atacaron a balazos. El sacerdote resultó herido: una bala le impactó el pómulo derecho.

"El padre está en terapia intensiva. Fuera de peligro. Uno de los disparos impactó en el pómulo", indica el reporte. Tras el ataque, Vélez Jiménez, párroco de la iglesia de San Gerardo, en Iguala, se trasladó al Hospital General de Chilapa para recibir atención; después fue enviado a Chilpancingo.

El sacerdote, de acuerdo con el reporte, había acudido a Chilapa a atender un asunto personal; hace tres años fue párroco en ese municipio, en la iglesia del barrio del Dulce Nombre.

Actualmente, en su parroquia, la iglesia de San Gerardo, colectivos de familiares de personas desaparecidas reciben apoyo como estancia.

Tierra "sin Dios"

La violencia que se vive en Chilapa convirtió al municipio en un punto hostil hasta para los sacerdotes. En el corredor que va de la comunidad de Atzacoaloya, en Chilapa, hasta el municipio de José Joaquín Herrera, donde policías comunitarios de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) y la organización criminal Los Ardillos mantienen una disputa, sacerdotes han sido retenidos, incluso el obispo emérito Salvador Rangel Mendoza.

Hace semanas, cuando Los Ardillos atacaron hasta con drones a las comunidades donde opera la policía comunitaria, los sacerdotes dejaron de oficiar misa por precaución. "En esos pueblos yo fui retenido por hombres con armas largas, presumo que eran comunitarios, pero no puedo asegurarlo, porque traen cuernos de chivo, eso fue hace un año", contó uno de los sacerdotes.

El obispo emérito narró que también fue retenido por los comunitarios porque lo acusaron de "estar con los contrarios" y de que durante su gestión en la Diócesis Chilpancingo-Chilapa intervino ante organizaciones criminales para evitar que asesinaran a dos sacerdotes.

En noviembre de 2014, en la comunidad de Ocotitlán, en Chilapa, fue hallado dentro de una fosa clandestina con otros seis cadáveres el sacerdote ugandés John Ssenyondo. Además, en los últimos años han sido asesinados otros dos sacerdotes: Iván Añorve y Germaín Muñoz, en Taxco.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.