Hombre acusado de matar a mujer británica por su dinero confiesa que murió por un juego sexual

·2  min de lectura

Un hombre acusado de asesinar a una mujer británica por su dinero dijo que la mató accidentalmente mientras la asfixiaba durante un encuentro sexual, según ha escuchado un tribunal.

Anna Reed, de 22 años, que proviene de una familia de criadores y entrenadores de caballos de carreras multimillonarios en Harrogate, North Yorkshire, fue encontrada muerta por paramédicos en una habitación de hotel en Suiza en abril de 2019.

Marc Schätzle, un exguardia de seguridad de origen alemán de 32 años, está acusado del homicidio intencional, robo, fraude y delitos relacionados con drogas.

En el juicio realizado en la ciudad suiza de Lugano se informó que Schätzle había contraído deudas de más de 40 mil libras esterlinas (US$ 54 mil 630) comprando bebidas, drogas y ropa de diseñador. Supuestamente sabía que Reed tenía "más de £ 25 mil"(US$ 34 mil 100) en su cuenta bancaria.

Meses después de su muerte, su tarjeta de crédito fue encontrada escondida detrás de un panel en el ascensor del lujoso hotel La Palma Au Lac, en la ciudad de Muralto, en el Lago Mayor, donde fue asesinada.

La pareja se conoció en Tailandia, solo dos meses antes de la muerte de Reed, mientras ella estaba en un viaje alrededor del mundo durante un año sabático tras salir de la universidad.

Luego viajaron juntos a Vietnam, Singapur y los Emiratos Árabes Unidos y publicaron fotos en sus cuentas de redes sociales de ellos alojados en hoteles.

El tribunal escuchó que Reed había gastado alrededor de £ 3 mil (US$ 4 mil 100) al mes durante sus viajes, pero que el número supuestamente "aumentó considerablemente" después de conocer a Schätzle. Pero también se alega que Schätzle viajó utilizando los ingresos de una estafa de seguros.

La corte suiza conoció de los huéspedes del hotel que, la noche en que fue asesinada, habían escuchado gritos provenientes de la habitación 501.

Uno dijo: “Escuché cristales rotos y muebles que se empujaban ruidosamente por la habitación.

“Hubo llanto. Una voz dijo: 'me estás matando' o 'me estás bromeando'. Quería ir y decir algo, pero pensé que era demasiado peligroso".

Después de la supuesta discusión, Schätzle bajó al vestíbulo alrededor de las 06:30 horas para decir que Reed no se encontraba bien, se afirma.

Una fuente del hotel le dijo a The Times: “El recepcionista se dio cuenta por su tono de que se trataba de algo serio así que llamó una ambulancia.

“Los médicos subieron directamente a la habitación. Ella estaba en el suelo del baño. Intentaron resucitarla pero no hubo respuesta. Ella ya estaba muerta".

Una autopsia reveló que se había asfixiado y que había sufrido cortes y golpes.

Schätzle, padre de dos hijos, niega haber matado intencionalmente a Reed y afirmó que murió durante la asfixia sexual.

Le dijo a la corte: “Le puse una toalla alrededor del cuello y comencé a besarla. Pero ella quería más, así que puse mi mano sobre la toalla y empujé".

El juicio continúa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.