Un hombre pagó 150 dólares para acariciar un leopardo negro pero fue salvajemente atacado

LA NACION
·1  min de lectura

Aunque estén en cautiverio, los animales salvajes siempre tienen esa cuota de agresividad natural, razón por la cual deben tener contacto con profesionales o personas especializadas. Sin embargo, algunos parecen ignorar esa realidad o buscan desafiar las leyes no escritas de la naturaleza.

El 31 de agosto, Dwight Turner (50) se acercó hasta Poggi's Animal House, una suerte de santuario animal detrás de una casa en Davie, en el estado de Florida. Allí, el visitante pagó US$ 150 dólares para tener un contacto cercano y acariciar un leopardo negro.

Pero algo no salió como se esperaba: ni bien Dwight Turner ingresó a la jaula, el animal lo atacó. El leopardo negro le mordió la cabeza y le hizo un corte desde una oreja hasta el cuello, cerca de la yugular.

Turner sobrevivió al ataque de milagro. Por las heridas recibidas debió permanecer internado durante una semana y fue sometido a varias cirugías. Ahora, como publica la cadena de noticias WPLG Local 10, Turner inició acciones legales contra el dueño del santuario animal, Michael Poggi.

Además las autoridades de vida silvestre de Florida iniciaron una causa contra el hombre, el dueño del lugar, por mantener cautivos animales en condiciones que no son las óptimas. Condiciones que además pueden poner en peligro las vida de las personas.