El hombre baleado en el shopping Soleil podría pasar un año más internado

Valeria Presa

"Los médicos me dijeron que mi esposo podría permanecer internado todo un año, más los tratamientos ambulatorios. Aún no se sabe si recuperará la sensibilidad, pero por lo pronto necesita ayuda hasta para alimentarse". Así graficó su presente Johana, la mujer de Sebastián Domínguez, el hombre de 35 años que permanece internado desde hace tres semanas, parapléjico, tras haber sido baleadodelante de su hija de 10 años en el estacionamiento del shopping Soleil, de San Isidro.

Sebastián había ido a ese centro comercial para comprarle un regalo a su padre; cuando caminaba por el estacionamiento junto a su hija de regreso a su auto, donde lo esperaban su hermana y su otro de sus hijos, de 4 años, fue sorprendido desde atrás por un ladrón que le arrancó una cadena de oro y le disparó.

Tanto para la familia como para Sebastián aquella tarde de paseo y compras fue un antes y un después traumático en sus vidas. "Estoy aterrorizada. Desde que pasó esto no manejo más, no quiero salir a la calle, a la noche es imposible dormir, tengo miedo de que los familiares de los detenidos hagan algo. Me siento insegura en mi casa y en todos lados", dijo Johana a LA NACION.

"Ayer vinieron todos los médicos a verlo a Sebastián y nos dicen que tenemos que esperar a que se desinflame la médula, un proceso que tarda tres meses, para ver exactamente qué secuelas le van a quedar", contó Johanna.

El proyectil quedó alojado en el hombro de Sebastián y por el momento no se lo extraerán, ya que podría afectar aún más su salud. "Hay cosas que ya no me animo a preguntar porque tengo miedo de la respuesta; si cuando preguntaba si se iba a morir los médicos me decían que no sabían", lamentó Johana.

Ambos son padres de tres chicos que también están sufriendo todo este proceso. "Me preguntan por qué no se levanta. Sebastián es un padre muy presente y ahora ellos lo extrañan mucho", dijo.

Además, Johana contó que la fuerza que impulsa a Sebastián a seguir adelante, entre otras cosas, es que los médicos le repitieron varias veces que "está vivo de milagro" y que estuvo "a un milímetro de morir".

Sobre Julieta, su hija de 10 años que vio cómo balearon a su papá, Johana dijo: "Está mal, no para de repetir que no pudo defenderlo. Yo le digo que haber salido corriendo fue lo mejor que pudo haber hecho".

Los sospechosos detenidos y el auto utilizado en el ataque

Por el caso hay cuatro detenidos: uno que reconoció su participación en el hecho y otros tres que fueron aprehendidos durante un allanamiento el viernes pasado. Marcelo Violet, abogado de la familia, aseguró a LA NACION que entre ellos cuatro está el autor material del disparo.

"Estoy conforme con la actuación de la Justicia hasta el momento. Todavía faltan las declaraciones indagatorias de los acusados y luego se verá cómo sigue el proceso", finalizó Violet.