Las hijas de Melissa Jiménez e Irene Rosales, ¡al cole con mamá!

Son días de preparar mochilas, libros y lápices, de nervios y de amplias sonrisas ante la perspectiva de reencontrarse con los amigos. Los niños van regresando a las aulas del cole, dispuestos a iniciar un curso lleno de juegos y, claro, nuevos conocimientos. A los más pequeños quizá es a quienes más les cuesta iniciar la rutina, aunque también puede que se conviertan en los más felices del aula por la novedad que supone. Seguro que con mil historias que contar llegó Gala, de cuatro años, hija de Melissa Jiménez y Marc Bartra. Vestida con ropa deportiva caminó de la mano de su madre, que también llevaba un vestido cómodo y veraniego, con el que se le notaba su avanzado estado.

VER GALERÍA

Melissa Jiménez y sus hijas

PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS

Muy cómoda en su cochecito, iba Abril, que tiene un año y que regresó a casa con mamá. La periodista afronta la recta final de su embarazo y dentro de poco tendrá en brazos a su tercer hijo, un niño que se unirá a los juegos de sus hermanas y que convertirá la familia en numerosa. Un pequeño regalo para este inicio de curso, que de nuevo tiene como escenario Sevilla donde residen.

VER GALERÍA

Irene Rosales y sus hijas

Primer día también para Irene Rosales, que llevó de la mano a Ana, de casi cuatro años, y Carlota, de poco más de año y medio, a sus respectivas clases. Las dos llevan, así lo explicó su mamá, una divertida mochila rosa de Minnie Mouse para guardar sus cosas. Muy sonriente iba Carlota, cogida de la mano de su mamá, y quizá un poco más seria Ana, que se llevó una de sus muñecas a clase. Tal vez quisiera enseñarle a sus amigas el juguete o aprovechara el recreo para jugar con ella.

VER GALERÍA

Melissa Jiménez y sus hijas

Irene y Kiko Rivera han repartido sus vacaciones entre las playas sevillanas y alguna que otra escapada, como la que hicieron a la isla de La Palma. Mostraron entonces su lado más divertido, pues Irene compartió algunos vídeos en los que se podían ver los sustos que le da a su marido, cuando este camina distraído.