Crisis en Bolivia: los hijos de Evo Morales llegaron a la Argentina

LA NACION

Los hijos de Evo Morales, Evaliz y Álvaro, llegaron esta tarde a la Argentina en un vuelo comercial que partió esta madrugada de La Paz e hizo escala en Lima. Los jóvenes entran al país "como cualquier ciudadano boliviano", sin pedido de asilo hasta el momento, según informaron LA NACION fuentes oficiales.

Los hijos del renunciado presidente de Bolivia aterrizaron a las 15.52 en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en un vuelo de línea de la empresa Latam procedente de la capital peruana. Permanecerán en la Argentina por la crisis institucional que se vive en Bolivia.

Un ministro del gobierno interino de Jeanine Áñez había compartido imágenes de los pasajes de los dos hijos del exmandatario en Twitter esta mañana. "Por instrucciones de la señora presidenta @JeanineAnez dimos todas las seguridades a los hijos de @evoespueblo para salir del país, esta madrugada abordaron avión de Latam", escribió en Twitter el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

"Cuidamos la familia, los hijos no responden por los crímenes de los padres", agregó.

Las tarjetas de embarque a nombre de Evaliz y Álvaro Morales mostraban que el vuelo de Latam rumbo a Lima partió a las 4.39, mientras que un ticket de equipaje señalaba que el destino final del viaje era el aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires.

"Llegan como cualquier ciudadano boliviano. Hasta ahora no tienen ningún tipo de pedido de asilo o de refugio", dijeron a LA NACION fuentes de la Cancillería argentina. El embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, había sido notificado sobre el viaje de los hijos de Morales al país.

Tras un cortocircuito con el presidente Mauricio Macri sobre la crisis en Bolivia, el presidente electo, Alberto Fernández, ofreció a Morales y su familia asilo en el país después de su asunción, el 10 de diciembre.

"No pierdo la esperanza de volver en cualquier momento. Si me acerco a Bolivia mediante la Argentina, mejor todavía", respondió el expresidente boliviano, desde México.

Evo Morales renunció como presidente el 10 de noviembre, presionado por las Fuerzas Armadas en medio de protestas tras las elecciones del 20 de octubre, en las que el exmandatario aseguraba haber obtenido su cuarto mandato pese a las denuncias de fraude.

Salvoconducto

Los hijos de Morales estaban en la embajada de México en La Paz y habían solicitado un salvoconducto para abandonar el país, que les fue otorgado el martes por el ministerio de Relaciones Exteriores.

"Hemos decidido otorgar un salvoconducto a Evaliz Morales, para que reciba asilo en México, bajo el entendimiento de que la familia no es culpable de las acciones de su padre. Somos un gobierno que busca pacificar nuestra nación", tuiteó Áñez el pasado martes.

Sin embargo, Evaliz Morales, de 25 años, canceló ayer su solicitud de asilo en México, donde está exiliado su padre. "Ella ha renunciado al asilo, esa es una decisión muy soberana, muy propia de ella, tendrá sus razones, no puedo opinar", dijo la canciller interina, Karen Longaric.

Quiénes son

Evaliz Morales, de 25 años y graduada de abogada en 2018, es fruto de la relación entre Evo Morales y Francisca Alvarado Pinto, exdirigente del movimiento político Eje Pachakuti. Morales la reconoció cuando tenía siete años. Hoy mantienen una relación cercana, e incluso cumplió ciertos roles asignados a la figura de la primera dama durante su presidencia.

Ayer, Jorge Valda, un abogado cercano a opositores de Morales, dijo que planeaba pedirle a las autoridades que emitieran una orden de arresto para Evaliz Morales por presunta sedición y corrupción, después de que el gobierno interino presentara una denuncia penal contra Evo Morales por sedición y terrorismo.

"La acusación contra mi hija Evaliz, es una muestra más de la mentira y las difamaciones a las que acude el régimen de facto. Exijo que presenten una prueba del supuesto 'enriquecimiento ilícito'. ¡Que más inventarán para intentar defenestrarnos!", reaccionó hoy el expresidente a través de Twitter.

En tanto, Álvaro Morales, de 24 años e ingeniero, es hijo del exmandatario y Marisol Peredo, docente de un área rural. En 2009, tres años después de tener su primer contacto con su padre, dio una entrevista televisiva en la que le pedía ayuda económica al entonces presidente.