Una histórica huelga de trenes amenaza con sembrar el caos en el Reino Unido

·4  min de lectura

El Reino Unido se prepara esta semana para una masiva huelga ferroviaria de tres días, que podría ser la peor en 30 años, y amenaza con propagarse a otros sectores, en un pulso entre sindicatos y empresas por salarios y empleos.

El sindicato ferroviario RMT, que reclama aumentos salariales acordes con el incremento histórico de la inflación, anunció a principios de junio que más de 50.000 trabajadores irían a la huelga "en el mayor conflicto sectorial desde 1989", momento de las grandes privatizaciones ferroviarias en el Reino Unido.

La mayor jornada de acción está prevista para el martes y afectará a las líneas de tren de todo el país, así como al metro de Londres. Los paros se reanudarán el jueves y el sábado, pero el servicio se verá perturbado de lunes a domingo.

Las negociaciones de última hora entre las empresas y RMT fracasaron el lunes, anunció el sindicato en un comunicado por la tarde, calificando las propuestas de los empresarios de "inaceptables".

La huelga "traerá sufrimiento y caos a millones de usuarios", lamentó en el Parlamento el ministro de Transportes, Grant Shapps.

El gobierno de Boris Johnson había llamado a las partes a dialogar hasta el último minuto, pero tanto los sindicatos como la oposición laborista criticaron al ministro por no sentarse él mismo a la mesa de negociación.

"Corresponde a la dirección y los sindicatos reunirse y negociar" y el gobierno "no es el empresario", dijo Shapps.

- Semana caótica -

El movimiento amenaza con extenderse a otros medios de locomoción, como los autobuses, y más allá de esta semana, ya que otros sindicatos de transporte pidieron a sus miembros que se pronuncien sobre si quieren ir a la huelga.

Incluso podría propagarse a otros sectores como la educación, la sanidad o los correos, cuyos trabajadores reclaman no perder poder adquisitivo ante una inflación prevista del 11% en octubre.

Incluso el colegio de abogados penalistas anunció el lunes que sus miembros votaron por abrumadora mayoría a favor de una huelga a partir de la próxima semana sobre la financiación de la asistencia jurídica.

Mike Lynch, secretario general del RMT, se declaró determinado a que el paro en los ferrocarriles se prolongue hasta que se llegue a un acuerdo.

El sindicato afirma que Network Rail, gestor de la red ferroviaria, tiene la intención de recortar al menos 2.500 empleos de mantenimiento como parte de un plan de ahorro de 2.000 millones de libras (2.500 millones de dólares).

Preguntado sobre su eventual apoyo a una huelga general, la primera en el país desde hace casi un siglo, Lynch dijo a la BBC que sería favorable.

Mientras tanto, los británicos se preparan para una semana caótica en los transportes.

"Evite viajar en la medida de lo posible" el martes, ya que "la mayoría de los servicios de metro y trenes nacionales sufrirán graves perturbaciones o no funcionarán", advirtió el operador de transportes londinense TfL en su página web.

Network Rail cifró en sólo 20% el servicio garantizado durante los tres días de huelga.

El paro amenaza con perturbar varios grandes eventos deportivos y culturales, como el festival de música de Glastonbury, en el suroeste de Inglaterra, un concierto de los Rolling Stones en Hyde Park el sábado y los exámenes finales de algunos estudiantes de secundaria.

- Disparo en el pie -

El ministro de Empresas, Paul Scully, advirtió el viernes que la huelga podría perjudicar "a las empresas y al sustento de la gente" en un momento en que sus finanzas están "minadas" por la crisis del coste de la vida y la inflación.

También consideró que los huelguistas se están pegando tiro en el pie, al incitar a la gente a optar más por el teletrabajo, algo que millones de británicos hicieron desde el inicio de la pandemia de covid-19, reduciendo considerablemente su uso de los trenes.

El gobierno no cesa de recordar que el sector ferroviario recibió 16.000 millones de libras en subvenciones para ayudarle a hacer frente a la caída de los ingresos durante la pandemia.

El sindicato RMT, por su parte, se mantiene firme, y Lynch advirtió el domingo en Sky News que podría haber más huelgas durante el verano si no se llega a un acuerdo.

En las últimas semanas, los británicos ya se han enfrentado al caos en los aeropuertos, con múltiples retrasos y cancelaciones.

La aerolínea de bajo coste EasyJet anunció el lunes que va a reducir su capacidad de vuelos este verano debido a la grave escasez de mano de obra, para evitar más cancelaciones de última hora.

ved/acc/mb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.