Luego de Highland Park, activistas dicen que el ‘Libro de la paz’ combatiría los tiroteos en Chicago

·8  min de lectura

Miracle Boyd se aferró al megáfono, girando el cable mientras esperaba que sus compañeros de protesta terminaran sus cánticos por justicia.

Luego se aseguró de que su voz resonara lo suficiente como para proyectarse a través de la ruidosa calle del centro de la ciudad.

“Al crecer, perdí más de 10, más de 10, de mis compañeros de clase por la violencia armada. Tengo un tío que fue asesinado en 2012 por violencia armada. ¿Qué vamos a hacer? ¿Qué vamos a hacer?”, preguntó Boyd a la multitud. “No podemos seguir viviendo estas tragedias e invertir en estos sistemas punitivos”.

La mención de Boyd de los “sistemas punitivos” fue una de las muchas críticas a las fuerzas del orden durante un mitin del 6 de julio en Chicago para condenar la muerte a tiros de un hombre negro desarmado por parte de la policía de Akron, Ohio. La protesta tuvo lugar dos días después del tiroteo masivo en Highland Park; también estaba cerca del segundo aniversario del día en que un oficial de Chicago golpeó a Boyd durante la infame protesta de la estatua de Colón en Grant Park, una de varias manifestaciones tensas durante un verano en el que los gritos de justicia racial alcanzaron un crescendo. El oficial involucrado renunció recientemente, se supo la semana pasada.

Para Boyd, no ha cambiado mucho desde entonces; ella todavía trata de llegar a cada protesta. Una vez allí, repite la misma demanda que ha tenido en los últimos dos años: aprobar la ordenanza del “Libro de la paz” ahora.

Encabezada por un grupo de activistas juveniles con sede en el sur de la ciudad al que Boyd pertenece llamado Good Kids Mad City, la idea del “Libro de la paz” surgió hace unos cuatro años, y su iteración actual exige que el 2% del presupuesto de la policía de Chicago se reasigne a iniciativas de paz que no involucren la aplicación de la ley o el encarcelamiento.

La propuesta fue presentada recientemente en el Ayuntamiento de Chicago por un bloque de concejales progresistas, pero los partidarios están frustrados por lo que dicen es una falta de aceptación después de múltiples reuniones entre los organizadores y la administración de la alcaldesa Lori Lightfoot.

“Seguimos hablando sobre la juventud y la violencia juvenil, y… aquí tenemos algo que los jóvenes han ideado por su cuenta, y simplemente los estamos bloqueando”, dijo la concejala del sur de la ciudad Leslie Hairston, quien copatrocinó la legislación, en una entrevista telefónica. “Eso no es progreso”.

La violencia armada en Chicago también importa

Good Kids Mad City, un riff del álbum del rapero Kendrick Lamar “good kid, m.A.A.d city”, se inició en 2018 después del tiroteo masivo en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, e impulsó a una nueva generación de estudiantes al activismo por el control de armas.

Los activistas en ciernes que provenían de los lados sur y oeste buscaron asegurarse de que la conversación nacional sobre la violencia armada no pasara por alto a Chicago, donde la prevalencia de los disparos está arraigada en la narrativa de la ciudad, pero rara vez atrae tanta simpatía como los tiroteos en áreas más blancas y ricas. Los estudiantes activistas de Parkland los apoyaron.

Cuatro años después, y justo después del tiroteo masivo mortal en Highland Park, el peor de Illinois en la historia reciente, queda por ver si esa aspiración se puede cumplir.

La concejala Jeanette Taylor (D-20) dijo que está orando por las familias que luchan con el dolor y el trauma después de la masacre del 4 de julio en el suburbio del norte. Pero ella nota que su distrito al sur de la ciudad, que incluye el problemático complejo de viviendas Parkway Gardens, recibe poca atención por los tiroteos.

“Esa es una (ciudad) rica”, dijo Taylor sobre Highland Park. “Por supuesto que iba a llamar la atención. Obtendrá todos los recursos que se necesiten. … Y luego nos quedamos con, ‘Oh, esa es la norma en Chicago. Sucede, siéntete bien con eso’. Es problemático para mí”.

La legislación del llamado “Libro de la paz” describe una estructura de “comisiones de paz” para varios vecindarios donde las organizaciones contra la violencia dirigidas por jóvenes serían aprovechadas para negociar resoluciones de conflicto y proporcionar enriquecimiento a la comunidad.

Los grupos de trabajo se lanzarían en las siguientes áreas durante un año antes de expandirse: Bronzeville, Washington Park, Woodlawn, Austin, North Lawndale, Humboldt Park, South Lawndale, West Englewood, New City, Englewood, Chicago Lawn, East Garfield Park, West Garfield Park, Gresham, South Shore y Roseland.

Los requisitos para ser un comisionado de tiempo completo, que ganaría al menos el salario medio de un oficial de policía de Chicago, varían. Incluyen poseer conocimientos sobre los tribunales, “la cultura callejera de Chicago, las facciones y las conexiones con las comunidades negras y latinas”, además de tener “experiencias vividas relacionadas con la violencia policial y la violencia entre comunidades”.

Una comisión de paz separada para toda la ciudad estaría compuesta por participantes selectos de los grupos vecinales.

¿Puede el ‘Libro de la paz’ entrar en los libros?

Horas después de que activistas y concejales celebraran una conferencia de prensa en el ayuntamiento para presentar su tan esperada legislación del “Libro de la paz” el mes pasado, el aliado de Lightfoot, el concejal Derrick Curtis (D-18), impidió que avanzara enviándolo al Comité de Reglas, donde las propuestas a veces pueden estancarse.

Hairston dijo que lo confrontó después y le dijo: “Estás lastimando a tu propia comunidad”. Ambos son negros.

Curtis le dijo al Chicago Tribune que hizo esa maniobra por accidente y que su apoyo al “Libro de la paz” es una “obviedad”.

“Ese no fue el que en realidad intenté reconvenir, pero sucedió, y la verdad es que fue un error porque en realidad estoy a favor de lo que estaban haciendo”, dijo Curtis.

Curtis dijo que el presidente del Comité de Reglas, la concejala Michelle Harris (D-8) le indicó que haría avanzar la ordenanza del “Libro de la paz”, pero no respondió a las solicitudes de comentarios del Tribune.

Lightfoot no reaccionó al movimiento de Curtis, pero evitó discutir más sobre la ordenanza.

“Creo que debemos profundizar en los detalles”, dijo Lightfoot en una conferencia de prensa ese día. “Hemos estado en conversaciones frecuentes con varios partidarios diferentes del ‘Libro de la paz’. Creo que hay algunas cosas en las que estamos alineados, y continuaremos trabajando de acuerdo con ellos para ver si podemos llegar a algún tipo de acuerdo”.

Eso no concordaba con la comprensión de los partidarios del “Libro de la paz” de cómo el personal del alcalde ha reaccionado a sus propuestas. Pero Hairston y Taylor simplemente desafiaron a la alcaldesa a sentarse a la mesa y resolver las diferencias.

Lightfoot es una firme opositora del movimiento de “retirar los fondos a la policía” que se abrió paso a través de las protestas de Chicago hace dos años, por lo que es cuestionable si apoyaría incluso una leve desinversión del departamento de policía.

La propuesta también genera rumores en las elecciones de 2023

Al menos tres candidatos declarados en las elecciones a la alcaldía del próximo año también han brindado su pleno apoyo al “Libro de la paz”: el representante estatal Kam Buckner; el concejal Roderick Sawyer (D-6), otro copatrocinador de la legislación del Ayuntamiento; y el activista comunitario Ja’Mal Green.

Sin embargo, a pesar de la oposición de muchos activistas a aumentar el gasto en aplicación de la ley, ambos candidatos dijeron que no creen que la propuesta de gastar el 2% del presupuesto policial en la iniciativa de paz deba impedir que la ciudad también aumente la financiación del departamento.

Buckner le dijo al Tribune que al crecer en Morgan Park en el extremo sur de la ciudad, la policía lo perfiló racialmente y también perdió familiares por la violencia armada. Conocía a los vecinos que fueron acusados de delitos y los que fueron víctimas de delitos.

Todo es parte de un ciclo de daño, dijo, que no sólo se puede abordar con la vigilancia. Por eso dijo que cree en el “Libro de la paz”.

“Para muchas de estas personas, las vi como jóvenes que eran brillantes y que tenían un gran potencial y entusiasmo por la vida, pero en algún momento, algo salió mal”, dijo Buckner. “Tenemos que darles a nuestros jóvenes la oportunidad de luchar para ser miembros productivos de la sociedad”.

Nathan Bridges, un miembro de Good Kids Mad City de 17 años, estuvo de acuerdo. El adolescente de voz suave de Bronzeville estuvo en la protesta del 6 de julio en el centro de la ciudad y dijo que cree que depende de los jóvenes detener la violencia luchando por más recursos, comenzando con el “Libro de la paz”.

“Creo que hay mucha gente por ahí que ya no quiere necesariamente unirse a las pandillas; mucha gente que quiere la paz”, dijo Bridges antes del mitin. “Y hay unos pocos que todavía quieren hacer violencia armada todos los días. Siento que podemos detener eso”.

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.