‘La historia de Haití es la historia de los negros’. Haití a través de los ojos de los haitianoamericanos

·8  min de lectura

Kerlie Leonce no siempre estuvo orgullosa de ser haitiana.

Estadounidense de primera generación, Leonce no habla creole y a veces se sintió condenada al ostracismo por ello, como si siempre tuviera que demostrar su valía ante los demás haitianos. En un momento dado, Leonce incluso empezó a presentarse como “Kelly” porque se avergonzaba de su nombre de nacimiento.

En la universidad, sin embargo, algo cambió: Entre la robusta comunidad caribeña de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), su propia investigación y simplemente la maduración genuina, Leonce finalmente comenzó a abrazar su herencia.

“Nadie más puede decir que tiene la historia que tiene mi sangre”, dijo Leonce.

Durante el Mes de la Herencia Haitiana, tras un año catastrófico en el que Haití fue sacudido por un terremoto de 7.2 grados de magnitud y su presidente fue asesinado, el Miami Herald pidió a nueve haitianoamericanos que hablaran del pasado, el presente y el futuro de la primera nación negra libre del mundo. Hablaron de esperanza, justicia y de hacer avanzar al mundo reconociendo la verdad sobre el pasado de Haití.

La consejera de apoyo de las Escuelas Públicas de Broward Kerlie Leonce en el IPC ArtSpace del Pequeño Haití
La consejera de apoyo de las Escuelas Públicas de Broward Kerlie Leonce en el IPC ArtSpace del Pequeño Haití

“Haití siempre ofrece al mundo un modelo de algo”, dijo Gepsie Metellus, directora ejecutiva de Sant La, que ofrece servicios a la comunidad haitiana del sur de la Florida. Posteriormente, enumeró numerosas áreas, como la independencia, el medio ambiente, la sanidad y la educación, que muestran tanto los éxitos como los fracasos de Haití. “En todos los aspectos del bienestar humano, Haití ofrece al mundo la oportunidad de mantener una conversación sobre lo que queremos ser y, lo que es más importante, sobre cómo nos afectan estas cuestiones”.

‘La historia de Haití es la historia de los negros’

Desde el mismo momento en que los haitianos expulsaron a los colonizadores franceses en 1804, el país tuvo que luchar para sobrevivir.

¿Una nación libre y afrocaribeña? ¿En el hemisferio occidental? El éxito de Haití fue antitético para las potencias extranjeras.

“La paz de 11 estados de esta unión no permitirá los frutos de una insurrección negra exitosa”, dijo el senador de Missouri Thomas Benton al Congreso en el siglo XIX para disuadir a Estados Unidos de reconocer la independencia de Haití. “No permitirá que cónsules y embajadores afrodescendientes se establezcan en nuestras ciudades, y desfilen por nuestro país y den a sus compañeros negros de Estados Unidos, prueba fehaciente de los honores que les esperan, para un esfuerzo exitoso similar de su parte”.

Tanto Francia como Estados Unidos trabajarían diligentemente para socavar a Haití. Dos décadas después de ser derrocada, Francia envió una legión de buques de guerra a las costas de Haití para exigir la friolera de 150 millones de francos, según la investigación de The New York Times. Haití se vió obligado y, por ello, pidió un préstamo a los bancos franceses para pagar a Francia, algo que se conoció como la “doble deuda”. En total, según el Times, Haití pagaría a Francia unos $560 millones actuales a lo largo de siete décadas. La restitución tuvo un efecto duradero y devastador en las finanzas de Haití: Las estimaciones de The New York Times sitúan las pérdidas para la economía del país entre $21,000 millones y $115,000 millones.

“Así de serios eran nuestros antepasados con respecto a esta independencia y así la valoraban por encima de todo”, explicó Metellus.

Estados Unidos también se impuso a la nación. En 1914, los Marines extrajeron $500,000 en oro del Banco Nacional de Haití, el presagio de la invasión militar del año siguiente que inició una ocupación de casi dos décadas en la que Estados Unidos controló las finanzas del país, modificó su Constitución y dirigió su gobierno.

Las acciones de Estados Unidos en Haití demuestran lo poco que les importaba a los líderes del país la gente de la diáspora africana, dice Akia Dorsainvil, nacida en Lake Worth.

