Un hombre sobrevive al ataque de una osa tras seguir el consejo de su novia de golpearla en la cara

Andi Beauer esperando a que llegue ayuda tras ser atacado por una osa (Foto: SWNS).

Un hombre ha sobrevivido al ataque de una osa tras seguir el consejo de su novia y golpearla en la cara.

Andi Bauer, de 26 años, y Lara Booth, de 23 años, estaban haciendo una excursión por unas montañas rumanas cuando se vio a un metro de una osa y dos cachorros.

La bestia se dirigió al estudiante de doctorado con actitud protectora y apretó su pierna derecha entre su mandíbula, zarandeándolo de un lado al otro.

Booth, quien caminaba a seis metros detrás de él, le gritó “golpéalo en el ojo” y Bauer lanzó su contraataque cuando el oso intentó arremeter de nuevo.

Luego la osa huyó y Booth detuvo el sangrado de la pierna de Bauer usando sus calcetines mientras buscaba señal en el celular para pedir ayuda.

Andi Beauer y su novia Lara Booth de excursión antes del ataque (Foto: SWNS).
Andi Beauer en un hospital de Rumanía tras ser atacado por una osa (Foto: SWNS).

Un helicóptero lo llevó al hospital, donde los médicos tuvieron que ponerle algunas varillas de fijación en la pierna, que estaba fracturada por tres lugares distintos.

La pareja dijo que se sentía afortunada de estar viva.

Bauer, de Alemania, dijo: "Estaba en estado de shock, así que ya no recuerdo el dolor, sino a esa osa mamá a un metro de mí. Fue muy fuerte”.

"Estaba de espaldas a mí, por lo que cuando la vi saltando hacia mí, simplemente no tuve tiempo de pensar qué hacer”.

"Me mordió la pierna, la sostuvo, me arrastró y me tiro. Gritaba pidiendo ayuda, pero no había nada que nadie pudiera hacer”.

"La osa me soltó y luego Lara me dijo que la golpeara en la cara. La golpeé y luego se marchó. Supongo que tuve suerte por cómo terminó, pero hubiera tenido más suerte si no me hubiera atacado".

Booth, de Cambridge, dijo: "Me quedé helada de miedo cuando vimos los osos”.

Andi Beauer sostiene su mano ensangrentada después del ataque (Foto: SWNS).

"Seguro que me he quedado inútil, le gritaba a Andi todo el tiempo. Mantener la calma durante un ataque así es difícil. Hice lo mejor que pude”.

"Luego recordé que se supone que hay que golpear a un oso en la cara, así que grité eso, la osa se dio vuelta y lo dejó”.

"Andi tiene mucha suerte de estar vivo".

La pareja fue atacada en mayo cuando estaba haciendo una excursión en la cordillera de los Cárpatos, en el sur de Rumania.

Ross McGuinness