Hilda Bernard: los cien años de la querida actriz que triunfó en la radio y fue la gran villana de la televisión

Pablo Mascareño
·12  min de lectura
Hilda Bernard: "No quiero que se queden con la imagen de las villanas de la ficción, me gustaría que me recuerden como una buena mujer"
Fuente: Archivo
Hilda Bernard: "No quiero que se queden con la imagen de las villanas de la ficción, me gustaría que me recuerden como una buena mujer"
Fuente: Archivo

Nació como Hilda Sarah Bernard hace exactamente cien años. Y acaso tenga algo, o mucho, de aquella Sarah Bernhardt francesa cuyo apellido se escribe distinto y se pronuncia parecido. "Me decían que me lo había puesto para imitarla, pero no son iguales. Además, Hilda Bernard es mi verdadero nombre", explicó alguna vez en una entrevista en televisión esta actriz que nació el mismo año que la radio y quizá por eso el medio la mimó hasta convertirla en estrella. Cuando la diva de París murió, Hilda tenía sólo tres años y ya sus morisquetas hacían presagiar que allí había una artista en ciernes.

A ella, Oscar Casco le decía en la ficción del radioteatro lo que todas querían escuchar en sus oídos: "Mamarrachito mío". Cuando llegó la televisión, su rostro adusto, que nada tenía que ver con su personalidad, la ayudó a convertirse en una de las villanas más reconocidas de las telenovelas argentinas, esas que, de tan malas, hasta logran ser queridas por el público.

Tras ser acusada de romper la cuarentena en Uruguay, Katja Alemann se defiende: "Es todo mentira"

Nunca le gustaron las peleas, jamás se involucró en un escándalo con sus compañeros de trabajo. De una ética laboral intachable, hizo honor a lo más sagrado de su vida: la privacidad. Hilda Bernard es una de las últimas mohicanas de una generación que formó parte de una época de oro del espectáculo argentino. "Hice trabajos muy hermosos en teatro y en cine, pero el cariño masivo del público fue gracias a los personajes de la radio y la televisión", explicó en el canal América en una de sus últimas apariciones públicas.

Con maquillaje teatral. Hilda Bernard antes de subir a escena en un teatro porteño
Fuente: Archivo - Crédito: Alejandro Pagni

Cosecharás tu siembra

En 1920, el Papa Benedicto XV canonizó a Juana de Arco y la compañía de Margarita Xirgu estrenó La loca de la casa, de Benito Pérez Galdós, en Barcelona. En la Argentina, Hipólito Yrigoyen estaba al frente del Poder Ejecutivo de un país que sería pionero en ofrecer al mundo, el 27 de agosto, la primera transmisión de radiofonía. El Obelisco no existía, Corrientes era angosta y hacía siete años que se había inaugurado la Línea A de subterráneos, la primera de América latina. Ese mismo año, el 29 de octubre y en Puerto Deseado, Provincia de Santa Cruz, nacía Hilda Sarah Bernard. De padre inglés y madre austríaca, tuvo dos hermanos, Raquel y Jorge, con quienes compartiría los juegos que siempre tenían que ver con alguna representación ficcional.

Hilda no fue una joven dócil. Su temperamento decidido le trajo algún que otro dolor de cabeza a sus padres. Era una adolescente cuando decidió abandonar sus estudios secundarios para ingresar al Conservatorio Nacional de Arte Dramático, donde fue compañera de María Rosa Gallo y tuvo como profesor a Antonio Cunill Cabanellas. Pero, otra vez su temple, no concluyó su formación porque se negó a interpretar a una gallina. Sin embargo, rápidamente llegaría su debut en una versión del Martín Fierro que se llevó a cabo en el Teatro Nacional Cervantes. Para llegar al gran coliseo de Libertad y Córdoba se escapó del Conservatorio cuando se enteró que se realizaría una audición en la gran sala, que era toda una aspiración para una chica con deseos de trascendencia en el mundo de la actuación. Fue la "damita joven" de varias obras, el status ineludible para comenzar a transitar una carrera que le depararía grandes satisfacciones.

Cuando debutó en teatro, en el programa de mano figuraba, por error, Hilda Bernhardt. Un crítico que asistió a una de las funciones se enfureció ante esa jovencita inexperta que osaba emular el apellido de una consagrada figura foránea. Hilda, durante años, intentó explicarle el involuntario error e informarle que su apellido era Bernard, pero aquel tozudo hombre jamás se enteró.

A los 13 años, ganó un concurso en Radio Stentor, aún se llamaba Zulemita Más, un mote provisorio, cuando ese certamen le terminó de confirmar la vocación. Pero fue el periodista, poeta y locutor Enrique Maroni quien quedó seducido con su voz y le propuso ingresar profesionalmente al medio que la convertiría en una gran figura del espectáculo argentino. En 1943 cruzó, por primera vez, el inmenso hall art decó de Radio El Mundo, emisora en la que obtendría grandes éxitos. Durante 16 años fue la protagonista de deliciosos títulos, muchos de ellos aún recordados. En la casa de los Bernard se escuchaba Chispazos de tradición, la madre de todos los radioteatros. Allí estaba parte del germen de su vocación.

Hilda Bernard y Dora Ferreiro, dos de las mujeres que formaron parte de la historia del radioteatro
Fuente: Archivo

Su pareja artística con el actor Oscar Casco fue un suceso. La famosa escritora Nené Cascallar fue una de las primeras en descubrir la empatía que se tenían y la gran aceptación que generaban en la audiencia de Radio Splendid, señal en la que trabajaron juntos por primera vez. Fueron varios los títulos que encabezaron bajo las órdenes de Cascallar, apelando a la imaginación que proponía el medio ausente de imagen, pero con un potencial infinito en la imaginación de los escuchas: "En un radioteatro se suponía que Oscar Casco y yo estábamos acostados en el pasto y para lograr un sonido acorde ella nos hacía acostar sobre sillas para que la voz saliera acostada y desde abajo", recordó Bernard en Días de radio, la monumental historia del medio escrita por Carlos Ulanovsky, Marta Merkin, Juan José Pano y Gabriela Tijman. No faltaron las escenas que se hacían en la ventana de la emisora que daba a un jardín: "Como la historia transcurría de noche, se escuchaban los grillos y eso le daba un gran realismo".

"Palmolive, el suave jabón de belleza, presenta: su Teatro Palmolive del Aire. Hilda Bernard y Oscar Casco en un ciclo especialmente escrito por Alberto Migré". Aquella presentación paralizaba el país y hacía estallar los antiguos equipos de radio capilla donde la familia entera se reunía a disfrutar de la ficción. "Mamarrachito mío", le decía él, y más de una oyente miraría a su esposo en pantuflas con cierta decepción. Eduardo Rudy y Fernando Siro fueron otros de los galanes con los que se entreveró en la ficción. Ni ella misma recuerda la cantidad de radioteatros que protagonizó, pero podría suponerse, sin exagerar, que el número de historias sería similar a los años de vida que hoy celebra.

Aquellos años fueron una verdadera fiesta para una industria del espectáculo floreciente. Cuando ya su nombre tenía cartel propio en la radio, apareció el cine. Mala gente fue su debut frente a las cámaras y bajo las órdenes de Don Napy, la acompañaba Walter Reyna, con quien había compartido historias frente a los micrófonos. Vení conmigo, de Luis Saslavsky; Días de ilusión, de Fernando Ayala; y Diapasón de Jorge Polaco, fueron algunos de los títulos que la contaron como protagonista. "Me gusta mucho el cine, quizás no hice todo lo que hubiese querido porque la radio y la televisión son medios muy absorbentes", reflexionó en una entrevista radial de 2015.

