Hombre manda romperle los dedos a su hijo tras descubrir que es gay; ya está preso

Tom Batchelor
·3  min de lectura

UN HOMBRE fue sentenciado a dos años de prisión por contratar a un sicario para romperle los dedos a su hijo debido a que este es gay.

El hombre, de 75 años de edad, le pagó 3,000 dólares a un agresor en abril pasado, en Italia, para que atacara a su hijo, de 43 años, y a su pareja, y para que dañara el automóvil de ambos.

Sin embargo, el plan se vino abajo aparentemente porque el sicario informó a la presunta víctima, que es un cirujano.

“Mi hijo es un rufián, rómpele los dedos”, fue lo que, supuestamente, le dijo el padre al atacante.

Medios italianos informaron que el inculpado, un hombre jubilado, también había sido acusado de atacar a su esposa, de quien se había separado después de 40 años de matrimonio.

También lee: ¿Qué significan las siglas LGBT+?

En febrero, el acusado contrató a dos hombres para golpear a la pareja de su hijo, lo que hizo que la víctima tuviera que ser hospitalizada.

La disputa entre el hijo, cuyo nombre no se ha revelado, y su padre, de los suburbios del sur de Turín, comenzó hace cuatro años por una casa en las playas de Francia, y se complicó cuando el hijo presuntamente intervino en una pelea física entre sus padres.

Según informes, en ese momento el padre amenazó a su hijo con romperle las piernas.

El hombre también interpuso una denuncia ante la policía, como un intento de aparecer como la víctima, afirmando falsamente que su hijo le había sacado varios dientes sin su consentimiento.

El fiscal del caso afirmó que el hijo y su madre habían adquirido “un temor bien fundado por su seguridad y la de las personas relacionadas con ellos, lo que los había obligado a modificar sus hábitos”.

SOLIDARIDAD CON LA VÍCTIMA

El hijo dijo a los investigadores que sentía que lo estaban siguiendo, lo que lo obligó a cambiar las cerraduras de su casa y a pedirle a sus amigos que viajaran con él por su propia protección. “Fuera de los pacientes que conocía, tenía miedo de hacer visitas, pues nunca sabía con quién me iba a encontrar”, dijo.

El padre fue acusado de agresión agravada y acoso, y esta semana fue sentenciado a pasar dos años en la cárcel.

Arcigay Torino, un grupo de defensa de los derechos de la comunidad LGBT con sede en esa ciudad, hizo una publicación en Facebook donde afirmó que la sentencia proporcionaba un cierre a la víctima, que había sido atacada simplemente “porque ama a otro hombre”.

No te pierdas: Seis consejos de viaje esenciales para la comunidad LGBT

El grupo declaró: “Arcigay Torino expresa su solidaridad con la víctima: ninguna persona debe vivir con miedo debido a su orientación sexual o identidad de género. Precisamente por esta razón, hacemos énfasis en la importancia de una ley que proteja a los miembros de la comunidad LGBT+ de tales abusos”.

El mes pasado, la cámara baja del parlamento italiano dio luz verde a una ley que clasifica la violencia contra las mujeres y los miembros de la comunidad LGBT como crímenes de odio.

El proyecto de ley, según el cual quienes sean encontrados culpables de esos ataques enfrentarán condenas de prisión más largas, debe recibir su aprobación final por parte de la cámara alta antes de convertirse en ley. Se espera que supere este obstáculo en los próximos meses. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek