Hija de Bill Gates, Jennifer, recibe primera dosis de la vacuna COVID: “No me implantaron el genio de mi padre”

Chelsea Ritschel
·3  min de lectura
Jennifer Gates comparte que recibió la primera dosis de la vacuna Covid (Instagram / Jennifer Gates)
Jennifer Gates comparte que recibió la primera dosis de la vacuna Covid (Instagram / Jennifer Gates)

La hija de Bill Gates , Jennifer Gates, bromeó diciendo que la vacuna Covid "lamentablemente NO implantó el genio de mi padre en mi cerebro", al tiempo que reveló que recibió su primera dosis.

La joven de 24 años compartió que recibió la primera dosis de la vacuna en Instagram el jueves, donde reconoció su privilegio y agradeció a quienes trabajan en el campo médico que “hicieron posible este logro en la medicina moderna”.

"Ha pasado más de un año desde que surgió la variante SarsCOV2, y ahora tenemos más soluciones, incluidas las inmunizaciones, para ayudar a proteger a las personas y las comunidades", dijo Jennifer Gates, estudiante de segundo año de medicina en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York.

“Tengo el privilegio de recibir mi primera dosis de ARNm para enseñar a mis células a montar una respuesta inmunitaria protectora contra este virus. Como estudiante de medicina y aspirante a médico, estoy agradecida de que me brindará protección y seguridad para mi práctica futura", abundó la hija del magnate.

Jennifer Gates también instó a sus más de 356.000 seguidores a recibir la vacuna cuando puedan, y a que sus familias hagan lo mismo, y agregó: "Cuantas más personas se vacunen, más seguras son nuestras comunidades para todos".

Luego, la estudiante de medicina aprovechó la oportunidad para expresar su agradecimiento a “los médicos, científicos, expertos en salud pública, farmacéuticos y tantos otros que hicieron posible este logro en la medicina moderna”, al tiempo que señaló que la vacuna permitirá a los trabajadores de la salud que han trabajado incansablemente en la primera línea de la pandemia "aumentar su capacidad de éxito".

En la leyenda de la publicación, en la que se ve a Gates con un cubrebocas y sosteniendo una pegatina que dice: "Recibí mi vacuna COVID-19", también señaló que seguiría usando un tapabocas, o dos.

Los expertos han dicho que las personas que reciben la vacuna aún pueden contraer y propagar COVID-19, y que la inmunidad de la vacuna no comienza a surgir hasta al menos 12 días después de la inoculación, mientras que un estudio reciente realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) encontraron que usar dos cubrebocas era mejor que uno para prevenir la propagación del virus.

Jennifer Gates concluyó la publicación con una broma sobre la posibilidad de que la vacuna implantara el genio de su padre, el cofundador de Microsoft, en su cerebro, escribiendo: “¡Si tan solo el ARNm tuviera ese poder...!”.

La broma parece hacer referencia a la extraña teoría conspirativa de que el filántropo quiere usar la vacuna COVID para implantar microchips en los estadounidenses para la vigilancia global.

En respuesta a la publicación, muchos de los seguidores de Jennifer Gates la elogiaron por compartir el importante mensaje.

"¡¡¡Me suscribo!!! Como biólogo que estudia inmunología, la poca conciencia sobre las vacunas y la forma en que protegen nuestros cuerpos es una locura y tenemos que trabajar para que la gente se dé cuenta de lo increíbles que son", comentó una persona.

Otro dijo: “Muy bien dicho, ¡Sigue dando ejemplo y mantente a salvo!".

Otros estuvieron de acuerdo con el deseo de tener la posibilidad de implantar el "genio" de Bill Gates y una persona escribió: "Suena un poco espeluznante, ¡pero me encantaría tener algo del genio de tu padre insertado en mi cerebro!".

Si bien las pautas varían según el estado, muchos estudiantes de medicina, pero especialmente "aquellos involucrados en el cuidado de los pacientes de COVID-19", han sido elegibles para recibir la vacuna porque son considerados trabajadores de la salud, según The New York Times.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Famosos que ya tienen la vacuna de la COVID-19