Hombre de Miami-Dade se declara culpable de la muerte en accidente náutico de una joven pareja en las Bahamas

Un hombre de Miami-Dade que conducía una lancha a motor a gran velocidad hacia una zona rocosa frente a la costa de Bimini se declaró culpable el miércoles de los cargos de homicidio involuntario por la muerte de dos pasajeros durante un fin de semana festivo del 4 de Julio hace tres años.

Josbel Fernández Echevarría, de 37 años, admitió que mató “sin malicia” a los pasajeros Javier Pérez, de 29 años, y Carolyn Álvarez, de 26, ambos de Miami, “al no mantener una vigilancia adecuada y no proceder a una velocidad segura”, según su declaración de culpabilidad en una acusación de dos cargos.

Tras el accidente de la embarcación en la noche del 2 de julio de 2020, Pérez fue encontrado en la escarpada roca, pero su novia, Álvarez, desapareció en las oscuras aguas de Bimini, en las Bahamas.

Fernández, quien es del sur de Miami-Dade, enfrenta hasta ocho años de prisión por cada cargo de homicidio involuntario en su sentencia del 12 de enero de 2024 ante la jueza federal de distrito Kathleen Williams. Pero se espera que reciba menos del máximo por aceptar la responsabilidad de su delito poco más de un año después de ser acusado en el tribunal federal de Miami.

Los miembros de las familias Pérez y Álvarez declararon tras la audiencia del miércoles que se sentían aliviados por el resultado de la causa penal, que temían que no prosperara porque el accidente de la embarcación se produjo en las Bahamas.

El padre de Javier Pérez, Juan, quien estaba acompañado por su esposa, Gloria, y sus tres hijos, John, Jorge y Luis, acusó al conductor de la embarcación de negligencia, diciendo que estaba más preocupado por su propio bienestar que por el de las dos víctimas del accidente.

“Josbel Fernández mostró una falta total de humanidad y compasión tras el accidente”, declaró Juan Pérez al Miami Herald. “No solo no prestó ninguna ayuda a nuestro hijo y a Carolyn, sino que los abandonó en el lugar de la tragedia y descuidó su deber de buscar ayuda rápidamente.

“En lugar de eso, llamó a un amigo para pedir ayuda antes incluso de informar del accidente”.

La madre de Carolyn Alvarez, Liz, dijo que las familias “por fin tienen la justicia que necesitábamos. ... Por fin pudimos descubrir la verdad, y él se declaró culpable”.

Fernández conducía la embarcación de recreo, una Everglades de 32 pies, a 43.4 millas por hora cuando se estrelló contra la formación rocosa conocida como Turtle Rock aquella noche de julio, según la declaración de los hechos firmada por los fiscales Thomas Watts-FitzGerald y Yara Dodin, junto con Fernández y su abogado, Orlando do Campo.

La Fiscalía Federal tiene jurisdicción sobre el caso porque la embarcación de Fernández es propiedad de un ciudadano estadounidense. Aunque nació en Cuba, Fernández es ciudadano estadounidense por naturalización. La embarcación también está registrada en Estados Unidos. El incidente ocurrió en “la jurisdicción marítima y territorial especial de Estados Unidos”, según la acusación.

El accidente ocurrió así: el primer día de unas esperadas vacaciones en Bimini, hace más de tres años, Pérez y Álvarez fueron directamente a la piscina y la playa del hotel. Pronto entablaron conversación con otra joven pareja de Miami, según un reportaje del Herald que incluía entrevistas con familiares de las víctimas.

La pareja, Fernández y Violeta Khouri, les invitó a una excursión nocturna en el barco de Fernández en los Everglades. Pero al amanecer del día siguiente, Pérez sería encontrado muerto y Álvarez se perdería en el mar.

Una foto del mapa GPS que supuestamente muestra el accidente de barco en el que murió Javier Pérez el 2 de julio de 2020 frente a la costa de Bimini. La foto fue tomada por Liz Álvarez, la madre de Carolyn Álvarez, otra pasajera que fue arrojada por la borda. Su cuerpo aún no ha sido encontrado.
Una foto del mapa GPS que supuestamente muestra el accidente de barco en el que murió Javier Pérez el 2 de julio de 2020 frente a la costa de Bimini. La foto fue tomada por Liz Álvarez, la madre de Carolyn Álvarez, otra pasajera que fue arrojada por la borda. Su cuerpo aún no ha sido encontrado.

Más de un mes después del naufragio, lo que ocurrió exactamente seguía siendo un misterio angustioso para las familias de Pérez y Álvarez. Después de visitar Bimini para hacer averiguaciones y examinar la embarcación siniestrada, culparon directamente a Fernández, de quien creían que podía haber estado borracho en ese momento y que se retrasó en llamar a las autoridades durante un período crítico después que sus seres queridos fueron arrojados por la borda.

Un conocido de Bimini llamado Stanley Stuart declaró a la familia y a los investigadores policiales que Fernández lo llamó a él y a otro hombre para que fueran al barco siniestrado antes que llegaran las autoridades. Dijo que la embarcación, a pesar de tener un agujero irregular en la proa, había salido de algún modo de las rocas y había conseguido alejarse unas millas del lugar del naufragio.

Stuart, en una entrevista con el Herald, dijo que también dijo a la Policía de Bahamas que Fernández arrastraba las palabras y “actuaba de forma agresiva”.

“Estaba borracho”, dijo Stuart.

Un reporte policial inicial de la Policía Real de Bahamas obtenido por el Herald también “recogió un surtido de bebidas alcohólicas con fines probatorios” de la embarcación rescatada. Fernández no fue acusado de ningún delito en las Bahamas, y el reporte policial inicial no proporcionaba ningún detalle sobre su comportamiento o si se realizó alguna prueba de alcoholemia tras el accidente de la embarcación.

Liz Álvarez, la madre de Carolyn, dijo que creía que Fernández tardó en pedir ayuda oficial de rescate.

“Si no tienes nada que ocultar, pides ayuda a las autoridades, no a tus amigos”, dijo Liz en aquel momento. “Obviamente, estaba bebiendo y no quería meterse en problemas”.

Jorge Pérez, hermano de Javier, dijo: “El hecho de que no prestaran ayuda en el momento del accidente… fue un tiempo precioso perdido”.