Hombre en Florida creó su propio maratón corriendo de una tienda de galletas Gideon’s Bakehouse a otra

Orlando Sentinel Staff, Orlando Sentinel
·2  min de lectura

No todo el mundo participa en maratones, pero la mayoría de la gente entiende lo genial que son las galletas, ¿cierto?

Gregory Ryan creó su propio maratón personal y estableció la salida para su maratón en la tienda de galletas Gideon’s Bakehouse en el East End Market de Audubon Park y la línea de meta en Disney Springs, la ubicación de la nueva tienda de Gideon’s Bakehouse.

No fue una carrera oficial. No se entregó ninguna medalla al final. El negocio no patrocinaba al solitario corredor.

“Cuando le dije a la gente que estaba corriendo hacia la otra tienda Gideon, prguntaron: ‘¿A pie?’”, relató Ryan, un ultramaratonista de 32 años que trabaja en TI en Universal Orlando Resort.

Fue la carrera perfecta para un corredor ansioso por un desafío durante la pandemia que buscaba apoyar esfuerzos caritativos al mismo tiempo. Y a quien, por supuesto, le gustan los dulces.

En todo el condado, el calendario normal de carreras se ha visto interrumpido por la pandemia. El año pasado ha dejado a la gente compitiendo solos en carreras virtuales, trotando por sus patios o cualquier cosa para mantenerse en forma durante una crisis nacional.

Un día Ryan se dio cuenta que la distancia entre las ubicaciones de las reposterías Gideon eran de 20 y tantos kilómetros. ¿Por qué no agregar algunas millas adicionales en la ruta y convertirla en un recorrido de 26.2 millas? Tenía algunos maratones en su haber, incluso algunas distancias más largas, por lo que esta no fue una hazaña imposible para Ryan, quien ha perdido 70 libras en los últimos años en esta travesía por el bienestar.

Se le ocurrió el hashtag, # Gideons2Gideons y animó a sus seguidores de las redes sociales a donar a Cast Member Pantry, que ha ayudado con comestibles a empleados de parques temáticos desplazados. Luego, el jueves pasado, emprendió un recorrido que ideó a través del Milk District, por Orange Avenue, a través de Oak Ridge, por Orlando Wheel en el Icon Park de International Drive, pasando por los parques temáticos de Universal y finalmente, finalmente, hacia Disney Springs.

La novia y los amigos de Ryan aparecieron durante todo el curso para animarlo y ofrecerle bebidas o suministros médicos mientras seguía la acera hacia el sur.

En poco más de cinco horas, terminó su carrera, llevando una mascarilla a través de Disney Springs, y luego hizo fila (cola) durante una hora en Gideon’s para pedir un pastel de mantequilla de maní, chocolate y banana (plátano).

Fue una dulce victoria.

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por la periodista Gabrielle Russon. La traducción fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando icotto@orlandosentinel.com.