Hirscher se queda sin presea en el eslalon olímpico

Por GRAHAM DUNBAR
El austriaco Marcel Hirscher se levanta en medio de una nube de nieve, luego de caer en el primer recorrido del eslalon en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, Corea del Sur, el jueves 22 de febrero de 2018 (AP Foto/Morry Gash)

PYEONGCHANG, Corea del Sur (AP) — Ahora queda claro cuánto le duele a Marcel Hirscher no tener un título en el eslalon de los Juegos Olímpicos. Una eliminación sorpresiva en su mejor prueba dejó al austriaco de 28 años sin más remedio que redefinir los planes para su carrera.

“Necesito un oro en eslalon”, dijo Hirscher a la prensa el jueves, minutos después de sufrir una caída a la mitad de su primera prueba por un trayecto que diseñó su propio entrenador.

Y tras días de descartar una posible participación e n Beijing 2022, Hirscher matizó sus declaraciones. Quiere la presea que le faltó en Pyeongchang, donde se impuso en el eslalon gigante y en el combinado alpino.

El domingo se le había preguntado si esquiaría en otros Juegos Olímpicos.

“No”, fue su respuesta instantánea. “Creo que sí”, contestó cuando se le planteó si estos eran sus últimos Juegos Olímpicos.

Pase lo que pase, Hirscher tiene un lugar asegurado en la historia del esquí alpino.

Seguramente obtendrá el séptimo título consecutivo de la Copa Mundial, como el mejor esquiador de la temporada. Sus 55 victorias en la Copa lo ubican sólo detrás del legendario sueco Ingemar Stenmark.

Pero un oro en eslalon se constituye todavía como la mayor laguna en el currículum impresionante de Hirscher, si bien tiene dos cetros mundiales en esta especialidad, que obtuvo en 2013 y 2017.

Su récord olímpico en el eslalon incluye un quinto puesto en Vancouver 2010, una plata en Sochi 2014, detrás de su compatriota Mario Matt, y una eliminación en el primer recorrido en Pyeongchang.

Un triunfo el jueves le habría permitido barrer las competiciones técnicas de estos juegos _eslalon y gigante_, tal como lo hizo Stenmark en Lake Placid 1980 y el italiano Alberto Tomba en Calgary 1988.

Hirscher buscaba también ser apenas el cuarto esquiador alpino con tres oros en los mismos juegos. Todo eso quedó al menos como tarea pendiente para dentro de cuatro años.

Dos de los cuatro latinoamericanos que participaban en el eslalon tuvieron el mismo destino que Hirscher en el primer recorrido. Quedaron fuera el chileno Kai Horwitz y el mexicano Roberto Dickson.

Siguieron adelante el colombiano Michael Poettoz y el mexicano Rodolfo Dickson.