"Hombre baleado en Zapopan, clave para dar con familia desaparecida"

·2  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., abril 6 (EL UNIVERSAL).- Un hombre atacado a tiros el pasado 19 de marzo en Zapopan podría tener información fundamental para dar con el paradero de la familia que desapareció el 24 de marzo en Acatic, Jalisco, cuando regresaba a Guadalajara desde la Ciudad de México.

El fiscal del estado, Gerardo Octavio Solís Gómez, explicó que esta es la principal línea de investigación para dar con el paradero de Jimena Romo Jiménez, su esposo Julio Alberto Villaseñor Cabrera, la hija de ambos Julia Isabella, Virginia Villaseñor Cabrera, hermana de Julio, y el hijo de ésta, Iker.

Sin embargo, las lesiones sufridas por este sujeto han impedido que los agentes investigadores puedan realizar una entrevista a fondo y obtener mayores datos que ayuden para que los más de 200 elementos que buscan a la familia en la región de Los Altos de Jalisco, logren dar con su paradero.

Quien se ha convertido en la pieza clave de la Fiscalía en este caso fue atacado el 19 de marzo en la avenida Tizoc, en la colonia Ciudad del Sol, en Zapopan, cuando viajaba en su vehículo y varios hombres lo persiguieron y le dispararon desde otro auto.

Herido en la espalda, el hombre de 33 años logró dar alcance a una patrulla de Zapopan para pedir auxilio, por lo que fue atendido por paramédicos de la Cruz Verde y trasladado en estado de salud grave a un hospital, donde aún sigue recibiendo atención médica.

Solís Gómez explicó que los hermanos Julio y Virginia Villaseñor Cabrera tienen una relación laboral con la persona atacada en Zapopan, incluso, Virginia declaró respecto a esos hechos, por lo que las autoridades consideran que al esclarecer ese caso se tendría información importante para encontrar a la familia.

Por este caso hay siete policías municipales de Acatic detenidos, entre ellos el comisario; los siete ya fueron imputados por desaparición forzada y el próximo 10 de abril se llevará a cabo la audiencia de vinculación a proceso.

Solís Gómez indicó que también se tienen indicios de la participación de civiles en este caso, por lo que se trabaja en obtener más órdenes de aprehensión; además recordó que aún falta por cumplir una orden de aprehensión contra el subdirector de la policía de Acatic, quien no se encuentra prófugo.

La desaparición de estas cinco personas se denunció el día 25 de marzo, después de que sus familiares perdieron contacto con ellos un día antes, cuando regresaban de la capital del país a Guadalajara; con las labores de investigación de la Fiscalía se logró determinar que en el trayecto, el último punto donde se vio el vehículo en que viajaban, una camioneta Mazda blanca, en la caseta de cobro de Acatic.