El Holocausto, un hecho sangriento que el cine muestra

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 27 (EL UNIVERSAL).- Afuera de uno de los campos de concentración nazi de Auschwitz, Polonia, hay una frase que dice, "Quien no recuerda la historia está obligado a repetirla" ("The one who does not remember history is bound to live through it again").

Dicha frase ha sido acuñada por la comunidad judía que desde los terribles acontecimientos que vivieron durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), que dejó cerca de seis millones de muertos, bajo el régimen de la Alemania nazi, han decidido no olvidar.

Por ello quienes se dedican al entretenimiento; directores, actores o productores, constantemente a través de sus trabajos han contado las atrocidades que dejaron los cerca de 25 mil campos de exterminio judío.

El cine ha sido muestra de esto, en las últimas décadas han sido una veintena de largometrajes los que han retratado el Holocausto que este miércoles se conmemora 80 años de haber iniciado.

Aquí algunos de los filmes más representativos sobre esta etapa que la comunidad judía continúa retratando.

"El diario de Anna Frank" (1959)

Este filme dirigido por George Stevens se basa íntegramente en el bestseller del mismo nombre que es la autobiografía de la pequeña Anna en Amsterdam, que fue interpretada por Millie Perkins.

La película al igual que el libro está basada en el diario de la joven quien narra la experiencia luego de que los nazis llegan a su ciudad. El largometraje obtuvo tres premios Oscar.

"La Lista de Schindler" (1993)

Este filme dirigido por Steven Spielberg narra cómo el empresario Oskar Schindler (Liam Neeson) se las ingenia para poder salvar a más de mil judíos polacos recluidos en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

La película se basa en la novela El arca de Schindler del escritor australiano Thomas Keneally, que a su vez ocupó la verdadera historia de Poldek Pfefferberg, un superviviente del holocausto.

El largometraje consiguió 12 nominaciones a los premios Oscar, de los cuales ganó siete, incluyendo Mejor Película y Dirección.

"La vida es bella" (1997)

Este filme dirigido y protagonizado por Roberto Benigni muestra de manera cruda y a su vez esperanzadora los crímenes cometidos sobre la ocupación Nazi.

En el filme Benigni dio vida a Guido Orefice, un judío italiano dueño de una librería que para evitar que su pequeño hijo se dé cuenta de la tragedia del holocausto, decide usar su imaginación para crearle un mundo mágico a su niño.

El largometraje que fue acreedor a siete nominaciones al Oscar y ganó tres (Actor, Banda Sonora y Película Extranjera) está basado en la vida de Rubino Romeo Salmoni, uno de los pocos judíos sobrevivientes a los campos de concentración.

Además la historia también estuvo llena de las experiencias del propio padre de Benigni, quien también fue sobreviviente a los campos de concentración, donde estuvo dos años.

La zona gris (2001)

Es dirigida por Tim Blake Nelson y protagonizada por David Arquette, Steve Buscemi, Harvey Keitel y Mira Sorvino. Está basada en la autobiografía "Auschwitz: a doctor's eyewitness account", un médico judío que vivió el holocausto.

Aunque es una ficción, por basarse en un texto verídico, el filme adquiere un tono muy documental en el que se muestra las actividades de los Sonderkommandos (judíos que ayudaron, obligados por los nazis, a coordinar la muerte de otros judíos a los que enviaban a la cámara de gas).

El Pianista (2002)

Este largometraje se ha convertido en uno de los más representativos sobre este pasaje histórico. En él se muestra la historia de W?adys?aw Szpilman (Adrien Bro), un judío polaco, pianista profesional, lucha por la supervivencia en Varsovia frente a la invasión nazi.

Gracias a unos amigos, evita ser deportado, así que el pianista debe vivir oculto y constantemente expuesto al peligro.

La película una adaptación de las memorias del músico polaco de origen judío W?adys?aw Szpilman y es dirigida por Roman Polanski y protagonizada por Brody, ambos se llevaron un Oscar, Mejor Director y Actor, respectivamente.

Los falsificadores (2007)

Este filme austriaco dirigido por Stefan Ruzowitzky narra uno de los pasajes poco retratados sobre el Holocausto, la "Operación Bernhard", la cual consistió en la falsificación de diversos archivos y documentos para volver ricos a muchos nazis.

Esta operación era hecha por propios judíos quienes aceptaban hacer las falsificaciones con tal de no caer en los campos de concentración. En la ceremonia del Oscar 2008, el filme ganó el premio en la categoría de Película de Habla No Inglesa.

El niño con el pijama de rayas (2008)

La película se basa en el best seller de John Boyne, ubicado dos años antes que la película y a pesar de ser cruda y triste, es uno de los filmes más conmovedores sobre el Holocausto.

La película, al igual que el libro, narra el horror nazi a través de la mirada. La película es una de las producciones cinematográficas más fidedignas del libro.

El largometraje es dirigido por Mark Herman y protagonizado por el joven actor Asa Butterfield.

Aunque el filme fue un éxito, también la película ha recibido críticas de algunos educadores del Holocausto por su inexactitud fáctica y el énfasis en una mayor simpatía por la familia alemana nazi centrada en la historia, que por las víctimas judías del Holocausto.