Una histórica huelga de trenes amenaza con sembrar el caos en el Reino Unido

·1  min de lectura

El Reino Unido se prepara esta semana para una masiva huelga ferroviaria de tres días, que podría ser la peor en 30 años, y amenaza con propagarse a otros sectores, en un pulso entre sindicatos y empresas por salarios y empleos.

El sindicato ferroviario RMT, que reclama aumentos salariales acordes con el incremento histórico de la inflación, anunció a principios de junio que más de 50.000 trabajadores irían a la huelga "en el mayor conflicto sectorial desde 1989", momento de las grandes privatizaciones ferroviarias en el Reino Unido.

La mayor jornada de acción está prevista para el martes y afectará a las líneas de tren de todo el país, así como al metro de Londres. Los paros se reanudarán el jueves y el sábado, pero el servicio se verá perturbado de lunes a domingo.

Las negociaciones de última hora entre las empresas y RMT fracasaron el lunes, anunció el sindicato en un comunicado por la tarde, calificando las propuestas de los empresarios de "inaceptables".

La huelga "traerá sufrimiento y caos a millones de usuarios", lamentó en el Parlamento el ministro de Transportes, Grant Shapps.

El Gobierno de Boris Johnson había llamado a las partes a dialogar hasta el último minuto, pero tanto los sindicatos como la oposición laborista criticaron al ministro por no sentarse él mismo a la mesa de negociación.

"Corresponde a la dirección y los sindicatos reunirse y negociar" y el gobierno "no es el empresario", dijo Shapps.

Semana caótica

El movimiento amenaza con extenderse a otros medios de locomoción, como los autobuses, y más allá de esta semana, ya que otros sindicatos de transporte pidieron a sus miembros que se pronuncien sobre si quieren ir a la huelga.

Disparo en el pie


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.