La historia tras la última foto viral de Trump que se volvió en su contra

LA NACION

WASHINGTON (AP).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la líder de la Cámara de Representantes Nancy Pelosituvieron un encuentro a puertas cerradas que se volvió viral en las redes. Ellos mismos lo hicieron público. Primero el republicano, porque tuiteó una imagen de la reunión; después la demócrata, que fue por más, agarró esa misma foto y la puso de portada en Twitter.

La fotografía en cuestión muestra a Pelosi rodeada de líderes del Congreso y la cúpula militar alrededor de una mesa en la Casa Blanca, de pie y con un dedo levantado en dirección a Trump. En su mensaje, el presidente agregó: "La trastornada crisis de Nancy, la nerviosa".

La idea del mandatario de hablar de crisis fue en respuesta a las declaraciones de la líder de la oposición, quien dijo a la prensa que Trump estaba teniendo una especie de "crisis" interna y que debió abandonar el encuentro porque el presidente era incapaz de concebir la realidad de la situación.

Ella levantó el guante y la tomó: ahora es su portada de Twitter, es decir, cualquiera que entra a su perfil la puede ver. Un poco por orgullo, un poco por sarcasmo, un poco picardía.

¿Qué pasó puertas adentro de ese encuentro?

Como suele ser ya habitual, Trump y los líderes del Congreso se reunieron de manera oficial con el trasfondo de la investigación de juicio político al mandatario por el “Ucraniagate”, el supuesto pedido de Trump a su par de Ucrania para que lo ayude a manchar la reputación del exvicepresidente Joe Biden, quien se postula para competir contra el presidente en las elecciones del año que viene.

El gobierno convocó a la cúpula legislativa para discutir la situación en Siria. La Cámara baja recién había votado 354-60 para oponerse al retiro de tropas estadounidenses anunciado por Trump, lo que permitió al Ejército de Turquía iniciar su ofensiva contra los kurdos que habían sido aliados de Estados Unidos durante la prolongada guerra en el país.

Pero la sesión se convirtió en un intercambio de insultos y sobrenombres.

Trump inició la reunión jactándose de su "enérgica" carta al presidente turco Recep Erdogan (según un demócrata con conocimiento del encuentro) en la que le advirtió que no "masacrara" kurdos. Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes que podría determinar el futuro político de Trump, mencionó la votación en la Cámara de Representantes y el senador demócrata Chuck Schumer comenzó a recordarle al presidente una declaración del exsecretario de Defensa James Mattis sobre la necesidad de mantener a las tropas en Siria para evitar el resurgimiento del grupo Estado Islámico.

Pero Trump interrumpió a Schumer y dijo: "Yo derroté al grupo". Pelosi le explicó a Trump que Rusia siempre ha querido tener presencia en Medio Oriente y ahora la tiene con el retiro de Estados Unidos. "Con usted todos los caminos llevan a Putin", agregó y entonces arrancó el mano a mano que terminó en Twitter.

Entonces Trump le dijo a Pelosi: "Odio a Estado Islámico más que usted". Pelosi respondió: "No puede saber eso". Trump indicó: "Nuestro plan es mantener al pueblo estadounidense a salvo". Pelosi respondió: "Eso no es un plan. Es un objetivo". Trump volteó hacia Pelosi y disparó: "En mi opinión, usted es una política de tercera".

El encuentro no duró mucho más. Pelosi lo interrumpió de manera abrupta.

Tras la reunión la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, defendió el comportamiento de Trump y cuestionó la actitud de Pelosi, a la que señaló por "no tener intención de escuchar o contribuir a una reunión importante sobre temas de seguridad nacional", de acuerdo con lo publicado por el diario The Washington Post.

"Si bien el liderazgo demócrata decidió irrumpir y ponerse delante de las cámaras para quejarse, todos los demás en la reunión decidieron quedarse en la sala y trabajar en nombre de este país", dijo Grisham en un comunicado.

Trump también habló, de nuevo, y fue fulminante. "¡Nancy Pelosi necesita ayuda rápidamente! O tiene algún problema 'en el piso de arriba', o simplemente no le gusta nuestro gran país. Tuvo una crisis nerviosa total en la Casa Blanca hoy. Fue muy triste verlo. ¡Recen por ella, es una persona muy enferma!", escribió anoche en su cuenta de Twitter.