Hombre acude a la policía luego de que su esposa confesara crimen mientras dormía

·3  min de lectura

Una cuidadora que le robó miles de libras a una mujer vulnerable en silla de ruedas fue atrapada después de que su esposo la oyera hablar sobre el tema mientras dormía.

Ruth Fort le robó US$9.858 (£7.220) a la mujer y las gastó en unas vacaciones familiares a México.

Su esposo, Anthony, comenzó a sospechar cuando su esposa comenzó a gastar grandes cantidades de dinero. Finalmente acudió a la policía cuando oyó a su mujer hablando mientras dormía y vio en su bolsa una tarjeta de débito que pertenecía a la residente del hogar de ancianos.

En declaraciones al Liverpool Echo, Anthony Fort dijo: “En realidad al principio fue más como un instinto. Pero cuando encontré la tarjeta de débito en su bolso, lo supe. Fue desgarrador.

“Amaba profundamente a Ruth, pero no podía ignorar lo que había hecho. Me horrorizaba que pudiera robarle a una persona vulnerable y tuve que reportarla”.

En febrero del año pasado, Ruth recibió una sentencia de prisión suspendida de 16 meses con la condición de que asistiera a sesiones de rehabilitación de drogas.

En aquel momento, la jueza elogió a su esposo por sus “encomiables” acciones y dijo: “Debe haber sido algo muy difícil de hacer”.

La jueza habló sobre la “repulsión que siente el público por las personas que están en posiciones de autoridad y responsabilidad y se aprovechan de los miembros vulnerables de nuestra comunidad para obtener ganancias financiaras”.

Le dijo a la cuidadora: “La tentación se convirtió en codicia, y deberías estar completamente avergonzada de tu comportamiento”.

Este mes, Ruth compareció ante el Tribunal de la Corona de Liverpool tras violar su sentencia dos veces al no asistir a sus sesiones de rehabilitación, y por faltar a una reunión con su oficial de libertad condicional.

La jueza aceptó darle una última oportunidad y le impuso un toque de queda de seis semanas.

Anthony, de 61 años, conoció a su esposa cuando estudiaba en la universidad de Liverpool. Ambos compartían su amor por la música.

“Fuimos a conciertos y caminamos mucho”, contó. “Eramos muy felices juntos”.

Se mudaron juntos y se casaron en la víspera de Año Nuevo de 2010. Anthony agregó: “Una noche, en agosto de 2018, recogí a Ruth del trabajo y me dijo que había llevado de compras a una de las residentes del hogar de ancianos ese día.

“Dijo que la mujer, que estaba en silla de ruedas, tenía US$133.816 (£98.000) en su cuenta bancaria. Algo en la forma en la que hablaba hizo que se me cayera el corazón. Me di cuenta de que Ruth debía tener acceso a la tarjeta y al número PIN.

“No hubo más, pero empecé a preocuparme, aunque no tenía razones para hacerlo. Fue un instinto”.

Más tarde ese año, durante unas vacaciones familiares en México, su esposa comenzó a gastar mucho dinero en paseos y excursiones mientras estaban allí.

Su tía también habló sobre sus preocupaciones cuando se quedó en su casa y vio a su sobrina retirar grandes cantidades de dinero de un cajero automático.

Luego, en diciembre de 2018, Anthony despertó con el sonido de su esposa hablando en sueños.

“Ruth estaba murmurando sobre el dinero”, relató, “y cuando me desperté, vi el bolso en el piso con algunos billetes tirados”.

Vio la tarjeta de débito de la mujer vulnerable en el bolso y “todo encajó”.

El abogado John Keane, quien defendió a Ruth en la corte, dijo que ella era un miembro vulnerable de la sociedad y que su vida se había roto como resultado del caso.

Le dijo a la corte que había usuarios de drogas que la llaman a su casa, y que tiene una hija de 15 años que depende de ella.

En la audiencia de este mes, el juez Brian Cummings dijo que le daría a Fort una última oportunidad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.