Nuevo hito para Sidney Poitier: una escuela de cine homómina

JOCELYN NOVECK
·4  min de lectura

NUEVA YORK (AP) — En 1963, Sidney Poitier hizo una película en Arizona, “Lilies of the Field” (“Una voz en las sombras”). Su interpretación llevó a un gran hito: el primer Oscar para un actor negro en un papel protagónico.

Ahora, Arizona es el sitio de otro hito para el emblemático actor y cineasta. La Universidad Estatal de Arizona le dio su nombre a su nueva escuela de cine. En una ceremonia el lunes, develaba la Nueva Escuela de Cine Estadounidense Sidney Poitier.

La decisión de darle el nombre del actor de 93 años tuvo que ver con mucho más que diversidad, dijo el rector universitario Michael M. Crow en una entrevista previa a la develación.

“Uno busca un ícono, una persona que personifique todo aquello que uno apoya”, dijo Crow. “Con Sidney Poitier, es su energía creativa, su dinamismo, su impulso, su ambición, el tipo de proyectos en los que trabajó, la manera en la que avanzó en su vida”.

“Mira su vida: es la historia de una persona que encontró una manera”, dijo del hijo de agricultores de tomate que nació en Miami y creció en las Bahamas antes de lanzar una carrera en la que pasó de tener pequeños papeles duramente ganados en el teatro al estrellato en Hollywood. “¿Cómo ayudamos a otros jóvenes a encontrar su camino?”

La universidad, que expande su programa de cine existente a toda una escuela, dice que ha invertido millones de dólares en tecnología para crear lo que espera que sea una de las instituciones educativas de cine más grandes, accesibles y diversas. Crow dijo que al igual como el resto de la universidad, medirá su éxito no en su exclusividad sino en su inclusividad.

Al expandir tanto sus recursos físicos como las oportunidades de aprendizaje flexible en línea, espera reclutar a miles de estudiantes más para darles habilidades que van más allá de la producción cinematográfica tradicional.

La escuela se mudará en el otoño de 2022 a nuevas instalaciones en el centro de Mesa, Arizona, a unos 11 kilómetros (7 millas) de su campus de Tempe. También ocupará un nuevo centro en Los Ángeles.

Poitier, quien tiene tiempo alejado de la luz pública, no estuvo disponible para entrevistas. Su hija Beverly Poitier-Henderson dijo a The Associated Press que su padre estaba “bien, disfrutando de su familia”, y que consideraba un honor que le dieran su nombre a la nueva escuela de cine.

Poitier-Henderson y otras dos hijas de Poitier describieron en entrevistas cómo el énfasis de la escuela en inclusión y accesibilidad están en línea con las ideas de su padre.

“Si lleva el nombre de mi papá, tiene que ser inclusiva porque esa es la fundación de quién es él y lo que defiende”, dijo Anika Poitier, al igual que su padre una cineasta. “Es importante no sólo tener inclusión sino diversidad y darle a la gente la oportunidad de contar sus historias. Creo que es imperativo formar una red amplia y permitir que cada persona llamada a contar su historia aprenda cómo hacerlo”.

Sydney Poitier Heartsong, la hija menor del actor, hizo notar que los dos elementos más importantes con los que creció su padre fueron la educación y las artes.

“Esos son los dos senderos que atravesaron su vida, que definen lo que él ha contribuido y lo que consideraba lo más importante de impartir a sus hijos... Las artes también son una forma de educación. Él quería darle eso a todos los jóvenes, pero especialmente a los jóvenes de color”.

Poitier Heartsong agregó que la nueva escuela tiene especial resonancia con estos momentos en los que “hemos llegado a reconocer esto desde un punto de vista socioeconómico: muchas escuelas (elitistas) excluyen a personas de color desproporcionadamente, y a las personas sin los recursos para estudiar en ellas. Esa es la antítesis de lo querría ser parte mi padre”.

En su apogeo, cuando recibió el Premio de la Academia, una de las mayores quejas de Poitier, dijo su hija, fue que “él era el único allá arriba, y quería que otros lo acompañaran”.

El programa de cine de la Universidad Estatal de Arizona ahora admite a 700 estudiantes, dijo Steven Tepper, decano del Instituto Herberger de Diseño y Artes allí, pero se espera que ese número se duplique en los próximos tres a cinco años.

“Sólo espero que los estudiantes en la Escuela de Cine Sidney Poitier acojan el manto de responsabilidad de la misma manera en que nuestro padre asumió el manto cuando estaba ascendiendo en su carrera”, dijo Poitier-Henderson, “y que cuenten sus historias independientemente de las finanzas, lo cual es fácil de decir. Pero tienen que ser fieles a ustedes mismos. Es algo muy poderoso, y estoy deseosa de ver quién sale de ahí. No busco al próximo Sidney Poitier, busco a la próxima persona que sea fiel a sí misma”.