La más mala de todas

Cuando la televisión irrumpió en el país, y muchos sospechaban que generaría la defunción de la radio, Hilda Bernard rápidamente fue convocada para participar en los ciclos de ficción. En el flamante medio, la actriz desandaría un camino tan intenso como el de la radio, medio que, por supuesto, siguió gozando de buena salud contradiciendo a los agoreros. Sus primeras experiencias sucedieron, naturalmente, en aquella televisión fundacional que se hacía en vivo, lo cual generaba mil y un inconvenientes: "No sabía qué decir, me fui de cámara mientras mi compañero de escena inventaba como loco. En realidad, salí porque no entendía lo que me soplaba el apuntador Francisco Morasano", recordó en Estamos en el aire, la gran historia de la televisión argentina escrita por Pablo Sirvén, Carlos Ulanovsky y Silvia Itkin.

Los radioteatros exitosos realizaban giras por los barrios capitalinos o por las provincias y, en algunos casos, sus parejas protagónicas buscaron emular el suceso en la televisión. En Esos que dicen amarse, Hilda Bernard y Fernando Siro traspolaron el éxito escrito por Alberto Migré a los sets del nuevo medio. En 1961, participó en Los suicidios constantes, en los flamantes estudios de Canal 13 y, un año después, protagonizó Enfermera de turno, con Floren Delbene, en Canal 9. En 1964 se atrevió a reflexionar sobre actualidad y cuestiones femeninas en Mujeres a la hora del té, donde compartía las charlas con otras colegas y la periodista Valentina, pionera del género del chimento. En 1978, integró el elenco de Un mundo de veinte asientos, un suceso en torno a la vida de un colectivero de la línea 60 interpretado por Claudio Levrino. En 1980, fue parte de Rosa de lejos, protagonizada por Leonor Benedetto en ATC. Tiempos en los que el radioteatro se había extinguido y la televisión ya se emitía en colores dejando atrás el blanco y negro original.

Mujeres a la hora del te. En el viejo canal 7 se permitió reflexionar sobre temas de actualidad y problemáticas de género junto a Nelly Beltrán, Valentina, María Rosa Gallo y María Vaner
Fuente: Archivo

A medida que el tiempo pasaba, Hilda era convocada frecuentemente para interpretar a las villanas de las telenovelas. Su rostro de ojos saltones le confería una personalidad especial, una cara única para darle vida a esas mujeres desquiciadas. Corría 1992, cuando en Antonella, protagonizada por Andrea del Boca y Gustavo Bermúdez, se despachó a gusto convirtiendo a Lucrecia Cornejo Mejía, su personaje, en uno de los preferidos del público a pesar de su maldad.

En 1995 la llamó Cris Morena para personificar a Carmen Morán, la villana dueña del hogar Rincón de luz, eje de la trama de aquel suceso llamado Chiquititas. Durante tres años consecutivos, Hilda hizo de las suyas conquistando un público infantil que, hasta entonces, no la conocía. "Fue rarísimo lo que me sucedió, los chicos odiaban a mi personaje, algunos hasta se ponían a llorar cuando veían a Carmen en la tele, aunque si me cruzaban en la calle me adoraban", reconoció con orgullo. También tuvo que lidiar con los adolescentes que descubrieron su teléfono particular y no paraban de insultarla luego de la emisión de cada episodio emitido por Telefe, al punto tal que tuvo que hacer una denuncia en la comisaría para frenar la oleada de agresiones. Todo concluyó cuando descubrió a qué colegio concurrían los chicos que la llamaban: "Llamé a la directora para pedirle que hablara con los alumnos y ahí pararon", contó en El diario de Mariana en eltrece.

Luego llegaron La niñera, Rebelde Way y Floricienta. Y también Socias, Los exitosos Pells y Malparida. Imposible mencionar todos los títulos en los que formó parte esta mujer que considera a los estudios de televisión como parte de su casa. Nunca dejó de trabajar. Tenía ochenta y tantos y se movía con la naturalidad de las protagonistas jóvenes. Es que ella lo era.

