El hombre más rico de Asia, un cochebomba y un asesinato: el extraño caso que tiene a un país en vilo

Mayank Bhagwat, Amruta Durve
·7  min de lectura
La lujosa casa de 27 pisos de Ambani, en Bombay, cerca de donde hallaron explosivos
Instagram @nitaambani9

BOMBAY.- En la mañana del 25 de febrero fue hallado un vehículo cargado de explosivos en el corazón de Bombay, cerca de la casa de Mukesh Ambani, el hombre más rico de Asia.

En los días siguientes apareció el cuerpo del presunto propietario del vehículo y, según reporta la prensa, un oficial de policía que conocía al fallecido fue arrestado.

Detectives federales se pusieron a investigar un misterio que rápidamente se ha convertido en una especie de novela policial con muchos cabos sueltos.

Colapso en Brasil: por primera vez faltó oxígeno en San Pablo para tratar pacientes con coronavirus

Según la policía de Bombay, el personal de seguridad de Antilia, la opulenta residencia de 27 pisos de Ambani, reportó la presencia de una camioneta todoterreno Scorpio de color verde estacionada cerca de la mansión en la mañana del 25 de febrero.

En el interior encontraron 20 barras de gelignita que pesaban alrededor de 2,5 kg.

En julio pasado, Mukesh Amabi superó al chino Jack Ma y se convirtió en el hombre más rico de Asia
Facebook Mukesh Ambani


Mukesh Ambani, el hombre más rico de Asia (Facebook Mukesh Ambani/)

La gelignita, inventada por el químico sueco Alfred Nobel, es un explosivo barato que requiere de un detonador.

Las barras no estaban conectadas entre sí ni a ningún dispositivo.

Un experto en balística le dijo al diario India Today que los explosivos, si hubieran detonado, habría sido “suficientes para hacer estallar el automóvil”.

También se encontraron en el vehículo cinco placas de matrícula y una nota dirigida a Ambani y su esposa, Nita.

Confusión y la frustración: un tercio de los franceses vuelven al confinamiento

“Esto es solo una muestra, la próxima vez conectaremos (todos estos explosivos) y vendremos. Hemos hecho arreglos para hacer estallar a toda su familia”, decía la nota.

Ambani, quien es presidente de Reliance Industries, tiene una fortuna estimada de más de US$76.000 millones. El negocio principal del grupo es la refinación de petróleo, pero también tiene importantes inversiones en otros sectores, incluyendo el comercio minorista y las telecomunicaciones.

La policía de Bombay verificó imágenes de cámaras de seguridad de la noche en que el misterioso vehículo apareció frente a la residencia de Ambani en Carmichael Road, un exclusivo barrio residencial salpicado de lujosos bungalows y edificios de apartamentos.

Las imágenes mostraron al Scorpio esperando en un cruce concurrido, a unos 15 km de la residencia de Ambani alrededor de la medianoche.

A las 01:40 hora local, otro vehículo todoterreno blanco marca Toyota se unió al Scorpio y ambos condujeron por calles desiertas hasta Carmichael Road, donde Ambani y su familia han vivido durante los últimos diez años.

Ambos vehículos llegaron al lugar alrededor de las 2.30 hora local. El Toyota siguió al Scorpio cargado de explosivos, que se detuvo a unos 500 metros de la casa de Ambani.

Las imágenes muestran luego a un hombre con equipo de protección saliendo del Scorpio y que entra al Toyota.

Luego de eso, el Toyota partió y fue detectado poco después en la autopista e ingresando a un suburbio llamado Thane, antes de salir de la cobertura de las cámaras de seguridad.

La muerte del empresario

La policía rastreó al Scorpio abandonado hasta Mansukh Hiren, un empresario local que era dueño de una tienda de accesorios para automóviles en Thane.

Al ser interrogado, Hiren dijo a los investigadores que el vehículo pertenecía a otro hombre que no le había pagado por un trabajo de renovación del vehículo. Por ello se había “apoderado” de la camioneta.

Hiren también señaló a la policía que el 17 de febrero viajaba por una autopista cerca de Bombay cuando la dirección del automóvil se trabó.

Estacionó el vehículo en los carriles de seguridad de la autopista y se fue a casa, afirmó.

Cuando regresó a la mañana siguiente para recoger el auto no estaba allí. Hiren presentó entonces una denuncia policial en la comisaría más cercana.

