El hombre que le pegó un cachetazo a Macron es un fanático de los juegos medievales

·2  min de lectura
El presidente francés Emmanuel Macron habla con periodistas tras ser golpeado por un hombre durante la visita a un pequeño pueblo
El presidente francés Emmanuel Macron habla con periodistas tras ser golpeado por un hombre durante la visita a un pequeño pueblo

PARÍS.- El presidente francés Emmanuel Macron recibió un cachetazo durante su visita del martes a Tain-L´Hermitage. El agresor es Damien Tarel, de 28 años, que no tenía antecedentes penales anteriores, según dos fuentes familiarizadas con la investigación.

Una fuente policial identificó al sospechoso, oriundo de Saint- Vallier, una ciudad en el sudeste de Francia. Conocidos de Tarel informaron a las autoridades que el hombre dirige un club para aficionados de la esgrima medieval y que es un fanático de los juegos de interpretación de la época. También fundó un club de juegos de mesa llamado “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada”.

Su círculo aseguró que no era una persona que normalmente causara problemas, aunque una persona cercana al caso describió a Tarel como alguien que estaba “un poco perdido” y que era “un poco geek, un poco gamer”.

“No es el tipo de persona que hace eso [golpear a alguien]”, dijo Aurélien Laniece, un amigo de Tarel, quien lo describió como una persona decente dispuesta a ayudar a los vecinos y que le gustaba enseñar su pasión a los demás.

Día de furia: un productor volteó con su tractor un auto que bloqueaba su tranquera

Varios informes en los medios franceses mostraron que las cuentas de las redes sociales del sospechoso mostraban que seguía a grupos de extrema derecha y monárquicos. Su amigo expresó su sorpresa ante la pregunta al respecto.

Tarel está bajo investigación por agresión contra un funcionario público, dijo el fiscal local.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Macron, quien estaba de visita por el país para evaluar el termómetro social tras la pandemia de cara a las próximas elecciones presidenciales, fue golpeado de forma inesperada al acercarse a una pequeña multitud de espectadores.

El presidente extendió la mano para saludar a este hombre, que gritó “¡Abajo Macronia!” y “¡Montjoie Saint Denis!”, el grito de batalla del Ejército francés cuando el país era una monarquía, y abofeteó a Macron en la mejilla.

Más presión sobre Ortega: EE.UU. sanciona a funcionarios y exige la liberación de los opositores

Tarel y un segundo hombre continúan detenidos bajo custodia policial. El cargo de agresión contra un funcionario público conlleva una pena máxima de tres años de cárcel y una multa de 45.000 euros (54.808 dólares).

El mandatario francés dijo que no había temido por su seguridad y continuó estrechando la mano de los miembros del público después de que fue golpeado.

“No se puede tener violencia u odio, ni en el discurso ni en las acciones. De lo contrario, es la democracia misma la que está amenazada”, dijo a un periódico local después del incidente.

Agencia Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.