El hombre más rico del mundo, un príncipe saudí y un sorprendente 'hackeo'

El fundador de Amazon, Jeff Bezos, considerado el hombre más rico del mundo, ha sido víctima de un elaborado espionaje digital. Su móvil fue hackeado en 2018 y, según se ha sabido ahora gracias a un informe elaborado por la Organización de Naciones Unidas, detrás de esta acción podría estar el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, según destapó The Guardian. La razón de este spyware podría estar en la relación de Bezos con el diario The Washington Post, de su propiedad y donde se publicaban los artículos de Jamal Khashoggi, asesinado en octubre de 2018 en el consulado De Arabia Saudí en  Estambul (Turquía). Un escándalo de escala global que tiene muy preocupados a los expertos de la ONU, que temen que pueda afectar a otras figuras relevantes que han tenido relaciones con el príncipe, como el presidente de EE UU Donald Trump. Son muchos los mandatarios internacionales que han tenido relación con el príncipe saúdí, y entre ellos está Felipe VI y la reina Letizia, que le han recibido en el Palacio Real.

El príncipe  Mohammad bin Salman

La investigación de la ONU sobre el ataque al dueño de Amazon incluye un análisis encargado por el propio Bezos y completado por la consultora de ciberseguridad FTI Consulting. La ONU ha dejado claro que las conclusiones no son definitivas y que la atribución no es segura al cien por cien y algo parecido ha dicho FTI en un comunicado: “No comentamos, confirmamos ni negamos compromisos de clientes o posibles compromisos". La embajada de Arabia Saudí negó estas acusaciones el martes por la noche: “Los informes recientes de los medios que sugieren que el Reino está detrás de un hackeo del teléfono del Sr. Jeff Bezos son absurdos".

Todo empezó en 2018

El hackeo al móvil de Bezos se remonta a la primavera de 2018, momento en el que el príncipe heredero de Arabia Saudí invitó a Bezos a una cena en Los Angeles. Cenaron juntos el 4 de abril, se intercambiaron sus números de móvil, y esa misma noche Salman escribió por WhatsApp a Bezos, un hecho que no debería tener, en principio, ninguna trascendencia. Casi un mes después, el 1 de mayo, llegó otro mensaje al móvil de Bezos, con un vídeo en formato MP4. Según ha revelado el informe encargado por el propio Bezos, a partir de ese momento su iPhone X comenzó a transmitir una gran cantidad de datos, aunque él no lo percibió nada extraño y siguió usando su móvil con normalidad.

Octubre de 2018: asesinato de Jamal Kashoggi

En Octubre de 2018 se produjo el asesinato de Jamal Khashoggi, el periodista y disidente saudí que publicaba sus artículos en The Washington Post. Y esa parece, según todos los indicios, la vinculación entre el espionaje sufrido por Bezos y el caso Kashoggi: la publicación de artículos cuyo contenido no debía ser del agrado del príncipe saudí y su entorno en el diario propiedad de Bezos. Para entonces los piratas informáticos habían logrado ya acceder a los archivos y aplicaciones del fundador de Amazon y tenían toda esa la información sobre su vida y sus negocios en sus manos.

Hasta febrero de 2019

El espionaje digital se mantuvo activo hasta febrero de 2019, según ha desvelado el análisis forense del teléfono de Bezos que ha publicado Naciones Unidas. No fue fácil dar con el código malicioso insertado en el vídeo que se envió desde el móvil de Salman al de Bezos. Se hizo con un programa de descarga encriptado en un servidor de WhatsApp, según se especifica en el informe, elaborado por un exagente del FBI. El informe apunta directamente a un estrecho colaborador del príncipe saudí, Saud al Qahtani. "Esta vigilancia informada del Sr. Bezos, supuestamente a través de un software desarrollado y comercializado por una empresa privada y transferido a un gobierno sin control judicial de su uso, es, de ser cierto, un ejemplo concreto de los daños que resultan de la comercialización y venta sin restricciones, y el uso de spyware”, señala el comunicado de los relatores especiales de Naciones Unidas David Kaye y Agnes Callamard.

Desde los inicios de su relación con Lauren Sanchez

En noviembre de 2018, un mes después del asesinato de Khashoggi en Estambul, el dueño de Amazon recibió una foto de una mujer que se parecía a Lauren Sanchez, su actual pareja, con la que entonces ya tenía una relación aunque aún no había salido a la luz. Y el mensaje llegaba, presuntamente, desde la cuenta del príncipe saudí. La foto iba acompañada de este mensaje: "Discutir con una mujer es como leer un acuerdo de licencia de software. Al final tienes que ignorarlo todo y clicar 'de acuerdo". Bezos negociaba entonces el acuerdo de divorcio con su exmujer, un acuerdo con cifras millonarias, como corresponde al hombre más rico del mundo, que no se hizo público hasta enero de 2019.

El dueño de Amazon acusó entonces al National Enquirer de intento de extorsión por haberle amenazado con publicar fotos y mensajes sexuales suyos. Pero no se arredró, y continuó con su vida como si nada de esto hubiera pasado. Desde entonces, hemos seguido viendo a Bezos junto a Lauren Sanchez, la pareja ya no tiene miedo de mostrar su amor en los más variados rincones del mundo. Por eso, un año después de que el empresario anunciara a través de un comunicado el fin de sus 25 años de relación con Mackenzie Tuttle, con la que tuvo cuatro hijos, se ha dejado ver con Lauren en Wimbledon, disfrutando de un partido de tenis, sin dejar de darse besos y hacerse arrumacos, o esta misma semana en la India, en el grandioso Taj Mahal. 

Lauren Sanchez y Jeff Bezzos, en Wimbledon

Jeff Bezos y Lauren Sanchez

Un amor internacional: Jeff Bezos revoluciona la India con Lauren Sanchez

Jeff Bezos, fundador de Amazon, se separa de su mujer tras 25 años casados

Lo peor de todo este asunto es que Jeff Bezos parece ser solo una víctima más del espionaje. Varios amigos y colaboradores de Jamal Khashoggi también sufrieron el hackeo de sus móviles a través de WhatsApp y mensajes de texto. Por otro lado, Facebook, actual propietaria de WhatsApp, ha denunciado a NSO por usar su plataforma para difundir este software malicioso. Los móviles que todos utilizamos tienen poco que hacer ante ataques digitales de este tipo, aunque sorprenda que algo así haya podido ocurrirle al hombre más rico del mundo.