Un hijo de Bolsonaro defiende una relación pragmática con Alberto Fernández: "No necesitamos morir de amor"

LA NACION

BRASILIA.- El hijo del presidente brasileño y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Eduardo Bolsonaro, defendió hoy que Brasil debe actuar de manera pragmática para hacer negocios con otros países y que, después de las elecciones en la Argentina, la relación con Alberto Fernández debería normalizarse, después de semanas en las que el ultraderechista Jair Bolsonaro y el presidente electo argentino mostraron fuertes diferencias ideológicas.

"No necesitamos morir de amor el uno con el otro para hacer negocios", dijo Eduardo Bolsonato, tras asistir al seminario de apertura sobre "Nuevos anhelos de la política exterior brasileña", organizado por la comisión que preside. "No me importa cómo piensa la Argentina, cómo piensa China. Nos preocupa hacer negocios", añadió, según citó Valor.

Según Eduardo Bolsonaro, la diferencia ideológica con el presidente electo argentino no debería ser un obstáculo, aunque ni siquiera hubo un primer contacto entre Fernández y su padre, que abiertamente apoyó la reelección de Mauricio Macri y que no irá a la toma de posesión del 10 de diciembre en Buenos Aires.

Ese primer contacto, dijo el diputado, debería ocurrir, aunque el momento y lo que se discutirá dependerá de Jair Bolsonaro . "Cuando terminan las elecciones, el estado de ánimo tiende a enfriarse y la tendencia es que esta reunión tenga lugar más adelante", dijo. "Puedes hacer negocios sin tener que estar de acuerdo ideológica y políticamente en otros sectores", agregó.

Eduardo Bolsonaro también desestimó la aprobación de la Comisión de Relaciones Exteriores de una moción de repudio contra Fernández por apoyar la liberación del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva. Dijo que era la iniciativa de un diputado, y él, como presidente de la comisión, tenía que actuar en consecuencia, tal como lo hace con la convocatoria de ministros del gobierno.