Jon-Erik Hexum, el galán de los 80 que murió tras dispararse a sí mismo en un rodaje

Tristemente, son muchos los artistas que han muerto trágicamente antes de cumplir los 30. Existe lo que se conoce como el Club de los 27, un grupo de músicos, artistas y actores que fallecieron a la edad de 27 años, en muchos casos como resultado del abuso de drogas y alcohol o por causas violentas. Una lista que incluye a Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain, Amy Winehouse y Anton Yelchin; y que por apenas unas semanas tendría también al actor que nos ocupa hoy, Jon-Erik Hexum, sex symbol televisivo de los 80 que murió tras dispararse a sí mismo en el rodaje de la serie que lo iba a convertir en una estrella, truncando así una carrera que empezaba a despegar. Esta es su historia. 

Jon-Erik Hexum, 'El modelo' (ABC/Aaron Spelling Productions)

El de Jon-Erik Hexum no es un nombre muy conocido, pero quizá algunos recuerden haber visto su rostro apolíneo e intensos ojos azules en la pequeña pantalla, concretamente en la serie Viajeros. Este actor que por su físico bien podría ser el precedente ochentero de Henry Cavill, tenía por delante una posible carrera de éxito después de que Hollywood confiara en su potencial para convertirse en una estrella, pero el destino tenía otros planes para él.

Hexum nació el 5 de noviembre de 1957 en Nueva Jersey, hijo de padres noruegos que se divorciaron cuando él tenía solo cuatro años. Después del instituto, se marchó a la universidad para estudiar ingeniería biomédica, pero durante la carrera desarrolló un especial interés por las artes audiovisuales, trabajando como disc jockey en la radio e interpretando varios papeles en el teatro. Además, también aprovechó su disposición atlética para jugar al fútbol, formando parte de los Spartans de Michigan durante la temporada de 1978.

Después de la universidad, Hexum se mudó a Nueva York para perseguir su verdadera pasión: la interpretación. Su introducción en el mundo del cine y la televisión es un ejemplo de lo mucho que te puede cambiar la vida estando en el sitio y el momento adecuados. Trabajando como limpiador de casas, Hexum fue descubierto por Bob LeMond, el manager de John Travolta, una de las mayores estrellas de cine de los 70 y 80. LeMond vio algo en aquel joven con rasgos nórdicos y planta de modelo y no dudó en ficharlo para su cartera de clientes.

En 1981, Hexum se marchó a vivir a Los Ángeles, aconsejado por su nuevo manager. Ese mismo año participó en el casting de una película llamada Un amor de verano (Summer Lovers), el nuevo trabajo del realizador de El lago azul, Randall Kleiser, pero perdió el papel en favor de otro recién llegado, Peter Gallagher (American Beauty, The OC). No obstante, los ejecutivos y cazatalentos de Hollywood se fijaron en su atractivo comercial y no tardaron en ofrecerle otra oportunidad. En 1982, y sin experiencia profesional a sus espaldas, Hexum obtuvo el papel protagonista de Viajeros (Voyagers!), nueva serie de aventuras y ciencia ficción de la cadena NBC

Durante la emisión de Viajeros, Hexum alcanzó una moderada popularidad televisiva, acelerando considerablemente su ritmo de vida. La serie funcionó bien en los índices de audiencias, pero aun así, la cadena quiso reemplazarla con un programa informativo con el que hacer la competencia al éxito de 60 Minutes en CBS. Como resultado, Viajeros fue cancelada después de una sola temporada, dejando al actor en el paro tras un año cobrando 10.000 dólares por semana. Claro que, cuando tienes la apariencia vikinga de Hexum, un fracaso no significa que Hollywood no vaya a seguir dándote oportunidades. Y si no, que se lo digan a Chris Hemsworth.

Su siguiente trabajo fue en la película para televisión El modelo (Making of a Male Model), en la que compartía cartel con una de las más míticas estrellas televisivas de los 80, Joan Collins, la inolvidable Alexis Carrington de Dinastía. En el film, Hexum interpretaba (como no podía ser de otra manera) a un joven modelo que era seducido por una agente para que se uniera a su agencia. Después de su primer papel en un largometraje, Hexum dio vida a un príncipe azul llamado Erik en Hotel, una de las series más exitosas de los 80, y participó en el biopic deportivo The Bear, donde retomó su pasado universitario interpretando a un jugador de fútbol americano. Además, en la vida real también desarrolló una prolífica carrera como modelo y pin-up masculino, dejando incontables sesiones de fotos para la posteridad.

Y así llegamos a la serie que podría haber supuesto su plataforma definitiva para alcanzar el estrellato de no ser por su fatídico desenlace, Cover Up, conocida en España como Camuflaje. En esta serie de acción, creada por uno de los guionistas más destacados de los 80, Glen A. Larson (El coche fantástico, Magnum P.I.), Hexum interpretaba a un exsoldado de la Guerra de Vietnam que es reclutado por una fotógrafa (Jennifer O'Neill) para encontrar a los asesinos de su marido, un espía de la CIA, para lo que se hace pasar por (lo han adivinado) modelo. El actor había estado barajando varios proyectos, pero fue el papel de Mac Harper el que más llamó su atención, ya que, según él, era “una mezcla de Indiana Jones, James Bond, Mr. Magoo y Superman”

Desde luego, Camuflaje tenía todos los requisitos para convertirse en un gran éxito televisivo: una premisa llamativa, acción, tensión sexual y una pareja protagonista destinada a ocupar todas las portadas de revista. Sin embargo, la muerte de Hexum a la temprana edad de 26 años, con toda su vida y carrera por delante, truncó el futuro de la serie y su prometedor protagonista.

Ocurrió el 12 de octubre de 1984 durante el rodaje del séptimo episodio de Camuflaje en los estudios de 20th Century Fox. En una de las escenas, el personaje de Hexum debía cargar un revólver .44 Magnum. Para ello, el equipo le proporcionó un arma cargada con balas de fogueo. El director no quedó contento con la escena y el rodaje sufrió un retraso. Durante la espera, Hexum perdió la paciencia y empezó a jugar con el arma. Cargó la pistola con una sola bala de fogueo y giró el cilindro, simulando que jugaba a la ruleta rusa. Entonces, Hexum se puso el revólver en la sien y apretó el gatillo. La mala suerte quiso que esa fuera la recámara que contenía la bala.

A pesar de que la munición no era real, Hexum se puso tan cerca el arma que el daño fue irreparable. La onda expansiva del disparo le fracturó el cráneo clavándole varios fragmentos en el cerebro, lo que le provocó una hemorragia masiva. No murió en el acto y fue trasladado a un hospital de Beverly Hills, donde lo operaron durante cinco horas y permaneció seis días en coma antes de ser declarado con muerte cerebral. Su madre accedió a ceder su cuerpo para transplante de órganos, para lo que fue trasladado a San Francisco, donde transplantaron su corazón a un hombre de Las Vegas identificado posteriormente como proxeneta (The Sun). Hexum también donó sus riñones y córneas, que fueron a parar a cuatro personas distintas, así como parte de su piel para tratar a un niño de tres años con quemaduras de tercer grado. Finalmente, su cuerpo fue trasladado a Los Ángeles, donde fue incinerado. Su madre esparció sus cenizas en el Océano Pacífico, cerca de Malibú.

Después de una investigación policial, la muerte de Hexum fue declarada oficialmente como accidental. Sin embargo, los hay que piensan que fue algo más que un accidente. En 2018, su novia en aquel momento, Elizabeth Dailly, concedió una reveladora entrevista en la que contó que la vida del actor terminó antes de tiempo “debido a su propia ambición”, asegurando que se sentía “estresado” por la dirección que estaba tomando la serie. En sus palabras: “Recuerdo que fueron unas semanas muy extrañas. Estaba muy estresado, más de lo que nunca lo había visto. Quería que las cosas se movieran muy rápido. Tenía tanta prisa que ni siquiera pudo disfrutar de su vida. La ambición fue lo que lo mató. No cuidar de sí mismo alrededor de esa ambición”.

Por otro lado, el autor experto en historia de la televisión Douglas Snauffer asegura que Hexum sentía una gran fascinación por las armas, lo cual preocupaba a su compañera de reparto en Camuflaje, Jennifer O’Neill, quien casualmente también se había disparado por accidente unos años atrás en su casa de Nueva York. Según Douglas, “la fascinación de Hexum con las armas la ponía muy nerviosa y ella solía pedirle que tuviera cuidado manipulando las armas en el rodaje”.

A pesar de la tragedia, la producción de Camuflaje continuó sin Hexum. El episodio del accidente fue emitido apenas dos semanas después de la muerte del actor. Más adelante, la serie introdujo a un sustituto, Tony Hamilton, que guardaba un claro parecido con Hexum. Hamilton interpretaba a otro agente que se hacía pasar por modelo. La serie anunciaba entonces que Mac Harper había muerto durante una misión. Pese a la decisión de seguir adelante con ella, Camuflaje fue cancelada al año siguiente con solo 20 episodios en total.

Una década más tarde, la muerte de Brandon Lee conmocionaba al mundo entero. El hijo de Bruce Lee falleció en circunstancias parecidas a las de Jon-Erik Hexum, de un disparo durante el rodaje de la película El cuervo. Aunque en su caso no fue él mismo quien lo efectuó, sino su compañero de reparto Michael Massee, a quien habían entregado un arma con cartuchos de fogueo que disparó con la misma fuerza que una real al quedarse atrapada en el cañón la bala de verdad disparada anteriormente. Desde entonces, los rodajes han reforzado las medidas de seguridad para evitar accidentes de este tipo, pero estos casos nos recuerdan que nunca se sabe lo que puede pasar con un arma cerca, aunque supuestamente sea de fogueo.

Jon-Erik Hexum murió de la forma más absurda, interrumpiendo abruptamente una carrera emergente que podría haberlo convertido en un galán de reconocimiento mundial en los 80 como Lorenzo Lamas o Tom Selleck. Aunque nunca lo sabremos a ciencia cierta. Por una broma imprudente, Hexum no pudo desarrollar su potencial y tras su impactante muerte, cayó en el olvido. Hoy decidimos recordarlo por lo que fue y lo que pudo haber sido.

Fuentes: Entertainment Weekly, The New York Times, The Sun

Más historias que te pueden interesar: