Los hijos de Trump me dieron un aumento de sueldo tras conocer el fraude fiscal, declara ex-CFO

NUEVA YORK, 18 nov (Reuters) - Los hijos de Donald Trump no disciplinaron al director financiero de la Organización Trump durante mucho tiempo, Allen Weisselberg, e incluso le subieron el sueldo después de enterarse en 2017 de que había defraudado en los impuestos durante más de una década, declaró Weisselberg el viernes en el juicio penal por fraude fiscal de la compañía.

Weisselberg testificó que la compañía inmobiliaria limpió sus prácticas fiscales en previsión de un escrutinio adicional después de que Trump se convirtiera en presidente y sus hijos, Donald Trump, Jr. y Eric Trump, tomaran el mando en 2017.

Ni Trump ni sus hijos han sido acusados de cometer infracciones y la empresa se ha declarado inocente. Weisselberg, que ha admitido haber evadido impuestos por unos 1,76 millones de dólares en ingresos, se declaró culpable en agosto como parte de un acuerdo de culpabilidad que le obligaba a declarar en el juicio.

Durante la limpieza, los dos hijos de Trump se dieron cuenta de que la empresa había pagado a Weisselberg por gastos personales, pagos adicionales que no declaró a las autoridades fiscales, dijo Weisselberg. Añadió que también se enteraron de que él y otros ejecutivos recibían bonificaciones como si fueran contratistas independientes.

Cuando Susan Hoffinger, fiscal de la oficina del distrito de Manhattan, le preguntó si la Organización Trump lo degradó o disciplinó, Weisselberg dijo que no.

"¿Se le dio, de hecho, un aumento... que sumaba aproximadamente 200.000 dólares?" preguntó Hoffinger.

"Correcto", dijo Weisselberg, que ahora está de permiso remunerado. Ha dicho que su salario y su bonificación de este año superaron el millón de dólares, y que espera recibir otra bonificación en enero.

Weisselberg añadió que la empresa tampoco despidió o disciplinó de otro modo a otros dos ejecutivos que habían incurrido en prácticas similares. Dijo que tuvo poca interacción con el propio Trump sobre la compañía después de que se convirtiera en presidente.

Para demostrar la culpabilidad de la Organización Trump, los fiscales deben demostrar que Weisselberg y otros ejecutivos actuaron en sus capacidades oficiales con la empresa cuando supuestamente cometieron fraude en los impuestos.

Los abogados de la empresa han argumentado que Weisselberg actuó en su propio beneficio. Susan Necheles, una abogada de la compañía, dijo que Weisselberg y los otros ejecutivos habían estado al lado de la empresa cuando pasó por dificultades financieras en la década de 1990, y ahora Trump lo estaba apoyando en el "peor momento de su vida".

"¿No te tomas eso como que aprueba lo que hiciste?" Preguntó Necheles a Weisselberg en el interrogatorio.

"No", respondió Weisselberg.

(Información de Luc Cohen en Nueva York; editado en español por Aida Peláez-Fernández)