Historia del jardinero ucraniano capturado y torturado por las tropas rusas invasoras

·4  min de lectura
Igor Kurayan (Del archivo de la familia Kurayan)
Igor Kurayan (Del archivo de la familia Kurayan)

Antes de que las tropas rusas invadieran Ucrania a finales de febrero, Igor Kurayan vivía en la ciudad de Kherson, en el Mar Negro, donde tenía un negocio de zapatos y donde, como buen jardinero, se relajaba cuidando sus plantas.

Pero ahora este ucraniano de 54 años se encuentra en una clínica de rehabilitación en el centro del país, recuperándose del trauma físico y mental de haber sido detenido por las fuerzas del Kremlin durante casi un mes.

En declaraciones a The Independent, días después de ser liberado en un intercambio de prisioneros, Kurayan afirmó que sus captores abusaron de él.

“Me torturaron durante dos semanas en Kherson. Utilizaron pinzas para retorcerme las manos, me golpearon la cabeza y los órganos internos con un garrote”, relató.

También denunció que lo asfixiaron con bolsas de plástico mientras estaba retenido en el sótano de un edificio administrativo, que los ocupantes habían convertido en una cárcel improvisada.

Antes de la invasión rusa, Kurayan apoyaba a las fuerzas ucranianas que luchaban contra los separatistas respaldados por Rusia en la región oriental de Donbás, donde las hostilidades comenzaron en 2014.

Durante sus ocho años como voluntario, realizó cientos de viajes con uno de sus amigos a los frentes, y dejaba equipos vitales como estufas e impermeables.

Sin embargo, no tomó las armas hasta que los rusos avanzaron sobre Kherson desde sus bases en Crimea el 24 de febrero de este año. Rápidamente se unió a la defensa territorial de su ciudad y recibió un arma.

Tras unos días de resistencia, él y sus compañeros se dieron cuenta de que sus esfuerzos eran inútiles. “No podíamos hacer nada con nuestras armas de calibre A-545 contra el armamento pesado que tenían las fuerzas rusas”, comentó Kurayan.

“Entendimos muy pronto que cualquier resistencia era imposible porque solo recibiríamos la muerte”.

Kurayan pasó a la clandestinidad a principios de marzo, evitando con éxito los registros rusos hasta el 6 de abril, cuando fue descubierto y llevado para ser interrogado.

Durante los siguientes quince días, fue golpeado repetidamente en un intento de hacerle cambiar de lealtad.

“Le torturaron por ser un patriota, por lo que hacía por el ejército, por el país y por Kherson. También lo golpearon para que traicionara a Ucrania y promoviera el ‘mundo ruso’”, explicó su hija Karina, una cineasta de 23 años que vive en Kyiv.

Promovido por el régimen de Vladimir Putin, el “mundo ruso” es una doctrina etnonacionalista que afirma que rusos y ucranianos son un solo pueblo. Algo a lo que ucranianos como Kurayan se oponen con vehemencia.

Su familia no conocía su paradero hasta que unos amigos les enviaron capturas de pantalla de la televisión estatal rusa a mediados de abril. Lo reconocieron entre un grupo de detenidos ucranianos, que el presentador sugirió falsamente que eran simpatizantes rusos.

Igor Kurayan sostiene algunas de sus sandías (Del archivo de la familia Kurayan)
Igor Kurayan sostiene algunas de sus sandías (Del archivo de la familia Kurayan)

El vídeo fue grabado en la ciudad de Sebastopol, en Crimea, donde Kurayan había sido trasladado en camión.

Mientras estuvo allí, compartió habitación con un conocido empresario de Kherson. Este hombre, que sigue en manos de los rusos, estaba en “muy mal estado porque le habían destrozado la caja torácica y no recibía asistencia médica”, según Kurayan.

“Los ocupantes rusos probablemente ni siquiera han oído hablar de las condiciones de Ginebra, de cómo deben tratar a las personas en cautividad”, añadió.

Reflexionando sobre su detención, Kurayan mencionó que le trataron mejor en Sebastopol que en Kherson, pero añadió que su estancia en Crimea siguió siendo dolorosa.

“Mis experiencias en Jerson y Sebastopol fueron muy diferentes. En Jerson me torturaron físicamente y en Sebastopol me torturaron mentalmente”, señaló.

Su angustia mental se debió a que las tropas rusas utilizaron sus cuentas en las redes sociales para difundir propaganda a favor de Moscú. Crearon una cuenta de TikTok en su nombre para ampliar el alcance de su difusión.

Poco después de su captura, le ordenaron que apareciera en un vídeo en el que se deshacía del gobierno de Kyiv e instaba a los ucranianos a rendirse. Le preocupaba que ese material hiciera creer a la gente que era un traidor.

Desde que obtuvo la libertad, ha podido disipar esas preocupaciones. “Los rusos querían que traicionara a Ucrania. Incluso me pidieron que fuera alcalde en la nueva administración rusa de Kherson. Pero les dije que no, que eso solo podría ocurrir después de mi muerte”, mencionó.

Cuando le preguntaron por el futuro, Kurayan respondió que quería ver cómo las tropas rusas eran expulsadas del territorio ucraniano y reunirse con su familia en Kherson.

Kurayan es obligado por las tropas rusas a denunciar al gobierno de Volodymyr Zelensky en un vídeo de TikTok (TikTok/Suministrado por la familia Kurayan)
Kurayan es obligado por las tropas rusas a denunciar al gobierno de Volodymyr Zelensky en un vídeo de TikTok (TikTok/Suministrado por la familia Kurayan)

Para ello, instó a Occidente a entregar más armas a Ucrania, advirtiendo que, de lo contrario, podría extenderse la “enfermedad del fascismo ruso”.

“El mundo ruso nunca mejora nada en los territorios ocupados. Destruyen el territorio, y eso es todo”, afirmó.

“Mi principal esperanza es que Rusia abandone nuestras tierras. Mi mente solo se concentra en Ucrania y en cómo podemos expulsar a las tropas rusas de Kherson”.

“Después de eso, me dedicaré a la jardinería todo lo que pueda”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.