“Esa es la forma de actuar de Estados Unidos, para ser honestos”, dijo Dorsainvil, un DJ y fundador de Masisi, un colectivo afroamericano y queer con sede en Miami. “Los afroamericanos han sido desproporcionadamente desfavorecidos en muchas áreas diferentes: las mujeres, la gente queer. Estados Unidos no se preocupa por nuestro bienestar”.

Fayola Nicaisse, fundadora de la línea de productos de belleza natural Ebene, desearía que la ocupación de Haití por parte de Estados Unidos se enseñara en las escuelas estadounidenses, especialmente en los estados con gran población haitiana, como Nueva York y la Florida.

La empresaria Fayola Nicaisse en el el IPC ArtSpace. Nicaisse fue una de los nueve miembros de la comunidad haitiana del sur de la Florida que reexaminaron la independencia de Haití a través de la lente de los acontecimientos del año pasado.
La empresaria Fayola Nicaisse en el el IPC ArtSpace. Nicaisse fue una de los nueve miembros de la comunidad haitiana del sur de la Florida que reexaminaron la independencia de Haití a través de la lente de los acontecimientos del año pasado.

La enseñanza selectiva “crea racismo, crea inferioridad, crea una sensación de no conocerse a uno mismo, de no estar orgulloso de uno mismo”, añadió.

“Si vamos a tener un Estados Unidos igualitario, tiene que ser compartido por igual”, explicó Nicaisse. “Los niños blancos tienen que aprender la historia de los afroamericanos del mismo modo que los estudiantes afroamericanos aprenden la historia de los blancos. No se puede controlar y estructurar de tal manera que uno crezca con la sensación de no haber contribuido en nada, mientras que los otros sienten que pueden lograrlo todo”.

En la isla de Haití, sin embargo, los efectos de la desinversión todavía pueden sentirse hoy en día. Se calcula que el 60% de la población del país está por debajo del umbral de pobreza del Banco Mundial. Aproximadamente el 62% de su población es analfabeta, muy por debajo de la media de América Latina y el Caribe, que es del 90%. Y su tasa de mortalidad infantil, de 47 por cada 1,000 nacimientos vivos, es la más alta de la región.

La comisionada de North Miami Beach Daniela Jean ve un paralelismo entre el tratamiento de Haití y el de los negros en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos.

“La historia de Haití es la historia de los negros”, dijo Jean.

‘Hay que dejar que los haitianos encuentren su propio camino’



A pesar de todas las pruebas que los haitianos han soportado, la esperanza aún permanece.

“Si te aferras a la esperanza, eso puede traer muchos cambios”, dijo el sargento del Ejército estadounidense Schneider Caseus, un nativo de Miami nacido de padres inmigrantes haitianos que llegaron a Estados Unidos en 1981.

Después de haber evitado la esclavitud para luego pagar una enorme deuda a los franceses y ser robado por Estados Unidos y por dictadores corruptos, la situación actual de Haití no sorprende a muchos. Pero Haití no puede ser siempre así: eso significaría la subyugación permanente de los negros en todo el mundo, afirma el activista haitiano François Alexandre.

El activista comunitario Francois Alexandre es fotografiado en el IPC ArtSpace de Pequeño Haití. Fue uno de los miembros de la comunidad haitiana del sur de la Florida que reexaminó la independencia de Haití a través del lente de los acontecimientos de este año, mientras la nación insular lucha por recuperar cierto sentido de normalidad.
El activista comunitario Francois Alexandre es fotografiado en el IPC ArtSpace de Pequeño Haití. Fue uno de los miembros de la comunidad haitiana del sur de la Florida que reexaminó la independencia de Haití a través del lente de los acontecimientos de este año, mientras la nación insular lucha por recuperar cierto sentido de normalidad.

“Un Haití libre está pidiendo una unidad global entre los africanos”, dijo Alexandre.

Los intereses extranjeros han impedido que Haití sea realmente independiente, dijo Dorsainvil.

“La clave para que Haití prospere es que la gente no se entrometa en los asuntos haitianos”, dijo Dorsainvil. “De la misma manera que le decimos a los blancos: ‘No te metas en los asuntos de los afroamericanos’, la gente debe no meterse en los asuntos de Haití”.

