Historias. “El poscovid es levantarte todos los días en un cuerpo dolorido”

María Ayzaguer
·4  min de lectura
"Sentía como si un camión me hubiese pasado por encima, retrocedido y vuelto a pasar”, cuenta María Florencia Pagliarone sobre cómo fue estar infectada de coronavirus
"Sentía como si un camión me hubiese pasado por encima, retrocedido y vuelto a pasar”, cuenta María Florencia Pagliarone sobre cómo fue estar infectada de coronavirus

La primera semana de enfermedad de coronavirus fue la más difícil para María Florencia Pagliarone, una joven de 33 años que reside en Villa María, provincia de Córdoba. Todo comenzó con un dolor de garganta y una leve fiebre, el 1° de noviembre pasado. Pronto progresó a un cansancio tan extremo que no podía levantarse de la cama. “Sentía como si un camión me hubiese pasado por encima, retrocedido y vuelto a pasar”, explica. Incluso acostada sentía un dolor extremo en las articulaciones. A eso se le sumaron unos dolores de cabeza fortísimos. Durante los días más duros solo podría dormir.

Los síntomas fueron mejorando con el correr de las semanas, durante las cuales nunca tuvo que internarse. En la cuarta semana desde la infección se fueron los dolores pero llegó el cansancio, que persiste hasta hoy. “El poscovid es levantarte todos los días en un cuerpo dolorido”, explica Florencia, que dejó de poder caminar 30 cuadras como acostumbraba antes de contagiarse. Según describe, el cansancio llegó a ser tal que, a formalmente dada de alta, le costaba tender la ropa o hasta atarse el pelo.

Coronavirus: baja el ritmo de vacunación y dos provincias se quedaron sin dosis

Las secuelas más graves que tuvo poscovid fueron arritmia y taquicardia. “Puedo estar en una situación tranquila mirando una serie y sentir que el corazón empieza a latir de golpe y muy fuerte. Recuerdo estar pintándome las uñas para Navidad y sentir que el corazón me iba a estallar. Es una situación muy angustiante”, explica. Luego de los episodios de fin de año le realizaron una serie de estudios cardiológicos para indagar si la enfermedad había afectado al sistema cardíaco. Los médicos le confirmaron que los síntomas habían sido consecuencia del Covid-19 y comenzarían a desaparecer con el tiempo, lo cual sucedió hacia fines de enero.

Lo que sigue sin demasiada explicación es el gran cansancio que Florencia siente hasta hoy. Ya se descartó que esté anémica o sufra un problema de tiroides. Acaba de terminar un tratamiento con vitaminas para fortalecer el estado general, pero siente que aún no recuperó el estado precovid. “Me canso más fácilmente y mucho más rápido. La fatiga poscovid me genera mucha frustración porque no puedo retomar mi ritmo de vida anterior sin agotarme todo el tiempo. Y porque parece no haber tratamientos para esto”, dice Florencia.

Rehabilitación

En agosto del año pasado, la Universidad Nacional de Hurlingham puso en marcha un Centro de Rehabilitación Respiratoria (CRR) para el tratamiento de pacientes recuperados de Covid-19 con secuelas cardíacas y pulmonares. Allí en la actualidad, el 60% de los pacientes cursaron un cuadro leve de coronavirus, no estuvieron internados pero que tienen dolencias derivadas. “Nos llamó la atención que mucha gente refirió que se sintió peor después del alta. Llegan diciendo que sienten fatiga intensa o falta de aire al realizar actividades sencillas”, explica Damián Pekerman, director del centro. Allí el primer paso es dimensionar la capacidad pulmonar, la resistencia y la fuerza, porque “la fatiga” que refieren los pacientes es subjetiva. Desde su experiencia, los pacientes tardan unos tres o cuatro meses en poder volver a su estado precovid.

Antes de enfermarse de coronavirus, Clara Pérez, una joven de 21 años de Escobar, solía recorrer 8 kilómetros en bicicleta en 20 minutos. Intentó hacer lo mismo después del alta y tardó el doble y quedó agotada. Eso la sorprendió porque durante los quince días del período agudo de la infección los había pasado en su casa con relativa tranquilidad. “Fui a un médico clínico que me explicó que el dolor muscular podía durar hasta tres meses y que estaba dentro de lo normal”, dice. El doctor le recetó un antiinflamatorio y le recomendó que se tomara la recuperación con tranquilidad. “Entendí que tengo que seguir cuidándome ahora como parte del proceso postcovid”, añade.

Uruguay. Desarticulan una fiesta clandestina organizada por un argentino

En el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) están recibiendo más consultas del llamado “long covid”, principalmente de pacientes previos o personas que tienen riesgos agregados. Según el doctor Gustavo Cerezo, jefe de Prevención y Medicina Ambulatoria de esa institución, en general los jóvenes recién consultan cuando tienen síntomas persistentes como falta de aire, dolores precordiales, cefaleas o palpitaciones. Según explica, la comunidad médica sabe qué efectos adversos puede tener el coronavirus en el corazón, lo que es imposible de saber es cómo impactan en cada persona. “Para quienes presentan síntomas es mandatorio que se realicen estudios sin ser alarmistas, porque en la mayoría de los casos suelen ser secuelas transitorias”, explica. Los que también deberían consultar sin falta son quienes planean hacer deporte intensivo luego de haber tenido coronavirus.