Hilda Bernard no se privó de compartir elencos con colegas de distintas generaciones y estilos de actuación
Fuente: Archivo - Crédito: Soledad Aznarez

Con las botas puestas

Hilda tuvo dos maridos. El primero fue Horacio Zelada, presidente de la Asociación Argentina de Locutores. El segundo fue Jorge Gonçalvez, director y autor, de quien enviudó en 1983. De su primer matrimonio no tiene buenos recuerdos. Estaba embarazada de ocho meses cuando descubrió que su amado le era infiel. La crianza de su hija Patricia en soledad la convirtió en una mujer fuerte, aguerrida, que podía trabajar de sol a sol para mantenerla y educarla. Hoy, Hilda tiene nieto y bisnieto. La actriz disfruta de sus vínculos, porque es de esas mujeres que pueden diferenciar vida de vocación.

Soñó trabajar hasta cumplir sus cien años y casi lo logra, sino fuera por aquel ACV que padeció en 2014 y que afectó algo de su movilidad y el tono de su voz. "Así no puedo subir a escena, no tengo las herramientas físicas para proyectar la voz ni jugar con los tonos. No debo trabajar así y hacer todo lo contrario a lo que les exijo a mis alumnos". Genio y figura de la elegante señora que también se dedicó a transmitir sus conocimientos.

Hilda Bernard: "Si me vuelve la voz, quiero trabajar"

Previo a aquel incidente de salud, entre sus últimos trabajos figuran algunas obras de José María Muscari como Póstumos, donde compartía el escenario del Regio con otras glorias de la escena. En los últimos años, sin entrar en polémicas, pero apelando a la honestidad que la caracteriza, no se privó de reconocer que jamás fue invitada al programa de Mirtha Legrand, un dato que resulta increíble. "No le debo gustar, pero yo valoro mucho todo lo que ella hace", explicó a los cronistas en la entrega de los Martín Fierro de 2015.

8 mujeres, la pieza de José María Muscari en el que compartió escenario con Norma Pons. Fue uno de sus últimos trabajos sobre un escenario
Fuente: Archivo - Crédito: Mauro V. Rizzi

En 2015, los socios de Aptra le entregaron el merecido Martín Fierro a la Trayectoria coronando una vida de reconocimientos. Dijo aquella noche ante el aplauso cerrado y la ovación de pie de todos sus colegas: "Me había propuesto trabajar hasta los cien años, no me faltan tantos, me faltan cinco nada más". Ante el salón colmado, ingresó al escenario con la dignidad y la elegancia de las grandes. Erguida con su bastón y un andar que solo conocen las grandes de la escena.

Y si hasta hace muy poco soñaba con volver a trabajar en televisión, reconocía que "las novelas de antes eran más infantiles, pero me gustaban más. Las de ahora no me resultan creíbles". Palabra autorizada para evaluar a un género al que le ofrendó su talento durante décadas. "Fui la madre de todos los galanes de la televisión, que ya están grandes", le dijo a Rodrigo Lussich en el programa Infama, ya tenía 92 y seguía conservando su humor exquisito, ese que le permite transitar el presente sin ningún complejo con la edad y las apariencias, banalidades que no son para ella: "Alguien que no tiene arrugas, no vivió". Hilda Bernard tiene la lozanía de una hermosa mujer que hoy cumple nada menos que 100 años y hasta se dio el lujo de ganarle la partida al coronavirus. Los surcos de su rostro no son otra cosa que las huellas de un siglo de vida transitados con vocación y elegancia. Dama de un siglo. Estrella de perfil bajo que jamás ostentó sus éxitos y que no se creyó nunca las excentricidades de un medio que suele manejarse en las artificialidades.

Hilda Bernard nació al mismo tiempo que la radio, medio en el que descolló. Prestigió la escena y el cine. Le dio carácter actoral a la televisión. "No quiero que se queden con la imagen de las villanas de la ficción, me gustaría que me recuerden como una buena mujer". No hay dudas que así será.