Metellus añadió: “Hay que permitir a los haitianos encontrar su propio camino. Somos tan dependientes en muchos aspectos que los intereses de otros países se interponen en los nuestros”.

Algunos creen que los opresores históricos del país deben dar compensaciones a los haitianos, argumentando que el trato de Francia y Estados Unidos a Haití hizo retroceder al país durante años en lo que respecta a servicios humanos básicos como la educación, la sanidad y la infraestructura. Por ello, la emprendedora haitiana Barbara Jacques considera que el mundo está en deuda con Haití.

La empresaria Barbara Jacques es fotografiada en el IPC ArtSpace de Pequeño Haití. Ella fue una de los miembros de la comunidad haitiana del sur de la Florida que reexaminó la independencia de Haití a través de la lente de los acontecimientos de este año, mientras la nación isleña lucha por recuperar algún sentido de normalidad.
La empresaria Barbara Jacques es fotografiada en el IPC ArtSpace de Pequeño Haití. Ella fue una de los miembros de la comunidad haitiana del sur de la Florida que reexaminó la independencia de Haití a través de la lente de los acontecimientos de este año, mientras la nación isleña lucha por recuperar algún sentido de normalidad.

“El problema de Haití es, en realidad, un problema mundial”, dijo Jacques, fundadora de JACQ’s skincare. “Si esto le ocurre a Haití, puede ocurrir en cualquier otro lugar”.

Por último, el lema inscrito en la bandera, L’Union fait la force o “en la unión está la fuerza”, debe ser realmente adoptado por los haitianos de todo el mundo, dijo Nicaisse, ex presidente del Little Haiti Revitalization Trust.

“Nuestros antepasados dejaron un mensaje muy claro en nuestra bandera”, añadió Nicaisse. “Si vamos a avanzar en este país para tener igualdad de derechos –y cuando digo igualdad de derechos me refiero a la igualdad de cosas que están disponibles para otros– tenemos que trabajar juntos a pesar de nuestras diferencias”.

En Haití, los anteriores dictadores usaron el país como su cuenta bancaria personal. Algunos barrios todavía están dirigidos por pandillas. Y el país sigue sin presidente. Estas circunstancias llevan a Ashley Toussaint a creer que la unidad ha estado ausente en Haití durante bastante tiempo.

“Haití no ha estado unificado desde sus inicios”, dijo Toussaint, administrador de una escuela y emprendedor.

El fundador de Running Edge 305, Ashley Toussaint, es fotografiado en el IPC ArtSpace de Pequeño Haití. Fue uno de los miembros de la comunidad haitiana del sur de la Florida que reexaminó la independencia de Haití a través del lente de los acontecimientos de este año, mientras la nación insular lucha por recuperar cierto sentido de normalidad.
El fundador de Running Edge 305, Ashley Toussaint, es fotografiado en el IPC ArtSpace de Pequeño Haití. Fue uno de los miembros de la comunidad haitiana del sur de la Florida que reexaminó la independencia de Haití a través del lente de los acontecimientos de este año, mientras la nación insular lucha por recuperar cierto sentido de normalidad.

Toussaint considera que Pequeño Haití es el primer paso para alcanzar la unidad.

“Creo que Pequeño Haití puede ser un bastión, un ejemplo”, dijo Toussaint. “Si podemos unificarnos aquí en Pequeño Haití, si los haitianos pueden unificarse en el sur de la Florida en general, creo que podemos ser un ejemplo de cómo la diáspora puede unificarse en otros lugares”.

Por encima de todo, los haitianos ven la necesidad de una educación generalizada sobre el papel de Haití en la diáspora africana. Conocer la historia de Haití ayudó a Leonce a dar un paso adelante y a encontrar la felicidad en su herencia. En Estados Unidos y más allá, aprender la historia de Haití pudiera unir a los afrodescendientes de todo el mundo.

“Hay oportunidades para aumentar las conexiones, aumentar la acción, aumentar la inversión, incluso mientras nos aseguramos de que la gente conozca esa historia, comprenda las profundas conexiones que compartimos y, lo que es más importante, comprenda las similitudes en nuestra difícil situación”, dijo Metellus.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.