Hombre estrangulado por un agente de Orange sale de la cárcel después de que se retiraron los cargos

Orlando Sentinel Staff, Orlando Sentinel
·4  min de lectura

Meses después de que la Oficina del Sheriff del Condado de Orange descubrió que un oficial usó fuerza excesiva en el arresto de Daniel Loggins en mayo de 2020, los fiscales retiraron la mayoría de los cargos que el joven de 27 años había enfrentado en relación con el encuentro violento.

La decisión de la Oficina del Fiscal del Estado de Orange-Osceola se produce unas semanas después de que el Orlando Sentinel publicara una historia que detalla cómo el oficial Christoper Belanger mantuvo a Loggins en un estrangulamiento prohibido por la agencia durante casi un minuto durante un arresto por drogas.

Más tarde, Loggins se quejó con los agentes de que estaba luchando por respirar y, en una entrevista con el Orlando Sentinel, dijo que la interacción casi lo hizo perder el conocimiento y se fracturó la mandíbula.

En una audiencia judicial el martes, los fiscales retiraron tres de los cinco cargos más graves contra Loggins, agresión a un oficial de la ley y dos cargos de resistencia violenta a un oficial. No impugnó dos cargos de posesión de drogas, lo que le permitió ser liberado inmediatamente de la cárcel, según muestran los registros judiciales.

La Fiscalía del Estado y la abogada de Loggins, la defensora pública Muna Abraham, no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

La resolución del caso de Loggins es la última de varias instancias en las que los fiscales del condado de Orange, bajo la nueva fiscal estatal Monique Worrell, han desestimado casos penales que involucran acusaciones de uso excesivo de la fuerza policial.

El mes pasado, los fiscales retiraron el caso contra un hombre herido por un disparo de un agente del condado de Orange, que había perseguido al joven de 18 años después de un intento de detenerlo. No le encontraron armas al hombre, pero fue arrestado por resistir sin violencia.

Después de que se retiraron los cargos, la portavoz de Worrell dijo que la oficina tomó la decisión “en interés de la justicia”.

En enero, los fiscales abandonaron el caso penal contra un hombre a quien un agente del condado de Orange había aturdido indebidamente con una pistola Taser. El hombre había sido acusado de agresión a un agente de la ley y de resistir sin violencia, aunque el video de una cámara corporal mostró que nunca amenazó ni tocó a los agentes.

Loggins había estado en la cárcel desde diciembre, detenido sin derecho a fianza por los cargos del arresto de mayo, así como por los nuevos cargos de una parada de tráfico en noviembre, cuando Belanger y otro agente lo reconocieron e intentaron detenerlo por conducir sin licencia. Loggins huyó de los oficiales, pero fue arrestado aproximadamente un mes después.

Después del incidente de noviembre, fue acusado de conducir sin licencia y resistir sin violencia. Pero el martes, los fiscales retiraron el cargo de resistir sin violencia.

Loggins dijo el miércoles que estaba contento de estar finalmente fuera de la cárcel y que esperaba presentar una demanda contra los agentes que, según dijo, lo maltrataron.

La fuerza excesiva ocurrió el 5 de mayo, luego de que los agentes intentaron detener a Loggins en una tienda cerca de Americana Boulevard, luego de que dijeron que olían marihuana en él. Los agentes dijeron que Loggins intentó correr, lo que provocó que Belanger y el agente Jacob Swenson lo restringieran físicamente, según una revisión interna de OCSO.

No hay video del inicio de la lucha porque los oficiales inicialmente no tenían sus cámaras corporales grabando.

Belanger dijo que Loggins “se preparó y tensó la parte superior de los brazos, agitando los brazos”, uno de los cuales lo golpeó en la cara, según el informe del arresto. Loggins le dijo al Orlando Sentinel que eso era falso.

Belanger dijo que golpeó a Loggins en el costado y la cara con “golpes distractores” para que Loggins obedeciera. Aunque Loggins se quejó más tarde de haber recibido un puñetazo en la cara, la investigación de fuerza excesiva de OCSO no abordó si los golpes eran apropiados.

En la parte del arresto que fue captada por la cámara corporal, se vio a los agentes tirando a Loggins al suelo en una acera fuera de la tienda, con Belanger envolviendo sus brazos alrededor del cuello de Loggins, apretándolo con fuerza.

“Me golpearon”, dijo Loggins, quejándose de las heridas y el asma después de su arresto. “Me agarraste y me darás puñetazos en la boca, ... sigues dándome puñetazos y puñetazos, me tienes a mitad de camino al [improperio] cemento y no puedo respirar. ... Soy un ser humano, no intento hacerles daño“.

Más tarde, los agentes regresaron al interior de la tienda, donde dijeron que encontraron drogas y dinero en efectivo que Loggins había escondido entre un estante de bolsas de pasta.

Luego de la revisión interna del incidente, Belanger fue suspendido por alrededor de 10 turnos por usar fuerza excesiva con el estrangulamiento, que la política de OCSO solo permite en situaciones en las que la fuerza letal está justificada.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por la periodista Grace Toohey. La traducción al español fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. La puedes contactar a galvarado@orlandosentinel.com.