El caso del vehículo cargado de bombas frente a la casa de Ambani provocó rápidamente una tormenta política en el estado de Maharashtra.

El 5 de marzo, un líder de la oposición dijo que Hiren debía recibir protección, ya que era un testigo clave en el caso.

Horas después, los noticieros informaron que el cuerpo de Hiren había aparecido a orillas de un arroyo cerca de Bombay.

La policía afirmó que en la noche del 4 de marzo Hiren salió de su tienda hacia su hogar.

Al llegar a su casa, el comerciante dijo a su familia que había recibido una llamada de un policía llamado “agente Tawde” y que iba reunirse con él.

Hiren no regresó esa noche a casa y al día siguiente su familia lo denunció como desaparecido.

La policía señaló más tarde que Hiren se había ido de casa a las ocho de la noche y que su teléfono fue apagado poco más de tres horas después.

Aún se desconoce la identidad del policía con el que Hiren dijo que se iba a reunir.

La policía informó luego sobre un cadáver que había aparecido en las orillas de un río.

El cuerpo hinchado “tenía cuatro o cinco pañuelos” atados alrededor del rostro.

Un informe postmortem preliminar sugirió ahogamiento como causa de muerte.

La policía de Bombay registró el caso como asesinato, conspiración criminal y destrucción de pruebas contra “una persona desconocida”, tras una denuncia formulada por la esposa de Hiren.

Investigación de Inteligencia

Mientras tanto, de la investigación sobre el automóvil cargado de explosivos se hizo cargo la Agencia Nacional de Investigación (NIA por sus siglas en inglés), una unidad federal antiterrorista.

Entre los policías que llegaron a Carmichael Road al recibir información sobre el vehículo abandonado, se encontraba Sachin Vaze, un inspector asistente en un cuerpo de élite de la policía de Bombay.

Vaze afirmó que “llegó al lugar entre tres y cuatro horas” después que la policía local y oficiales superiores.

El 13 de marzo, detectives federales arrestaron a Vaze tras interrogarlo durante 12 horas en relación con el caso.

Al día siguiente, los detectives encontraron la camioneta Toyota desaparecida en un garage perteneciente a la policía de Bombay.

Los investigadores creen que Vaze era parte de un plan para estacionar el automóvil con explosivos fuera de la casa de Ambani, una acusación que el oficial de policía niega.

La NIA acusó a Vaze de conspiración, intimidación criminal y conducta negligente en el manejo de explosivos, y un tribunal rechazó su petición de libertad bajo fianza.

Mientras tanto, la esposa de Hiren señaló a la prensa que su marido conocía bien a Vaze y que los dos habían usado el Scorpio durante casi dos años. La mujer afirmó que su esposo había “salido y regresado a casa” con Vaze.

El policía, por su parte, aseguró a la prensa que no conocía a Hiren ni sabe nada sobre su muerte.

En Bombay trabajó con una “unidad especializada”, un grupo pequeño de policías al que se atribuye en gran parte haber reducido el número de crímenes en la ciudad a fines de la década de 1990.

Los delincuentes los temían, los activistas de derechos humanos los odiaban y sus colegas los envidiaban.

Los detractores de la unidad señalan que quienes la integran “son una ley en sí mismos” y a menudo se codean con criminales.

En mayo de 2004, Vaze fue suspendido en relación con la muerte de un ingeniero de software de 27 años bajo custodia policial.

Khwaja Yunus había sido arrestado por Vaze y su equipo en relación con una explosión en la ciudad.

Vaze negó cualquier responsabilidad por la muerte de Yunus.

El oficial renunció a la policía en 2007, pero su renuncia no fue aceptada.

En 2008, el policía suspendido se unió a Shiv Sena, el partido de derecha que actualmente lidera la coalición gobernante en el estado de Maharashtra, del cual Bombay es la capital.

Los líderes de Shiv Sena señalaron por su parte que Vaze “no era políticamente activo”.

En junio pasado, la suspensión de Vaze fue levantada y el oficial pasó a dirigir una Unidad de Inteligencia Criminal.

Voceros de la policía explicaron el levantamiento de la suspensión por escasez de personal causada por la pandemia de Covid-19, pero algunos críticos aseguraron que se trató de un favor político.

La semana pasada la policía de Bombay suspendió a Vaze por segunda vez.

Vaze se encuentra ahora bajo custodia policial. Sus abogados rechazaron todas las acusaciones en su contra.

BBC Mundo